Heraldo-Diario de Soria | Domingo, 18 de noviembre de 2018

EDUCACIÓN

UGT denuncia que El Olmo no reúne las condiciones de apertura

El sindicato lamenta que Eulen no ha invertido «ni un euro en el mantenimiento de las instalaciones» durante los siete años que ha gestionado el centro infantil

IRENE LLORENTE YOLDI 02/09/2018

«La Administración regional ha rescatado un servicio que tenía que haber gestionado con sus profesionales pero que dejó en manos de la empresa privada y ahora las instalaciones no reúnen las condiciones para abrir como centro infantil de la Junta de Castilla yLeón». El secretario de la Federación de Servicios Públicos (FeSP) de UGT, Alberto Lozano, denunció «el estado deficitario» en el que se ha quedado el edificio de la guardería El Olmo, en el que la Administración regional invirtió más de 910.000 euros para su construcción y equipamiento, por «la falta de mantenimiento» por parte de la empresa adjudicataria desde enero de 2011 hasta el pasado 31 de agosto, Eulen Servicios Sociosanitarios SA».
Lozano aseguró que el sindicato tiene conocimiento de que «la empresa no ha invertido un solo euro en todo el tiempo que ha llevado a cabo la gestión de la guardería», de modo que «la Administración regional construyó en el año 2011 un edificio totalmente nuevo, pero ahora a la hora de recuperarlo hay una serie de deficiencias que va a tener que arreglar». A su juicio, «esto es lo que pasa cuando se externaliza un servicio adjudicándoselo a una empresa privada en vez de atenderlo con medios públicos».
Añadió al respecto, que el propio personal de la Administración regional ha informado al sindicato de que «las instalaciones no reúnen las condiciones necesarias como para ser un colegio de educación infantil ahora mismo. Y menos aún si se comparan con las de los otros tres centros de la red de la Junta que hay en Soria. Es totalmente deficitario porque además de que el sistema de calefacción no funciona, hay un montón de desperfectos e incluso goteras, con un agujero en el techo de una de las salas».
Lozano considera que se trata de «un saqueo por parte de la empresa privada hacia la Administración pública: se lleva el dinero y deja las instalaciones poco menos que destrozadas». Cree que «Eulen ha tenido una falta de respeto con sus trabajadores, pero también con la Junta de Castilla y León, porque somos conocedores de que tiene un montón de contratos a nivel regional con la Administración y nos parece que esto lo único que ha sido es un intento de que las posibles indemnizaciones que tenían que recibir los trabajadores pasara a pagarlas la Junta».
Es por todo ello por lo que insta a la Junta a que «pida explicaciones a la dirección de Eulen». Y es que «lo que se pretendía en 2011 que fuera un ‘privilegio’ para los funcionarios, evidentemente no lo ha sido porque además de que pagaban más cuota que en el resto de centros de la Junta, casi el doble, las instalaciones no eran las adecuadas y el ratio de personal por niño no era el que corresponde para una escuela infantil dependiente de la Administración regional. A este respecto, señaló que «había un aula este curso para niños de cero a dos años, algo totalmente impensable en un centro de educación infantil donde haya empleados públicos, un aula además que contaba con 16 niños». Un trato «lamentable» por parte de Eulen hacia la Junta que «no se ha notado en absoluto en el servicio que han recibido los niños, por la profesionalidad de las empleadas, que pese a sus contratos en precario han ejercido de manera inmejorable».