Heraldo-Diario de Soria | Martes, 18 de septiembre de 2018

La capital, a la vanguardia del reciclaje del contenedor amarillo

El material depositado erróneamente suma un 15,5%, frente al 25,8% regional

JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO 03/09/2018

Cada contenedor tiene un color que identifica el tipo de resto que debe depositarse en él. Una gran proporción va a parar efectivamente donde corresponde y desde el punto de vista del contenedor amarillo puede decirse que la capital soriana se encuentra a la vanguardia del reciclaje en la Comunidad. El 84,4% del reciclaje que se efectúa en el elemento destinado a envases de plástico o metálicos y bricks es correcto. Lo que significa que un 15,5% de los residuos han sido abandonados allí de manera errónea. Son los llamados impropios, que en Soria representan la tasa menos considerable de las capitales de Castilla y León, además de estar sensiblemente por debajo de la media regional.


Algo más de diez puntos de diferencia presenta la Comunidad en relación a Soria. La media regional se encuentra en el 25,8% y, frente a lo sucedido en la capital, ha experimentado un ligero crecimiento en relación a 2016. Entonces la tasa de impropios se encontraba en el 24,3%, según las referencias de Ecoembes, entidad sin ánimo de lucro que gestiona la recuperación de envases y de cartón y vidrio. En el caso de Soria se había producido una caída de tres puntos porcentuales.


El 15,5% soriano es el más bajo de las capitales de la Comunidad, donde el peor resultado lo obtiene Ávila, con un 39,7% de materiales que acabaron sin necesidad en el contenedor amarillo. También en el entorno del 30%, aunque no tan exagerado como en el caso anterior, se sitúa el 31,4% de León. Supera igualmente el promedio regional del 25,8% Burgos, con un 26,3%. Cerca se coloca el 25,5% de la capital palentina.


Detrás de Soria, el esfuerzo vecinal más meritorio por situar sin error los depósitos es el de los segovianos, que dejaron en 2017 un 17,7% de impropios. En el entorno del 23% se asientan Salamanca (23,9%) y Burgos /23,2%). De Valladolid no constan los datos de 2017 ni de los últimos años.


Aunque la capital mejora en relación a 2016 cabe apuntar en el aspecto negativo una evolución al alza, teniendo en cuenta que el 18,5% de 2016 que ahora se mejora en tres puntos supuso duplicar la situación de 2014. Del resultado de este año (un 9,2% que había mejorado el 9,8 de su precedente) se saltó al 13,6 de 2015. Con todo, en ningún momento del periodo estuvo la capital ni siquiera cerca de la media regional. Una con una tendencia al alza.


Así, entre 2013 y 2015 no bajó del 23% el porcentaje de materiales que no debían estar en el contenedor amarillo. Y en 2016 se pasó al 24,3%, para crecer al último dato consignado del 25,8%.


Otra aportación de Ecoembes es la proporción de los depósitos por habitante al año. Sin perder de vista la dependencia de los resultados de hábitos y consumos y las peculiaridades locales, la capital soriana sobrepasa la media de la Comunidad: 13,6 kilos por residente frente a 11,6. En este apartado Soria supera a Zamora (9,5 kilos, con la menor proporción) y León (13,2). La relación más elevada se da en Ávila, curiosamente la que peor identifica lo que hay que arrojar al contenedor del llamativo color.


Con todo, consta una tendencia a utilizar el elemento de reciclaje de manera creciente. La relación por habitante y año en 2016 se colocó en Soria en 12,8 kilos, que mejoraron los 12,2 del ejercicio precedente y los 11,6 de 2014.


Tras caer las toneladas globales de envases amarillos en los años más duros de la crisis (de 637,5 toneladas en 2011 se pasó en 601,5 en 2014) las cifras volvieron a repuntar sostenidamente desde 2015, en un contexto además de menor población.


En la Comunidad se ha pasado de manera creciente año a año de los 10,3 kilos por habitante y año de 2013 a los 11,6 de 2017.