Heraldo-Diario de Soria | Lunes, 24 de septiembre de 2018

SUCESOS

La Policía Local recibe una media de dos avisos al mes por peleas

De los 17 registrados hasta agosto, más de la mitad se producen en La Zona/ El joven agredido el domingo seguía ayer hospitalizado sin prestar declaración

MILAGROS HERVADA 04/09/2018

La Policía Local recibe una media de dos avisos al mes por peleas o altercados de este tipo en toda la ciudad, más de la mitad de ellos en La Zona, en el entorno de la calle Rota de Calatañazor, donde se concentran un buen número de establecimientos nocturnos. En lo que va de año se han registrado 17 de estos avisos, aunque también es cierto que, en ocasiones, cuando los agentes se personan en el lugar ya no detectan ninguna irregularidad y tampoco presenta denuncia ninguna de las personas implicadas, por lo que todo indica que las cifras son algo mayores.
Eso no significa que Soria deje de ser una ciudad tranquila y segura, como destaca la concejala de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, Lourdes Andrés, al margen de que las competencias en esta materia sean de la Policía Nacional, que es la que recibe las denuncias y procede a las detenciones e identificaciones, y la Local actúe como colaboradora. Además de La Zona, puntos de la ciudad como la plaza Herradores, la Dehesa o la ribera del río Duero, sobre todo, han sido igualmente protagonistas de peleas y riñas tumultuarias en la ciudad. En cualquier caso, «no hay ninguna situación alarmante. Son hechos puntuales, pero Soria no es Mallorca o Salou», matiza la concejala.
«A mí me preocupa lo que ocurre en La Zona como me preocupa lo que ocurre en El Collado», destaca Andrés, incidiendo en que sucesos como el del pasado domingo, en el que una persona sufrió cortes en el abdomen, «no es una situación cotidiana». En esa misma línea se pronuncian desde la Policía Nacional al recalcar que no se trata de una circunstancia «habitual». De hecho, según indicaron estas mismas fuentes, todavía está en investigación si lo ocurrido al joven, de 23 años, herido en el abdomen por un vidrio, constituye una agresión o bien el corte pudo producírselo él mismo al caer al suelo durante la pelea, ya que en el suelo se hallaron «gran cantidad de cristales rotos», aseguran desde la Policía Nacional. La víctima también presenta policontusiones.
El herido, nacionalizado español pero de origen ecuatoriano, se encontraba todavía ayer hospitalizado, tras ser asistido en quirófano, por lo que no había sido posible tomarle declaración, lo que será fundamental para el esclarecimiento de lo ocurrido en la madrugada del pasado domingo.
Por el momento, la Policía Nacional identificó a varias personas en el lugar de los hechos como parte de la investigación.
Vecino de Soria
Desde la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Soria señalan que al parecer se había producido una discusión entre dos grupos de jóvenes. Por un lado de procedencia ecuatoriana y por otro de origen dominicano, según pudo saber este periódico. El enfrentamiento derivó en una pelea a lo largo de la calle Rota de Calatañazor y al finalizar, el joven de 23 años, vecino de Soria, se percató de que tenía una herida en el costado derecho. Lo que la investigación debe determinar es si el corte fue consecuencia de una agresión intencionada con un vidrio o si resutló fortuito durante la pelea. El suceso se produjo poco antes de las 7.35 horas, hora en la que el Servicio de Emergencias de la Policía Nacional 091 recibió una llamada informando de que se estaba produciendo una agresión y había un herido por arma blanca. En el lugar de los hechos ya se encontraban miembros de la Policía Local cuando llegaron «todas las dotaciones de la Policía Nacional», indican desde la Subdelegación del Gobierno.
Lo que los agentes encontraron fue una persona que presentaba una herida en el abdomen, por lo que avisaron a los servicios sanitarios, que tras su llegada trasladaron al joven al Hospital Santa Bárbara de Soria para ser atendido en el quirófano.
Tras los primeros instantes de confusión, aclara la Subdelegación del Gobierno, se descartó que la herida fuera producida por arma blanca pues todo indicaba que la causa fuera algún objeto de vidrio, ya que en el suelo había restos de cristales rotos.
«Estos hechos se producen en una de las principales zonas de ocio de esta ciudad, donde, especialmente los fines de semana, se produce una gran aglomeración de personas jóvenes que frecuentan los numerosos establecimientos existentes hasta altas horas de la madrugada, por lo que de forma esporádica se dan sucesos como el ocurrido en la madrugada del pasado domingo», señala la Subdelegación del Gobierno de Soria en un comunicado.