Heraldo-Diario de Soria | Viernes, 16 de noviembre de 2018

LA CAPITAL

Confinado en casa por una cuestión de competencias

Ángel, en silla de ruedas, necesita ayuda para salir de su vivienda por el estado de las travesías

J.S. /Soria 06/09/2018

¿Se imaginan cómo sería su vida si tuvieran que desplazarse en silla de ruedas?. ¿Y si encima apenas pudieran salir de casa porque el estado de las aceras es deplorable y no hay rebajes?. ¿Y si a todo esto añadimos que el arreglo de las aceras se demora porque hay un conflicto de competencias entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Fomento?... La palabra que mejor define esta situación es bochornoso, pero para el vecino de Soria, Ángel Manzanera, es su día a día desde hace cuatro meses.
Ángel, de 75 años, reside en una de las casas que hay bajando por la antigua fábrica de Revilla, junto a la calle Eduardo Saavedra de la capital. Por culpa de una enfermedad degenerativa desde hace unos cuatro meses se ve obligado a desplazarse en una silla de ruedas. A sus problemas de salud ha sumado que solo puede salir de casa acompañado ya que las barreras arquitectónicas de la zona le impiden valerse por sí mismo.


«Vivo en una zona en la que si te funcionan las piernas te juegas la vida, pero cuando no funcionan, como es mi caso....», explicó. Ángel necesita el apoyo de un familiar si quiere salir a la calle porque tanto el estado de las aceras de Eduardo Saavedra como la falta de rebajes en el paso de peatones junto a la estación de trenes le impiden el paso. «Si quiero ir hacia el Mercadona te encuentras los tocones esos que han dejado y es imposible, tampoco puedo saltar lo que es el acceso a la antigua fábrica de Revilla», comentó añadiendo que «si decido bajar hacia la estación, donde hay un paso de peatones, no hay rebaje y se trata de un bordillo considerable». En definitiva: «Yo solo con la silla no puedo salir».
El caso de Ángel lo dio a conocer su hija a través de las redes sociales hace un par de semanas. La hija explicaba que «mi padre necesita silla de ruedas para desplazarse y no tiene posibilidad de salir de su casa debido al estado de las aceras y debido a la ausencia de rebajes». El mensaje continuaba indicando que «es al final de Eduardo Saavedra y no hay rampa ni hacia la antigua fábrica del Revilla ni hacia la estación del tren».


A través de su perfil en Facebook, la hija de Ángel relataba que «hemos hecho escritos mil veces al Ayuntamiento y nos contestan que no lo arreglan porque pertenece a Fomento y en Fomento nos dicen que es del Ayuntamiento». «A mí personalmente me da igual que sea de unos o de otros, pero por lo que no paso es por la dejadez de unos y de otros dejando a una persona que podría ser autónoma aislada en su casa por no arreglar una acera, o no poner un semáforo, o un paso de cebra en Eduardo Saavedra a la altura de duques de Soria o a nivel de la estación», continuaba.


El propio Ángel aseguró ayer que nadie del Ayuntamiento se ha puesto en contacto con él y que la única persona con la que ha hablado el tema es con Adolfo Sainz, tras encontrarse por la calle. Al cuestionarle por el conflicto de competencias que bloquea el arreglo de las aceras, Ángel no puede ser más claro. «De alguna manera, a mí me la resbala, me da igual de quién sea, lo que tienen que hacer es arreglarlo».
El conflicto por las competencias no es un nuevo, es más, lleva pendiente desde el año 1990. Aunque han existido diferentes comunicaciones entre las administraciones, lo cierto es que a pesar de los distintos partidos políticos que han ocupado tanto el Gobierno central como el Ayuntamiento nadie ha dado un paso al frente para hacerse cargo del problema. El arreglo de todas las travesías de la ciudad está valorado en unos cuatro millones de euros. Desde Fomento se considera, así se hizo saber al Ayuntamiento a principio de este año, que la capital debe asumir la titularidad de las vías, sin embargo, el Consistorio ha repetido por activa y por pasiva que no recepcionará las travesías hasta que no se formalice el arreglo de las mismas.


La llegada al Gobierno del PSOE ha abierto una nueva vía de esperanza ya que las travesías es una de las cuestiones abiertas en las conversaciones con el Ministerio de Fomento. Mientras, Ángel Manzanera pone cara a un problema entre administraciones que sufren a diario decenas de vecinos de la ciudad.