Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 21 de noviembre de 2018

VINUESA

Pacma documenta el «maltrato» en la becerrada de Vinuesa

Los animalistas denuncian la «crueldad» a la que son sometidos los novillos que reciben varias estocadas antes de morir ante la presencia de menores

Heraldo Diariodesoria.es 06/09/2018

El Partido Animalista Pacma ha puesto el foco en la celebración de la becerrada de Vinuesa. Ha documentado el espectáculo taurino, con una grabación en vídeo, que se celebró en las pasadas fiestas patronales de la localidad, con el que denuncia que «los animales son cruelmente maltratados y reciben numerosas estocadas hasta la muerte ante la presencia de niños».

Pacma ha iniciado una campaña nacional contra la celebración de becerradas como la de Vinuesa. Hace unos días sacó a luz imágenes de la que celebró la localidad de El Espinar (Segovia). En ambas becerradas de las dos poblaciones castellano y leonesas se aprecian imágenes en las que los novilleros asestan numerosas estocadas a los novillos hasta que se les da muerte. Los becerros no mueren a la primera estocada y, por lo tan to, la lidia se convierte en un calvario para los astados, a juicio de Pacma. Escenas que el partido animalista califica como «cruentas» y que rechaza porque «están cargadas de violencia», según recoge en un comunicado de prensa.

La alcaldesa socialista de Vinuesa, Asunción Medrano, explicó que la becerrada cuenta con todos los permisos y autorizaciones correspondientes, de acuerdo a los requisitos que exige el Reglamento Taurino de Castilla y León. En este sentido agregó que el espectáculo cuenta con un director de lidia y los que torean y matan a los becerros son novilleros con carné, así como poseen el alta en la Seguridad Social dentro de esta categoría. Medrano especificó que las exigencias de la normativa «son muy estrictas» y el Ayuntamiento cumple con todas, «sino no se podría celebrar», aclaró.

La becerrada de Vinuesa se celebra todos los años en una plaza de toros portátil que se instala en el paraje de ‘El Regajo’, en la que se lidian varios novillos cuya carne se emplea para elaborar una caldereta popular con la que cierran las fiestas los vecinos.

La entrada es gratuita y «la presencia de los menores es responsabilidad de sus padres», significó la alcaldesa, en respuesta a las críticas de Pacma de que el espectáculo fue presenciado por menores. Indicó que existe gran afición taurina en la localidad pinariega y «un mal día lo tiene también el Juli», en referencia a las imágenes de sucesivos pinchazos antes de matar al novillo en la plaza.

De acuerdo a la ley que regula la celebración de espectáculos taurinos en España, una becerrada es una lidia a cargo de los profesionales del toreo o simples aficionados. Se lidian machos, de edad inferior a dos años, bajo la responsabilidad en todo caso de un profesional inscrito en las secciones del Registro General de Profesionales Taurinos o en la condición de banderillero de la categoría primera de la Sección V, que actuará como director de lidia.

Pacma ha emprendido una recogida de firmas para pedir al Gobierno que prohíba la celebración de festejos de este tipo. «Es muy peligroso que sigamos tolerando que en los pueblos se llegue a estos niveles de violencia. Hacer sufrir hasta la muerte a un animal no es divertido, es cruel y el Gobierno debería dejarlo claro prohibiendo de una vez por todas las becerradas», explicó la presidenta del Partido Animalista, Silvia Barquero. Además, el partido ha convocado una manifestación contra las becerradas, que se celebrará el próximo 15 de septiembre a las 17 horas en la Puerta del Sol de Madrid.

El partido animalista recuerda que, según las propias encuestas del Ministerio de Cultura, solo un 9,5% de la población española asegura acudir a festejos taurinos. Sin embargo, cada año son más las personas que acuden en septiembre a Madrid para exigir el fin de la tauromaquia. Este año, «la indignación que han despertado las imágenes de las becerradas hará que sean decenas de miles de personas las que se reúnan en la Puerta del Sol para exigir a las administraciones públicas que reaccionen contra la barbarie y prohíban estas salvajadas», según el comunicado.

El partido considera que las becerradas se pueden prohibir pero para ello hay que modificar el reglamento taurino nacional, por ese motivo se ha convocado la manifestación del próximo día 15, con el objetivo de hacer llegar al Gobierno la petición para cambiar la regulación de la celebración de las becerradas.
Pacma ha empleado las imágenes del vídeo que grabó en la reciente becerrada de Vinuesa, que se celebró en las fiestas de agosto, para documentar la campaña que ha iniciado en su página web contra este tipo de festejos, donde también invita a recoger firmas para su abolición, para lo que ya ha obtenido más de 9.000 rúbricas. «Otra salvajada más», puntualiza en su presentación, e informa que Pacma ha grabado «cómo los vecinos de Vinuesa se divierten atosigando y apuñalando a crías ante la presencia de menores de edad». En la misma página se han incluido grabaciones de otras becerradas y también informes veterinarios.

Por último, la alcaldesa de Vinuesa indicó que es la primera vez que un grupo animalista denuncia directamente el festejo de sus fiestas. Indicó que hace unos años otra agrupación grabó un vídeo y lo difundió a través de las redes sociales. Asunción Medrano indicó que el pueblo quiere mantener el festejo taurino que defendió y consideró que se realiza con total respeto a la legislación taurina.