Heraldo-Diario de Soria | Domingo, 18 de noviembre de 2018

TRIBUNALES

«No falta ni un solo euro y por eso me pregunto qué hago yo aquí»

Un empresario acusado de apropiación indebida por la obra del Museo de los Poetas asegura que la perito judicial cometió un «error» y no analizó todas las facturas de la UTE

MILAGROS HERVADA 11/09/2018

Las facturas existen, «pero nadie nos las pidió», aseguró el acusado de apropiación indebida, A.G., incluso hay saldo positivo en la cuenta de la unión temporal de empresas, UTE, constituida para las obras del Museo de los Poetas de Soria, 16.000 euros, recalcó el otro encausado, el gerente A.S., por lo tanto no es por falta de liquidez. La cuestión, tal y como se puso ayer de manifiesto en el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal de Soria, es la desavenencia entre los responsables de las dos empresas que conforman la UTE, participantes en un 85% y un 15%, en concreto porque la primera, radicada en Zaragoza, no ha abonado lo que reclama la segunda, con sede en Soria, algo que no hará por propia iniciativa hasta que la esta última justifique esos gastos en teoría de consultoría.
«La perito vio que faltaba dinero, porque confundió la parte (la empresa con el 85%) con el todo (la UTE). Todo el dinero fue destinado a la unión temporal de empresas, y no falta ni un solo euro, por lo que me preguntó qué hago yo aquí», se expresó ante el juez A.G., responsable de la compañía mayoritaria en la UTE a la que se adjudicaron las obras del Museo de los Poetas.
Según su declaración, fue un «error que tuvo la perito judicial» al analizar sólo las facturas de una de las empresas, la que aportaba a los profesionales y presentó el proyecto de musealización, en lugar de estudiar las facturas de la UTE. «No nos las pidió» durante la instrucción de la causa, insistió, sin poder explicar por qué el fiscal y la acusación particular, representante de la otra empresa de la UTE, consideran que los acusados se han apoderado en total de 78.400 euros.
No obstante, los abogados defensores aportaron ayer las facturas pendientes de revisión como prueba exculpatoria. «Son facturas a terceros por valor de 80.000 euros emitidas hacia la UTE y que no están consideradas –en el procedimiento–», matizó A.S., en referencia a que la perito judicial sólo estudió lo que pagó la mercantil aragonesa y no todo lo facturado en global por la empresa resultante de la UTE.
Por el delito continuado de apropiación indebida o alternativamente el de administración desleal, la Fiscalía solicita para cada uno de los dos acusados –el responsable de la empresa del 85% y el gerente de la UTE, también director general de la primera mercantil– una pena de dos años de cárcel, así como que indemnice a la UTE en la cantidad de los 78.400 euros antes mencionados.
Curiosamente, este asunto fue el que menos se abordó en el juicio celebrado ayer y que continuará durante dos sesiones más, mañana miércoles y la última en el mes de octubre. La cuestión más controvertida fue la petición de la empresa soriana del pago por el trabajo de su responsable, J.M.M., cuya tarea de consultoría sería servir de nexo con el Ayuntamiento, que era el promotor de la obra del Museo de los Poetas, y tratar con los proveedores locales.
Los acusados declararon que habían pedido, a través de correo electrónico, al denunciante que justificara su trabajo y que entonces se lo abonarían, pero hasta el momento eso no ha ocurrido, añadieron. «Nadie me lo ha pedido», aseguró J.M.M., quien dijo que su trabajo había consistido en reuniones con la administración, seguimiento de la obra y gestión con los proveedores locales.
La UTE habría entregado a J.M.M. la cantidad de 12.000 euros para pagar a dos proveedores, según los acusados, pero el denunciante se la quedó para sí mismo al entender que era el pago a su labor en la empresa, un trabajo que, por otro lado, no estaba ni concretado ni presupuestado en el documento de constitución de la UTE, como él mismo reconoció, aunque sí figuraban los del resto de trabajadores de la misma.
Precisamente uno de estos proveedores, una imprenta, le reclamó dinero a J.M.M. través de una demanda civil, que sería la única cantidad abonada por el considerado socio soriano de la UTE a los proveedores.
Los hechos que se juzgaron ayer datan del año 2012 y hasta 2014, tiempo en el que se desarrolló la obra del Museo de los Poetas y se fueron liquidando las facturas. La UTE se constituyó en 2011 tras adjudicarse las obras, en virtud de un proyecto de la empresa aragonesa, y se estableció una particiación de resultados, es decir, gastos y beneficios, del 85% para ésta y del 15% para la soriana, cuya misión era precisamente servir de nexo puesto que la mercantil mayoritaria, aunque había contado con oficina propia en Soria, ya no tenía presencia física en la ciudad.
Los abogados de la defensa recriminaron al denunciante que no hiciera frente a ningún gasto y que no haya justificado su trabajo, mientras que J.M.M. declaró que la UTE le fue abonando cantidades diferentes, «3.000 euros, 4.000..., hasta que ya dijeron que no había más», aseguró en respuesta a preguntas de la Fiscalía.
Según el escrito de acusación, la UTE dejó de abonar 6.633 euros de una factura de una imprenta soriana, «cuyo pago está siendo asumido directamente por la mercantil» de la que J.M.M.es administrador único, recoge la Fiscalía, así como otros 19.948 euros «correspondientes a parte de otra factura de la propia mercantil por gastos de consultoría y gestión».
Los acusados afirmaron que su socio soriano emitió una factura por valor de 31.000 euros, «por gestión de suministro y consultoría», incluso antes de que se constituyera la UTE, a lo que le contestaron que no era posible por esta circunstancia, pero les pidió «una especie de favor», reconoció el denunciante, «para cerrar la contabilidad» del año. «Sólo quería la factura, no el pago», recalcó ante el juez. Esta cantidad equivaldría al 15% que le correspondía a la firma soriana por su participación en la UTE, ya que el Ayuntamiento abonó a esta unión temporal de empresas la cifra de 213.0000 euros en julio de 2012 en concepto de la ejecución del Museo de los Poetas, en el Casino Amistad Numancia.