Heraldo-Diario de Soria | Martes, 20 de noviembre de 2018

FERROCARRIL

Otra avería del tren vuelve a trasladar a los viajeros en bus

Renfe explica que la incidencia afectó al grupo de tracción del convoy/ Los siete pasajeros del Soria-Madrid transbordaron a un cercanías en Guadalajara

MILAGROS HERVADA 12/09/2018

milagros hervada soria
Últimamente los pasajeros de la línea entre Soria y Madrid están resultando ser también usuarios de autobús, a tenor de las incidencias que está registrando el servicio y que obliga al desplazamiento por carretera. En la mañana de ayer, una nueva avería llevó a Renfe a determinar el traslado de los viajeros en autobús, en concreto en el tren que tenía prevista su salida de la estación del Cañuelo de Soria a las 10.45 horas.
La página web del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Adif, informó por la mañana de que el regional express con destino a la estación de Madrid-Chamartín quedaba cancelado. Fue únicamente cuando desde la Asociación Soriana de Amigos del Ferrocarril, Asoaf, se solicitaron explicaciones a Inforenfe cuando pudo conocerse la causa de esta incidencia. «Efectivamente, el regional express 17301 ha realizado el viaje por carretera debido a una avería técnica del tren. Disculpa la demora en la contestación. Un saludo y que tengas un buen día», contestaron desde Inforenfe.
El resultado es que los viajeros tuvieron que realizar el trayecto hasta Madrid en autobús sustitutorio por carretera.
Según informaron a Heraldo-Diario de Soria fuentes de Renfe, la incidencia de ayer consistió en una avería en el grupo de tracción, es decir, en la locomotora, si bien, como se trata de trenes integrados en los que los vagones son inseparables de la cabecera todo el convoy quedó inutilizado.
El servicio de las 10.45 horas trasladaba a siete pasajeros hasta Madrid-Chamartín. Tuvieron que utilizar el autobús fletado por Renfe hasta Guadalajara, y una vez allí hicieron transbordo hacia un tren de cercanías que ya les llevó hasta la estación madrileña.
Esta circunstancia ya que produjo el viernes 24 de agosto, cuando igualmente Renfe tuvo que recurrir al autobús para trasladar a los viajeros. Entonces el motivo fue premeditado por la operadora ya que decidió que el servicio vespertino entre Madrid y Soria lo realizara un tren eléctrico, a sabiendas de que la línea Torralba-Soria no está electrificada y que los únicos que pueden circular por ella son los diésel que prestan el servicio habitualmente. Renfe informó a los que iban a viajar en este tren que el trayecto se realizaría en ese convoy hasta la estación de Medinaceli y allí serían transbordados a un autobús para llegar hasta la capital soriana. Si bien, todavía hubo más incidencias para los pasajeros que tenían su destino en Quintana Redonda y Tardelcuende ya que sufrieron otro transbordo más en Almazán, en este caso en minubús.
Asimismo, las deficiencias continuaron. El domingo 26 de agosto, el tren de la tarde salió de Soria con 20 minutos de retraso y el lunes 27 llegó con una demora de unos 30 minutos.