Heraldo-Diario de Soria | Lunes, 25 de marzo de 2019

PAISANAJE

César Sanz: «La Soria profunda ha sido una fuente de inspiración»

Este fotógrafo soriano es autor de nueve libros centrados «en la belleza próxima» de una provincia fotogénica

J.RAMÓN RODRÍGUEZ 02/01/2019

Asegura que esta provincia «es uno de los sitios más fotográficos» que conoce. Lo dice el autor de hasta nueve publicaciones sobre la Soria profunda en la que ha vivido y fotografía desde hace tres décadas. Es uno de los fotógrafos sorianos que ha confiado en lo que él denomina «la belleza próxima de mi tierra» y que ha reflejado en esas publicaciones.

Soria, a cuatro luces, Soria retratada, Viaje a Tierras Altas, Campos de Castilla y otros universos machadianos, Río Duero, río Duero, Un paseo por el Cañón del río Lobos, La pingada de Mayo en San Leonardo, Caminar Soria y El alma de Soria son las publicaciones de César Sanz, quien defiende el talento soriano en el arte de la fotografía y confía en que «la situación se revierta y la ley del péndulo oscile a favor de Soria».

Cuando este soriano de San Leonardo de Yagüe puso en marcha su primer proyecto, Soria, a cuatro luces, hubo voces que cuestionaron el atractivo de la provincia como para convertirse en una magnífica publicación capaz de sorprender a los propios habitantes.

Sin embargo, este inquieto fotógrafo apostó por la «fotogenia» de la provincia «basada en la diversidad de sus comarcas, con sus ciclos estacionales, cada vez más alterados, pero que siguen teniendo marcadas las cuatro estaciones».

Sanz destaca la luz «excepcional» de Soria, los 250 días de sol que hay y los espacios «vírgenes y desconocidos» que él ha intentado recoger en esos nueve libros que reflejan, en parte, esa Soria profunda que ha sido fuente de inspiración y en la que, en su opinión, la situación podría revertirse. «Venir a 1.000 metros de altura y a espacios de soledad es duro», reflexiona Sanz, quien cree que la provincia tiene que beneficiarse, para poder repoblarse, de las superpoblaciones de ciudades como Madrid.

«Creo que a medio y largo plazo se va a cambiar la situación, es que, además, si somos pocos y no tenemos autoestima apaga y vamonos», señala este autor de libros que se han convertido en los mejores embajadores de los visitantes.

Recuerda que su amigo Avelino Hernández, quien ha participado en alguna de sus publicaciones, fue una de las personas que ya hace casi cuarenta años auguraba la pérdida de habitantes que iba a llevar a la provincia a esta situación de despoblación.


Su objetivo mira ahora a Latinoamerica, donde pasa varios meses al año, a la Dehesa de la capital, un espacio que está fotografiando desde hace año y medio y centra uno de sus proyectos inmediatos, y a la comarca de El Valle, una de sus debilidades paisajísticas y en las que su zoom no descansa y de la que editará otro libro de fotografía.