Heraldo-Diario de Soria | Lunes, 22 de julio de 2019

CAPITAL

Un pleno de 4 minutos cuesta a las arcas municipales 1.700 euros

La sesión ordinaria de enero apenas trató dos puntos, uno fuera del orden del día/ La oposición tampoco realizó ningún ruego o pregunta cuando se le dio la opción

MILAGROS HERVADA 11/01/2019

Pleno exprés el de ayer en el Ayuntamiento de Soria con apenas cuatro minutos de duración, el tiempo necesario para que el secretario municipal leyera el contenido de los puntos del día, que ya venían aprobados por unanimidad de los grupos municipales en comisión informativa.
A las 11.00 horas estaba previsto que comenzara la sesión plenaria ordinaria del mes de enero pero, como es habitual, comenzó con unos minutos de retraso. Eran las 11.09 y los concejales comenzaban ya a desalojar el salón de plenos porque el alcalde, Carlos Martínez Mínguez, dio por levantada la sesión.
Una sesión que ha costado a las arcas municipales 1.761 euros en concepto de retribuciones a los concejales por asistencia a plenos o comisiones, a razón de 103,60 euros. Es la cantidad que recibirán en sus emolumentos mensuales 17 de los ediles del Ayuntamiento, tanto los del equipo de Gobierno como los de la oposición. Únicamente dejan de percibir este dinero los concejales con dedicación exclusiva, es decir, el propio alcalde, Javier Muñoz y Ana Alegre por parte del PSOE y Adolfo Sainz, del PP, liberado en un 75%, aunque este último ayer no estuvo presente excusando su asistencia por motivos personales, tal y como expresó el alcalde durante la sesión.
El pleno apenas tenía dos puntos del orden del día, uno referente a la dación de cuenta de resoluciones y decretos de Alcaldía durante el mes de diciembre y otro sobre el dictamen de la Comisión de Medio Ambiente y Sostenibilidad Urbana relativo a la aprobación definitiva de la modificación puntual número 25 del Plan General de Ordenación Urbana. El tercero, ya fuera del orden del día, se refirió a la petición de una ONGpara prorrogar la ayuda de una actuación en Cochabamba, igualmente aprobada por unanimidad y por lo tanto no fue necesaria ninguna intervención ni turnos de palabra.
Tampoco la oposición realizó ningún ruego o pregunta cuando se le dio la opción y tampoco nadie del público –prácticamente inexistente– hizo uso de la posibilidad de audiencia pública.
El concejal de Izquierda Unida, Enrique García, manifestó que su decisión de no formular ninguna pregunta respondió a su intención de evidenciar «que se trataba de un pleno vacío y que se convocó con muy pocos puntos». García reconoció que es obligado convocar un pleno ordinario cada mes pero el de enero suele retrasarse hasta la segunda semana para dotarlo de más contenido.
En esta ocasión no ha sido así, «para que no coincidiera con el congreso de Think Europe que se celebra del 16 al 18», señaló el concejal. Una opinión que comparte también el edil de Ciudadanos, Jesús de Lózar, quien, no obstante, restó importancia al hecho de que el de ayer fuera un pleno de apenas cuatro minutos. «No se puede hacer demagogia con este tema. Es una circunstancia excepcional ya que tenemos otros que duran horas, tediosos y larguísimos y nos ganamos el sueldo», bromeó, «depende de cada ocasión».
Reconociendo que la sesión contaba con escasos puntos, el concejal de Ciudadanos aseguró que es lógico tratándose de un pleno después de las vacaciones navideñas y dado que diciembre es un mes de poco trabajo orgánico por ese motivo.
De Lózar recalcó que haciendo cálculos, los escasos minutos de duración elevan el hipotético coste de la hora de los concejales a unos 1.200 euros por cabeza, contando con que su retribución por asistencia al pleno es de 103,60 euros.