Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 26 de junio de 2019

POLÍTICA

Ábalos se cae del ‘Think Europe’ y evita decidir si viajaba en tren a Soria

El ministro alega problemas de agenda para estar en la inauguración del congreso el próximo día 16

J.RAMÓN RODRÍGUEZ 11/01/2019

a agenda impedirá que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, esté el 16 de enero en el Congreso Think Europe que se desarrollará durante tres jornadas en la capital soriana y, de esta manera, evitará la invitación de la plataforma Soria Ya para que se desplazara desde Madrid en tren a fin de conocer la realidad de la línea ferroviaria.


Fuentes del Ministerio de Fomento confirmaron ayer a este periódico que Ábalos no estará presente en la jornada inaugural del congreso que se desarrollará bajo el título Think Europe: Compromiso 2030 y que se centrará en el papel de las ciudades intermedias como nexo vital entre el medio rural y el medio urbano.


Este periódico contactó ayer con el Ministerio de Fomento para saber si Ábalos aceptaba la oferta de Soria Ya de viajar en tren, pero la respuesta fue que su agenda le impide estar en Soria. Esos problemas de agenda también le evitan al ministro encontrarse a la entrada del congreso con representantes de Soria Ya, que ya estuvieron en la cita del año pasado para reivindicar atención del Estado hacia Soria. La plataforma se ha reactivado en el último año y ha logrado congregar en dos manifestaciones a 5.000 y 4.000 personas respectivamente.


El pasado viernes 4 de enero desde el Ayuntamiento de Soria se avanzó que tres pesos pesados del Gobierno de Pedro Sánchez, la vicepresidenta Carmen Calvo, la ministra de Política Territorial Meritxell Batet y el ministro de Fomento José Luis Ábalos, se perfilaban como algunas de las figuras destacadas de la segunda edición del mencionado congreso.


Ante ese anuncio, la plataforma Soria Ya, en plena lucha contra el olvido institucional y por garantizar el futuro de la provincia, desplegó el miércoles la última idea reivindicativa para mejorar las infraestructuras, en este caso la línea ferroviaria, un servicio que en la actualidad tarda el mismo tiempo en cubrir el desplazamiento entre Madrid y Soria que hace veinte años y prácticamente el mismo que hace cuarenta.


Miembros del colectivo ciudadano adquirieron el miércoles por la tarde en la estación soriana de El Cañuelo un billete de tren para el servicio entre Madrid y Soria a nombre del ministro de Fomento con el fin de que realizara el viaje en tren y conociera de primera mano «la situación» de la línea ferroviaria, en la que en la actualidad, y a la altura de la localidad de Quintana Redonda, se acometen actuaciones del cambio de traviesas, pero en la que son habituales las incidencias que provocan retrasos en el tiempo del viaje y el consiguiente perjuicio para los viajeros.


Se trataba de una iniciativa curiosa que comprometía a Ábalos a utilizar este transporte público que desde hace años se exige mejorar y modernizar desde la provincia de Soria. En concreto, la Asociación Soriana de Amigos del Ferrocarril (Asoaf) y la plataforma Soria Ya reclamaban esta misma semana para para el tramo de Soria a Torralba de la línea de tren los 20 millones comprometidos hace diez años y cuyo contrato se rescindió y otras inversiones que se destinen a rebajar el tiempo del viaje de la capital soriana a Madrid y para la línea Soria-Castejón, cerrada al tráfico y cuyo reflotamiento propugna una plataforma encabezada por la capital soriana y por otros municipios de la provincia.


Además de reclamar inversiones en este modelo de transporte, los dos colectivos destacaron la «creciente sensibilización de la opinión pública frente a la preocupante situación de muchas líneas y servicios ferroviarios», a la vez que calificaron la situación del ferrocarril soriano de «absoluta precariedad.


A juicio de la Asoaf y del colectivo ciudadano, el servicio del tren se mantiene de forma testimonial y apuntaron que la rentabilidad social debe ser estimulada con medidas urgentesque justifiquen su utilidad como servicio público». En 2018, hubo una treintena de retrasos superiores a 15 minutos, más de la mitad de ellos de más de 30 minutos.