Heraldo-Diario de Soria | Martes, 15 de octubre de 2019

16:04 h. REBELIÓN Y SEDICIÓN

La Audiencia ensayará el juicio contra Trapero el próximo 5 de febrero

La vista del artículo de pronunciamiento por vulneraciones de derechos solo ha sido planteada por Puig. Ambos y el exdirector de la policía autonómica se enfrentan a una petición fiscal de 11 años de cárcel

ÁNGELES VÁZQUEZ 22/01/2019

La causa por rebelión contra el mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero y la excúpula policial del cuerpo continúa a la zaga de la seguida contra los líderes del 'procés' en el Tribunal Supremo. Este martes se ha sabido que el próximo 5 de febrero se celebrará la vista del artículo de previo pronunciamiento con el que el exsecretario de Interior César Puig alegará diversas vulneraciones de derechos fundamentales.

En la vista similar celebrada en la causa por rebelión seguida en el alto tribunal la argumentación se basó en la falta de competencia de la Sala para juzgar lo ocurrido en Catalunya. Este mismo martes, el Supremo se ha ratificado en su competencia. 

La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional ha fijado la fecha con independencia de que tiene muchas papeletas de ser en la que comience la vista oral contra los 18 acusados de rebelión, sedición, desobediencia y malversación en el alto tribunal. O, si se cumplen las previsiones más halagüeñas y el juicio comienza la última semana de enero, lo que ya parece muy improbable, cuando afronte su segunda semana. 

El tribunal ha fijado el día 5 de febrero a las 10 de la mañana para escuchar las alegaciones de Puig, que a diferencia de en el Tribunal Supremo, no han presentado todas las defensas, sino solo la del exsecretario general de Interior. La fiscalía reclama 11 años de prisión e inhabilitación por el mismo delito para él, el exjefe de los Mossos y el que fuera director de la policía autonómica Pere Soler, por un delito de rebelión. Para la intendente Teresa Laplana, cuatro años de prisión por sedición. 

Pese a que la causa seguida en la Audiencia ha tenido una tramitación más ágil que la del Supremo, no se espera que celebre la vista antes de que concluya el juicio del alto tribunal para evitar la posibilidad de que la justicia dé una respuesta contradictoria.