Heraldo-Diario de Soria | Domingo, 18 de agosto de 2019

Pelaya de Safesa da a Valladolid el nacional de galgos

La galga de Fuente del Sol se impuso a la leonesa Chaparra de Triki y acaba el campeonato sin perder una sola carrera

LEONARDO DE LA FUENTE / VALLADOLID 04/02/2019

La galga vallisoletana Pelaya de Safesa se proclamó ayer nueva campeona nacional en la final del 81 campeonato de España, Copa de su Majestad el Rey de galgos en campo que se ha venido celebrando, desde el pasado día 13 de enero en el coto vallisoletano de Nava del Rey.

La galga barcina campeona, que el próximo 2 de julio cumplirá tres años, procede de la localidad de Fuente el Sol y es propiedad de Felipe Sánchez y otorgó a su club,  el Club Galguero Medinense, el cuarto campeonato de España que se adjudica esta entidad deportiva, que también cuenta entre sus trofeos con dos subcampeonatos nacionales, convirtiendo a la entidad medinense en el Real Madrid de los galgos, al ser el club más galardonado de España en esta disciplina donde los galgos y las liebres ponen a cada uno en su lugar.

La final fue nacional y regional íntegramente pues enfrentaba a dos ejemplares castellano y leoneses, la flamante campeona, que se metía en la final nacional habiendo disputado únicamente seis liebres y habiendo ganado los 6 puntos que había corrido en las fases de octavos, cuartos de final y semifinales. La magnífica perra leonesa de Quintana de Marco, Chaparra de Triki, que llegaba a la final con más liebres disputadas y casi el doble de tiempo empleado para lograr el pase a la collera de la final nacional y que se lo puso muy difícil a la campeona vallisoletana en la jornada de ayer.

Casi 8.000 personas se daban cita en la Cuesta de Los Picos en una mañana que estuvo presidida por el gélido viento que motivó que muchos aficionados disfrutarán en la carpa instalada, y a buen cobijo, de una final nacional fratricida que arrancó en torno a las 12.30 de la mañana. Entre los medios presentes en el coto Hermano Antonio se encontraba el televisivo Frank de la Jungla, que graba un programa para ofrecer su visión sobre el mundo del galgo.

Hasta cuatro liebres fueron levantadas por los componentes de la mano sin engalgar ninguna, antes de que se diera el traillazo que ponía a las dos galgas finalistas en pos de una liebre, que fue la ganadora de esta carrera,  y que tuvo a los dos mejores lebreles de España del momento corriendo tras ella durante 2 minutos y un segundo, hasta que la liebre logró encontrar la salvación en el perdedero junto a la parcela dónde se ubica un huerto solar.

La carrera fue muy disputada y los jueces otorgaron dos pañuelos blancos para la perra de Valladolid, por uno rojo a favor de la perra leonesa, ante el desconcierto de numerosos aficionados que presenciaron en directo, y en televisión, esta primera liebre, en la que no fueron pocos quienes mostraban su disconformidad con el veredicto de la primera carrera.

En ese momento desde distintos foros galgueros los aficionados destacaban su disconformidad por el resultado de esta primera liebre en la que fueron muchos los que vieron como ganadora a la galga leonesa, que finalmente perdió este primer punto.

Tras el pertinente descanso obligatorio para cuidar a las dos finalistas por parte de los cuidadores y preparadores Ángel Lorenzo y Julián Farto, que trataban de recuperar con mimo a las dos galgas regionales, la mano arrancó de nuevo en busca de la que a la postre iba a ser la última liebre de esta competición nacional. En esta segunda carrera Pelaya se hizo más pronto con la liebre y sin dejar apenas hueco para qué la galga de leonesa de Leandro Pérez pudiera demostrar sus ganas de liebre y no pudiera alcanzar un empate que hubiera dejado las espadas en alto.

No pudo ser y Pelaya se imponía de nuevo ante la afición y ante su madre, Única de Safesa, presente en corredero navarrés. Esta última y definitiva liebre saltó delante de la mano, y delante de la mano y a muy escasos metros sucumbió ante la codicia de galga vallisoletana, que la atrapó cuando el crono marcaba 1 minuto y 6 segundos de  la última carrera del campeonato de España. A los pocos minutos los jueces mostraban de nuevo dos pañuelos blancos y uno rojo para júbilo de la afición vallisoletana y de los vecinos de Fuente el Sol, que veían como su paisana se llevaba un campeonato de España casi de calle, pues únicamente ha disputado 8 liebres en total ganado todas,  mientras que la afición leonesa hacía resonar pitidos y cánticos dónde la palabra “tongo” se escuchaba clarísimamente en el corredero.

Esta fue la única nota discordante en un campeonato de España que ha sido modélico y que según el alcalde de la localidad Guzmán Gómez,  “es el mejor de los tres campeonatos celebrados en la historia en Nava del Rey y esperamos también que sea el tercero de muchos”, señalaba el regidor, a la vez que mostraba su satisfacción personal porque, “las gentes de mi pueblo, sus liebres y la organización del Nacional han estado a una grandísima altura”.

En este sentido el presidente de la Federación de Galgos de Castilla y León, David Jiménez, destacaba que, “con el triunfo de Pelaya de  Safesa se ha logrado un récord sin precedentes en la historia de esta competición como es que, por tercer año consecutivo, las galgas de nuestra Comunidad suban a lo más alto del pódium nacional”. Ante esta declaración realizada a EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN, el director General de Deportes, Alfonso Lahuerta, que pateó el barbecho como uno más del centenar de personas de a pie y caballistas durante toda la final destacaba, “el orgullo qué siente un galguero por practicar un deporte muy arraigado, que es parte de nuestras tradiciones, cómo ha quedado demostrado,mientras que valoro muy positivamente los resultados positivos de los galgos regionales en la última década, donde siempre han rayado a una grandísima altura”. 

Los propietarios de la galga campeona de España, que recibió sus trofeos en la Plaza Mayor de Nava del Rey resumían su actuación muy rápidamente; “Pelaya ha triunfado porque fue la mejor pero tras su victoria ha habido mucha raza, cría, entrenamiento y gestión. Esas son las señas de identidad de nuestra campeona.” Finalizaron exultantes los dueños de la  mejor galga nacional de esta temporada.