Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 18 de septiembre de 2019

13:15 h. LAURA SERRANO

«No me gusta mezclar arte con política, si te posicionas pierdes la otra mitad»

Tiene el don de dibujar como si fuera una fotografía. Por sus manos han pasado personajes de Juego de Tronos, Vikingos, Breaking Bad, y actores como Johnny Depp y Lupita Nyong’o.

J. I. FERNÁNDEZ / VALLADOLID 10/03/2019

Pregunta.- Licenciada en Periodismo, diplomada en Ciencias Empresariales y ahora artista. ¿Con cuál profesión se gana más dinero?

Respuesta.- Pues con ninguna de las tres. Ya ves, dos carreras y un Máster para acabar dedicándome a pintar la mona (risas).

P.- ¿El Máster de los buenos?

R.- Sí, pero a distancia, que en esa época estaba trabajando.

P.- ¿Cómo acaba una periodista de retratista?

R.- Creo que lo de artista se nace y llevo pintando toda la vida. Cuando me empecé a formar es cuando me electrocuté las dos manos. Una anécdota curiosa y poco divertida. Recuerdo que en esa época pintaba con las manos y con los pies. Años después me quedé en el paro, me dediqué a pintar y como estaba viendo la serie ‘Vikingos’ pues me puse a dibujar a sus personajes. Lo subí a Instagram y rápidamente me llegaron un montón de Likes. Posteriormente comencé a promocionar mi obra y así también demostré a las empresas que sabía de redes sociales.

P.- No da puntada sin hilo.

R.- Claro. Así buscaba que me contratara una empresa ‘superguay’.

P.- Y lo consiguió. Le llamó Ikea para ser su Community Manager.

R.- Sí lo conseguí, pero no era nada de los que pensaba. Ahí lo importante es montar muebles y como no sabía…eso no era para mí.

P.- En su vida hay un antes y después de Lupita.

R.- Buscando en las redes sociales intenté que algún famoso compartiera mis dibujos. Hice una misión de investigación de hastangs y el mejor era Lupita Nyong’o. Todos los viernes algunos artistas eligen un dibujo y lo comparten. Y una de ellas fue Lupita.

P.- Algún retrato habrá dicho, ¡carajo qué feo!

R.- Nadie es feo. Soy capaz de sacar la belleza interior a cualquiera, porque todos la tienen. La belleza está en la esencia.

P.- Expones en los bares, ¿se vende más que en las salas de exposiciones?

R.- Yo no intento vender nunca. En las exposiciones solo quiero mostrar mi arte y venderme a mí misma. Las mejores relaciones públicas se hacen con una caña en la mano.

P.- Tengo una queja de su obra. Retrato a Mario Casas y no le sacó el torso desnudo.

R.- Es que yo soy retratista, no ‘torsista’. Además no quiero desviar la atención del retrato (risas).

P.- La tengo como amiga en Facebook y he de reconocer que ha pasado de publicar fotos de vacaciones y en la playa a solo de pinturas.

R.- Las fotos de vacaciones están archivadas. La próxima semana me voy a ir de vacaciones y subiré alguna (risas).

P.- Me dice en privado que de tanto pintar ya se siente como ‘hikikomori’ (persona que no sale de casa).

R.- Así es, como ese japonés que está encerrado en su casa y vive en su propia burbuja. En mi caso es mi Instagram. A veces confundo cúal es mi realidad, me he creado mi Matrix particular. Vivo más en las redes sociales que en mi vida. Soy muy feliz con mis ‘instamigos’. Mis artistas favoritas son de Instagram.

P.- ¿No sale de fiesta?

R.- Los fines de semana y nunca saco el móvil cuando salgo. En casa me lo llevo hasta el baño, pero si salgo de fiesta, no. Y mi novio tampoco. Ya saben que me pueden encontrar en los bares donde expongo (risas).

P.- ¿A qué famoso le gustaría retratar?

R.- A uno que estuviera convencido de que me lo va a compartir en las redes sociales. (Risas). No soy fan de nada.

P.- ¿A quién nunca?

R.- A mucha gente, que me ha hecho putadas en el pasado. Y lo voy a dejar ahí.

P.- Ha retratado a actores, actrices, cantantes, ¿y políticos para cuando?

R.- No me gustan mezclar las dos cosas. Creo que es algo que nunca debería mezclarse porque desvías la atención. Si me posiciono en un lado o en otro, pierdo la mitad.

P.- Leo de usted que prefiere romper varios folios a no dar nunca un paso más allá. ¿Ha roto muchos?

R.- Muchos. Hay retratos que se me han atascado y no he sido capaz de hacerlos.

P.- ¿Por qué le gusta tanto Ingmar Bergman?

 

R.- Porque trasmite con las miradas, como yo en mis obras. Con mis dibujos quiero crear emociones plasmando emociones.

P.- Estaba muy obsesionado con la muerte.

R.- Yo también. Desde pequeña siempre me ha obsesionado. Cuenta mi madre que era pequeña me sentaba en el pasillo y decía ‘mi yaya se va a morir’.

P.- Tras la mirada de Laura, ¿qué hay?

R.- Una continua búsqueda de mi yo. Ahora soy artista, el año que viene no lo sé, y al siguiente, quizás, trabajando en el Mercadona.

P.- Pues tienen buen convenio.

R.- Lo sé lo sé. No digo las cosas por decir (risas).

P.- Ya usted, ¿quién le pinta?

R.- De momento nadie. Bueno algunos fans dibujantes sí me han hecho alguno, lo he compartido, porque es un honor que me dibujen, aunque es cierto que soy muy crítica.

P.- A los amigos informáticos siempre se les pide que echen un vistazo al PC que va mal, ¿a usted le piden un ‘dibujito’ para regalar a la sobrina?

R.- Claro sin problema, pero son 250 euros.

P.- ¿Ya no pinta por amistad?

R.- Ya no regalo dibujos, salvo a mi hermano que se casa este año y el regalo de boda me va a salir más caro todavía (risas).

P.- Yo que le iba a pedir uno de Albert Rivera y Malú...

R.- Pues 350 euros, por ser retrato doble. Y te estoy haciendo precio amigo.

P.- Apasionada de los festivales de música.

R.- Mucho. De dormir en tienda de campaña y de ir cuando la música indie era música indie de verdad, porque ahora ya lo es todo. Mira mi próximo proyecto va por ahí.

P.- ¿Qué pinta en esta vida?

R.- Pues espero pintar cosas para las personas que me importan, y al resto, pues espero pintarles poco.

P.- ¿Qué queda de la Laura gestoria financiera?

R.- Pues me sirvió para hacer el Máster y para ahorrar. Trabajaba de 15.00 a 22.00 horas.

P.- ¿Y de la periodista?

R.- Todo. Si me estás haciendo esta entrevista es porque mi labor de comunicación es mejor que la artística. Me sé vender muy bien.

P.- Pues nada, hágalo y terminamos.

R.- Pues sígueme en @lauraserragob en Instagram.