Heraldo-Diario de Soria | Lunes, 26 de agosto de 2019

14:02 h. ALMAZÁN

Ricasa asume de nuevo la Bajada de Jesús para compensar la última traca

La empresa hará el espectáculo pirotécnico por el mismo precio de adjudicación del pasado año, que el Ayuntamiento no pagó por el problema que estropeó el acto 

P. PEREZ SOLER 23/03/2019


El espectáculo pirotécnico de la Bajada de Jesús, de Almazán, volverá a correr a cargo este año de la empresa Pirotecnia Ricardo Caballer (Ricasa). La misma empresa que estuvo al frente en las últimas fiestas patronales, las únicas que se recuerdan con una traca tan deslucida. Un fallo técnico en la programación deslució sobremanera el desarrollo del acto, más concretamente su momento culmen: el paso de imagen del Nazareno por la plaza Mayor que tradicionalmente va acompañada por una traca ensordecedora en la Bajada, fiesta que está declarada de Interés Turístico Regional y que Almazán vive con intensidad.

El proceso no se ajustó a los tiempos y las fases en que se encendía la pólvora, tampoco, de modo que inicialmente hubo un ruido atronador y luego el silencio se adueñó de la plaza Mayor durante el recorrido de la imagen. Un acuerdo entre el Ayuntamiento y la citada firma pirotécnica, valenciana y de las más sobresalientes del país, solucionará el problema desde el punto de vista económico. La empresa asumirá de nuevo el espectáculo por la misma cantidad económica en que se le adjudicó el pasado año, algo menos de 10.000 euros, montante que el Consistorio no llegó a pagarle teniendo en cuenta el mal resultado.

Ricasa cuenta con una dilatada trayectoria en espectáculos pirotécnicos y tiene un gran reconocimiento dentro y fuera del país. «Pasó lo que pasó y acordamos esta fórmula. El año pasado no se pagó y en éste el Ayuntamiento no sacará la Bajada a licitación porque la asumirá la misma empresa. De este modo resarcirá además su imagen, que en Almazán quedó por los suelos, pero la verdad es que son muy laureados», apuntó el alcalde, José Antonio de Miguel, ex del PP y Cs y miembro de la Ppso. «Prueba de ello es el resultado que han vuelto a tener en las Fallas», agregó.

La desazón y el malestar se mezclaron la noche de la Bajada entre el público, tanto autoridades, como vecinos y visitantes. Pero entre ellos, un grupo de personas sintió de forma especial lo ocurrido. Se trata de los portadores de la imagen del Nazareno desde la iglesia de Campanario y hasta la ermita de Jesús de la que es titular, un grupo de personas que pujó por ello y se hizo con la subasta por 6.000 euros. La cantidad se redujo a la mitad por acuerdo del patronato teniendo en cuenta lo sucedido, según confirmaron fuentes municipales.