Heraldo-Diario de Soria | Sábado, 24 de agosto de 2019

Los jóvenes se mojan, y mucho

MILAGROS HERVADA 23/03/2019

HUBO UN tiempo en que se criticaba a la juventud por su escasa implicación en las causas sociales, su nula capacidad crítica y su desapego con todo lo que no fuera su propio obligo. Eran los tiempos de la bonanza, cuando el que no quería estudiar acababa en la construcción ganando más pasta que el compañero que dejó en la ESO y que ingenuo de él había optado por estudiar una carrera.
La crisis económica ha traído muchas consecuencias negativas, pero a cambio ha hecho que se levantaran conciencias, ha llevado sobre todo a los jóvenes a plantearse con más énfasis su lugar en el mundo. Con un panorama que no les favorece en absoluto, económicamente hablando, por la falta de buenas oportunidades de empleo, incluso de acceder a una vivienda digna, están sacando pecho y demostrando que son jóvenes concienciados. Hay de todo, claro está, pero la tendencia es esa, o al menos eso preferimos pensar los optimistas.

Emociona ver cómo se organizan para convocar una manifestación que defienda la justicia climática, nada más y nada menos. Piensan en el planeta que nos acoge y en su futuro y en el de sus hijos y nietos. Exigen a los gobiernos que tomen medidas, que las apliquen, para tratar de frenar el cambio climático. Ése que hace que cada vez se cultiven más al norte los productos que requieren calor para su crecimiento, o el que lleva lluvias torrenciales donde antes apenas caían lloviznas, el que deja desérticos ricos valles o el que achicharra todo alrededor por la eliminación de la capa de ozono.

Sus protestas se extienden por ciudades de todo el mundo aprovechando una globalización que en estos aspectos tiene mucho de positivo. Han llamado al movimiento Fridays For Future, porque qué mejor que un viernes para pensar que el momento es crucial para dejar de tratar al planeta como a un vertedero. Emocionante lo que está ocurriendo.