Heraldo-Diario de Soria | Jueves, 18 de julio de 2019

La región es la tercera potencia exportadora en automoción pese a liderar la fabricación

Acumula el 15,4% de las ventas al exterior detrás de Cataluña y Valencia / Es la segunda comunidad que más peso gana en cinco años / La agroalimentación acumula cinco años de aumento y en 2018 encabeza el crecimiento

J. LUIS F. DEL CORRAL VALLADOLID 08/04/2019

La automoción y en menor medida la agroalimentación son los dos sectores estrella de la exportación regional. Ambos representan el 57,7% de las ventas de Castilla y León en el exterior, pero su pujanza actual es consecuencia de un ritmo desigual y opuesto en los últimos ejercicios: la automoción lleva dos años a la baja y la agroalimentación acumula al menos cinco al alza.

Las empresas de la Comunidad vendieron el año pasado fuera de España productos por 15.264 millones de euros, de los que un 44,8% corresponden al automóvil y a sus componentes y un 12,9% a una agroalimentación muy diversificada, según un informe de Icex para EL MUNDO.

Si estos dos sectores son los más dinámicos en el mercado exterior regional, ambos ocupan lugares de cabeza en relación al contexto nacional. Castilla y León es hoy, con el 15,4% del total del sector en España, la tercera potencia exportadora de coches y piezas de automoción, por detrás de Cataluña, líder indiscutible con el 24,6%, y la Comunidad Valenciana (15,5%) que supera en menos de una décima a la región castellana y leonesa.

Este lugar de cabeza en exportaciones de automoción contrasta con el liderazgo absoluto de Castilla y León en fabricación de vehículos, con una cuota nacional del 20,3%, según la memoria de 2017 de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), por delante, por segundo año consecutivo, de Cataluña que acumula el 19,2% del total. A más distancia se encuentra la Comunidad Valenciana, cuyo peso en producción de vehículos era del 14,6% hace un año.

Esta diferente posición regional en el ranking nacional entre exportación y fabricación se debe a que los coches que venden las empresas de la Comunidad, y sobre todo Renault, son sobre todo «utilitarios» y «no de gama alta» como los de otras autonomías, que elevan el volumen del precio y no el número de unidades, según la consejera de Economía y Hacienda,Pilar del Olmo.

El sector de la automoción batió su récord exportador hace dos años en la Comunidad con casi 8.000 millones de euros y en el conjunto del país con 45.275 millones. Desde entonces lleva dos años consecutivos de bajada; en 2017, con un retroceso del 4,7%, y en 2018 más del doble, un 10,2%.
Este descenso, consecuencia del frenazo de las ventas al exterior de Renault, no impide que las exportaciones del sector de la automoción hayan subido un 57% en los últimos cinco años, más de veinte puntos por encima de la media nacional (33,2%).

Este fuerte incremento, labrado entre 2013 y 2016, es el que ha llevado a la Comunidad autónoma a conseguir el segundo mayor incremento del peso exportador, solo superado por seis centésimas por el País Vasco. Si hace cinco años, Castilla y León vendía fuera el 13,07% de las exportaciones nacionales de la automoción, ahora ha subido al 15,39%. Este diferencial de 2,32 puntos solo es superado en España por los vascos que en ese quinquenio han subido del 7,86% al 10,24% (2,38).

Las plantas de Renault en Valladolid y Palencia, y en menor medida la de Iveco en la capital vallisoletana, hacen de estas dos provincias la vanguardia exportadora de la Comunidad autónoma. No obstante, en el ranking provincial de ventas al exterior Barcelona se lleva la palma (23,6% del total) por la presencia de Seat, Mercedes Benz y Nissan; seguida de Valencia (14,8%) por Ford. Valladolid ocupa el tercer lugar (8,8%), Pontevedra el cuarto (8,6%) por PSA, Navarra el quinto (8,5%) por Wolkswagen, Zaragoza el sexto (7,6%) por PSA y Palencia el séptimo (6,1%).

La agroalimentación vive una época dorada en exportaciones; en Castilla y León y en España. Su volumen ha crecido un 41% en los últimos cinco años hasta alcanzar los 1.965 millones de euros en 2018 en la Comunidad. Son casi trece puntos más que la media nacional (28%) en un país que exportó 45.800 millones.

Los cinco años de aumento consecutivo de ventas fuera de España han llevado a la agroalimentación regional a ganar cuota en el ámbito nacional. Hoy representa el 4,28% de las exportaciones del sector en el país, cuando en 2013 significaban el 3,88%. Esta ganancia de 0,4 puntos duplica casi la obtenida por la automoción. Sin embargo, Castilla y León tiene aún mucho margen de diferencia con regiones líderes como Andalucía (22,97%), Cataluña (20,6%), Comunidad Valenciana (12,4%), Murcia (10,7%), Galicia (6,39%) o Castilla-La Mancha (5,48%). Ocupa el séptimo lugar de España en volumen exportador.
Sin embargo, el ritmo regional de negocio en el exterior es superior al de muchas líderes. Castilla y León es la cuarta comunidad de España que peso exportador ganó en este sector entre 2013 y 2018. Sólo Andalucía, Aragón y Castilla-La Mancha han evolucionado a un ritmo superior a cuatro décimas de cuota nacional.

Los nombres propios revelan el prestigio de este sector industrial: Campofrio, Calidad Pascual, Siro, Gullón, Prosol y buen número de bodegas que han iniciado su aventura exterior.

El sector agroalimentario regional presenta una mayor uniformidad provincial en el origen territorial de las exportaciones que el de la automoción. Cinco provincias superan el 10% en cuota autonómica de ventas en el exterior: Burgos (21,82%), Valladolid (18,52%), Palencia (17,49%), Salamanca (13,22%) y León (12,86%). Sin embargo, Palencia, Burgos, Soria y Valladolid han logrado aumentos cercanos al 50% en los últimos cinco años.

«El mercado exterior ha sido un recurso bastante generalizado de las empresas de todos los sectores en los recientes tiempos de crisis para equilibrar las ventas en un momento en el que el mercado interior se debilitó de manera acusada», señala Beatriz Escudero, presidenta de Vitartis, quien considera que esa apuesta por el exterior no ha sido coyuntural en el sector agroalimentario, «sino que tiene vocación de permanencia».

«Muchas de ellas ya vendían fuera de España y durante los años de la crisis intensificaron la apertura de nuevos mercados, no solo para compensar la caída de las ventas en España, sino como vía para crecer a medio y largo plazo», agrega la presidenta de este cluster agroalimentario que destaca el resultado de la encuesta entre sus socios: «El 67% prevé abrir nuevos mercados en el exterior durante 2019».La automoción y en menor medida la agroalimentación son los dos sectores estrella de la exportación regional. Ambos representan el 57,7% de las ventas de Castilla y León en el exterior, pero su pujanza actual es consecuencia de un ritmo desigual y opuesto en los últimos ejercicios: la automoción lleva dos años a la baja y la agroalimentación acumula al menos cinco al alza.

Las empresas de la Comunidad vendieron el año pasado fuera de España productos por 15.264 millones de euros, de los que un 44,8% corresponden al automóvil y a sus componentes y un 12,9% a una agroalimentación muy diversificada, según un informe de Icex para EL MUNDO.

Si estos dos sectores son los más dinámicos en el mercado exterior regional, ambos ocupan lugares de cabeza en relación al contexto nacional. Castilla y León es hoy, con el 15,4% del total del sector en España, la tercera potencia exportadora de coches y piezas de automoción, por detrás de Cataluña, líder indiscutible con el 24,6%, y la Comunidad Valenciana (15,5%) que supera en menos de una décima a la región castellana y leonesa.

Este lugar de cabeza en exportaciones de automoción contrasta con el liderazgo absoluto de Castilla y León en fabricación de vehículos, con una cuota nacional del 20,3%, según la memoria de 2017 de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), por delante, por segundo año consecutivo, de Cataluña que acumula el 19,2% del total. A más distancia se encuentra la Comunidad Valenciana, cuyo peso en producción de vehículos era del 14,6% hace un año.

Esta diferente posición regional en el ranking nacional entre exportación y fabricación se debe a que los coches que venden las empresas de la Comunidad, y sobre todo Renault, son sobre todo «utilitarios» y «no de gama alta» como los de otras autonomías, que elevan el volumen del precio y no el número de unidades, según la consejera de Economía y Hacienda,Pilar del Olmo.

El sector de la automoción batió su récord exportador hace dos años en la Comunidad con casi 8.000 millones de euros y en el conjunto del país con 45.275 millones. Desde entonces lleva dos años consecutivos de bajada; en 2017, con un retroceso del 4,7%, y en 2018 más del doble, un 10,2%.

Este descenso, consecuencia del frenazo de las ventas al exterior de Renault, no impide que las exportaciones del sector de la automoción hayan subido un 57% en los últimos cinco años, más de veinte puntos por encima de la media nacional (33,2%).

Este fuerte incremento, labrado entre 2013 y 2016, es el que ha llevado a la Comunidad autónoma a conseguir el segundo mayor incremento del peso exportador, solo superado por seis centésimas por el País Vasco. Si hace cinco años, Castilla y León vendía fuera el 13,07% de las exportaciones nacionales de la automoción, ahora ha subido al 15,39%. Este diferencial de 2,32 puntos solo es superado en España por los vascos que en ese quinquenio han subido del 7,86% al 10,24% (2,38).

Las plantas de Renault en Valladolid y Palencia, y en menor medida la de Iveco en la capital vallisoletana, hacen de estas dos provincias la vanguardia exportadora de la Comunidad autónoma. No obstante, en el ranking provincial de ventas al exterior Barcelona se lleva la palma (23,6% del total) por la presencia de Seat, Mercedes Benz y Nissan; seguida de Valencia (14,8%) por Ford. Valladolid ocupa el tercer lugar (8,8%), Pontevedra el cuarto (8,6%) por PSA, Navarra el quinto (8,5%) por Wolkswagen, Zaragoza el sexto (7,6%) por PSA y Palencia el séptimo (6,1%).

La agroalimentación vive una época dorada en exportaciones; en Castilla y León y en España. Su volumen ha crecido un 41% en los últimos cinco años hasta alcanzar los 1.965 millones de euros en 2018 en la Comunidad. Son casi trece puntos más que la media nacional (28%) en un país que exportó 45.800 millones.

Los cinco años de aumento consecutivo de ventas fuera de España han llevado a la agroalimentación regional a ganar cuota en el ámbito nacional. Hoy representa el 4,28% de las exportaciones del sector en el país, cuando en 2013 significaban el 3,88%. Esta ganancia de 0,4 puntos duplica casi la obtenida por la automoción. Sin embargo, Castilla y León tiene aún mucho margen de diferencia con regiones líderes como Andalucía (22,97%), Cataluña (20,6%), Comunidad Valenciana (12,4%), Murcia (10,7%), Galicia (6,39%) o Castilla-La Mancha (5,48%). Ocupa el séptimo lugar de España en volumen exportador.

Sin embargo, el ritmo regional de negocio en el exterior es superior al de muchas líderes. Castilla y León es la cuarta comunidad de España que peso exportador ganó en este sector entre 2013 y 2018. Sólo Andalucía, Aragón y Castilla-La Mancha han evolucionado a un ritmo superior a cuatro décimas de cuota nacional.

Los nombres propios revelan el prestigio de este sector industrial: Campofrio, Calidad Pascual, Siro, Gullón, Prosol y buen número de bodegas que han iniciado su aventura exterior.

El sector agroalimentario regional presenta una mayor uniformidad provincial en el origen territorial de las exportaciones que el de la automoción. Cinco provincias superan el 10% en cuota autonómica de ventas en el exterior: Burgos (21,82%), Valladolid (18,52%), Palencia (17,49%), Salamanca (13,22%) y León (12,86%). Sin embargo, Palencia, Burgos, Soria y Valladolid han logrado aumentos cercanos al 50% en los últimos cinco años.

«El mercado exterior ha sido un recurso bastante generalizado de las empresas de todos los sectores en los recientes tiempos de crisis para equilibrar las ventas en un momento en el que el mercado interior se debilitó de manera acusada», señala Beatriz Escudero, presidenta de Vitartis, quien considera que esa apuesta por el exterior no ha sido coyuntural en el sector agroalimentario, «sino que tiene vocación de permanencia».

«Muchas de ellas ya vendían fuera de España y durante los años de la crisis intensificaron la apertura de nuevos mercados, no solo para compensar la caída de las ventas en España, sino como vía para crecer a medio y largo plazo», agrega la presidenta de este cluster agroalimentario que destaca el resultado de la encuesta entre sus socios: «El 67% prevé abrir nuevos mercados en el exterior durante 2019».