Heraldo-Diario de Soria | Martes, 23 de julio de 2019

13:30 h. QUINTA ESQUINA

Jesús Ángel Fernández: «A la gente le apetece más estar en una peña que en una cofradía»

Escribe hermano mayor, mejor dicho, cofrade, en la cotidianeidad de los días, fuera también de la Semana Santa, unos días de Pasión acordes a los tiempos, en la que no falta nada.

P. PEREZ SOLER 11/04/2019

Pregunta.– ¿Qué conecta a la Semana Santa con la realidad?
Respuesta.– La Semana Santa más que nada es de los cofrades. Es un sentimiento de los cofrades que no solo se vive en Semana Santa, sino que se extiende a todo el año. En ese sentido sí que puede conectar con la realidad, porque no intentamos que nuestra forma de vida, de sentimiento, se concentre en Semana Santa, sino a lo largo de todo el año. Nuestra forma de entender la Semana Santa es una forma de vida. No es el hecho de procesionar o no hacerlo.
P.– ¿Y a usted?
R.– Es la forma de sentir, la forma de ser, de comportarte con los demás.
P.– Hay quien piensa que está caduca.
R.– Para nada, para nada. Sigue vigente desde hace miles de años y seguirá porque es un sentimiento.
P.– Creer no está precisamente de moda.
R.– Eso es cierto y ahí te tengo que dar la razón. El sentimiento religioso no está de moda, pero por fortuna aún somos muchos los que tenemos y ponemos en la calle para que la gente lo vea.
P.– ¿Qué le falta o sobra para ser acorde a los tiempos?
R.– No creo que le sobre nada. Además la Semana Santa es bastante completa, con la singularidad de que la de Soria creo que es la única que sigue el orden concreto de los acontecimientos de la Pasión de Cristo. Todas las procesiones van en ese sentido. Creo que es la única de España que lo refleja. Siendo un poco crítico, como me pedías, le falta un poco de respeto por parte del público. Aunque la gran parte se comporta de manera excepcional.
P.– ¿Por qué en el sur arrasa la efusividad y aquí el recogimiento?
R.– No tiene nada que ver la Semana Santa de Andalucía con las de Castilla. Aquí somos más serios, austeros. Va un poco en propio carácter de la gente. Aquí somos más recogidos y eso lo da el propio clima.
P.– No nos mires, súmate, como en las manifestaciones.
R.– No es nuestra intención que se sume todo el mundo, sino quien quiera sumarse. Lo único que pedimos es respeto. Partiendo de eso, el que quiera venir será bien recibido.
P.– ¿Y si mañana hay una hermana mayor?
R.– Por mi parte no habría ningún problema. Hasta me gustaría.
P.– ¿Soria está preparada para ello?
R.– Creo que sí, de hecho en las directivas de las cofradías hay muchas mujeres y en la Junta de Cofradías también tenemos varias mujeres.
P.– ¿La Junta de Cofradías también lo está?
R.– Sí, sí… Se están incorporando cada día más mujeres y sin ningún problema. Yo no conozco todas las cofradías como funcionan internamente. Conozco la mía. Las elecciones son abiertas y se presenta el que quiere. Si se presenta una mujer, bendito Dios y si sale elegida, estupendo.
P.– ¿Qué es lo que más cuesta de ser hermano mayor?
R.– No cuesta porque lo haces con gusto. Tienes más trabajo… algún problemilla siempre sale pero con la ayuda de todos se va solucionando.
P.– ¿Hay más peñistas de San Juan o cofrades?
R.– No sé el número de peñistas de San Juan porque no estoy muy metido en el tema de las peñas. Creo que ha subido mucho por comentarios que me llegan. El número de cofrades es de unos 2.500 aproximadamente. No te puedo decir si hay más peñistas.
P.– ¿Usted aboga por más cofrades?
R.– No es lo importante la cantidad, sino la calidad. Nosotros no obligamos a nadie, todo el mundo que viene es bien recibido. También es cierto que a la gente le es mucho más apetecible apuntarse a una peña de San Juan, para salir de fiesta y tomarse cuatro cervezas, que salir en una cofradía. Es algo más apetecible, sobre todo a la juventud.
P.– Santa Semana en campaña. ¿Será una señal?
R.– (Ríe). Son coincidencias de fechas y ya está. No tiene nada que ver. Nosotros somos completamente apolíticos y no tenemos que ver nada ni con un partido ni con otro.
P.– Habrá que mantenerlos a raya.
R.– Sí, de hecho, nunca nos han dicho ni se han mentido en lo nuestro. Igual que nosotros nos mantenemos al margen de lo suyo.
P.– Como ciudadano, atrévase a ponerles penitencia.
R.– Más que penitencia les daría un consejo, que pensaran más en todos los sorianos. Así de fácil. Es el mayor fallo, dejar de mirar adonde tienen que mirar, a los sorianos.