Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 24 de abril de 2019

MONUMENTOS

Los párrocos se movilizan para ‘salvar’ el patrimonio

Presentan 47 solicitudes de ayudas para restaurar diversos templos

Virginia Fernández 15/04/2019

La Diócesis de Osma-Soria se ha propuesto ‘salvar’ su patrimonio y para ello cuenta con la inestimable ayuda de los párrocos, que se han puesto manos a la obra para estudiar los desperfectos de los templos en los que ofician misa y notificarlos al Obispado con el fin de contar con ayuda económica para poder ponerles remedio cuanto antes. A principios de año la institución anunció la puesta en marcha de una convocatoria anual de ayudas para ejecutar obras de rehabilitación en iglesias, ermitas y casas parroquiales, que sustituyera al sistema de petición de ayudas para el arreglo de iglesias.

Y tras finalizar el plazo dado para presentar las peticiones, la Diócesis ha recibido un total de 47 solicitudes. Así lo confirmó el delegado de Patrimonio, Rubén Tejedor, quien indicó que cada una de ellas hace referencia a un edificio distinto y que la inversión a realizarse en el conjunto ascendería a «más de 500.000 euros».

Aunque aún es necesario llevar a cabo una nueva reunión para concretar los detalles de algunas de las actuaciones, tres destacan tanto por la cuantía necesaria para llevar a cabo la rehabilitación como por la «urgencia» de la misma.


La iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza de El Royo cuenta con la mayor petición de inversión, 150.000 euros, un 30% de la cuantía total. «Necesita una intervención urgente, sobre todo en las cubiertas, los muros y uno de los arcos», explicó Tejedor. «Es la más cara porque es la que más obras necesita», añadió. Los vecinos de la localidad llevan años lamentando el mal estado en el que se encuentra parte de la cúpula central y algunos arcos, deformados a causa de unas grietas, y los pilares de planta cuadrada desplomados hacia afuera. En 2015, la caída de un nido de cigüeña, arrastrado por el viento, provocó el desplome del pináculo de la torre del templo.

Otra de las actuaciones es la que se llevará a cabo en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Borobia. «Es uno de los templos que tenemos que salvar», indicó el delegado de Patrimonio. Y es que «se encuentra sobre unas rocas y corre un poco de peligro». «Además hay casas cerca», explicó. Para llevar a cabo esta intervención se destinará un presupuesto cercano a los 42.000 euros.

La tercera ‘gran’ intervención se realizará en la parroquia de San Pedro de Almazán. La Diócesis de Osma-Soria elaboró a finales del pasado año un informe tras los desprendimientos ocurridos a finales de agosto, cuando se cayeron cascotes del alero de la bóveda, que fueron a parar a la vía pública. La valoración estimaba el coste de la reparación en 60.000 euros, y ya entonces fue catalogada como una «intervención de urgencia».

La intervención preveía trabajos previos, así como obras de cerramiento y albañilería y también en las cubiertas y revestimientos. «La Diócesis ya dijo que ésta era una obra necesaria y urgente y que había que hacerla sí o sí», comentó entonces Tejedor tras dar a conocer los detalles del informe, argumentando como razones «de peso» la seguridad de las personas, «que es lo primero», y el preservar y cuidar el patrimonio.

A estas tres actuaciones, que están fuera del marco del convenio que se firma anualmente con la Diputación Provincial de Soria para el arreglo de templos, se sumarían 44, llegando a invertirse en todas ellas una cuantía superior al medio millón de euros.

«Lo que hemos querido hacer este año es que los párrocos fueran los que presentaran las solicitudes, porque al fin y al cabo son ellos los que mejor conocen la situación real en la que se encuentran nuestros templos», indicó Tejedor. «Además hemos logrado hacerlo de una manera más organizada», añadió.
El delegado de Patrimonio señaló que «a Dios gracias, los párrocos y los vecinos están preocupados de que no se estropee el patrimonio», por lo que ellos se están convirtiendo en garantes de estos edificios religiosos.

La decisión parte de la Comisión de Casas y Templos y fue aprobada a finales de año por el Consejo de Asuntos Económicos de la Diócesis. La convocatoria marcaba tiempos y fija topes en las cuantías: el Obispado aportará un tercio del presupuesto, esto es, hasta un 33% del coste de las obras. El resto deberá ser asumido por las parroquias.

Tejedor aseguró que «todavía queda mucho por hacer» ya que la provincia cuenta con «más de 1.000 templos». «Y hay que cuidarlos y mantenerlos en buenas condiciones», indicó.

El responsable de Patrimonio puso en valor, además, las ayudas que en este área tienen otras administraciones, asociaciones o particulares preocupados con el patrimonio eclesiástico soriano.
El obispo de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea, anunció a principios de año que la «previsión» diocesana es la de «ir aumentando las inversiones» en la conservación del patrimonio de la provincia, a lo que destina el 40% de sus gastos, según indicó el prelado en referencia al ejercicio de 2017. El balance económico de ese año cifra los gastos de la Diócesis en 2.264.476,24 euros, de los que a la conservación de edificios se destinó el 39,05%, lo que en cifras absolutas supone 905.790 euros. Esta área se lleva el porcentaje de gastos más elevado, y es que mantener los templos en buen estado es uno de sus objetivos.