Heraldo-Diario de Soria | Sábado, 7 de diciembre de 2019

Unos controles tributarios necesarios para la veracidad

EDITORIAL 02/05/2019


LA JUNTA de Castilla y León logró recuperarel año pasado 1,3 millones de los contribuyentes de la provincia gracias a los más de 1.300 controles realizados, una cantidad muy importante que acaba destinándose a sectores específicos como la sanidad o la educación, entre otros, por lo que hay que hacerse una idea de la importancia de cumplir con estos pagos. Además, la recaudación tributaria del Gobierno regional creció un 8,1% hasta los rozar los 24 millones de euros.
Las inspecciones están orientadas a comprobar la veracidad de las autoliquidaciones presentada así como a detectar a aquellos contribuyentes que tratan de eludir sus responsabilidades con la Hacienda de la Comunidad. La lucha contra la fraude es una de las cuestiones que se han impuesto en las administraciones conscientes del cumplimiento ciudadano. En cuanto a las comprobaciones ordinarias, el mayor volumen estuvo relacionado con el impuesto que grava las Transmisiones Patrimoniales y los Actos Jurídicos Documentados.
Hay que tener en cuenta que una quinta parte de la economía española está sumergida, no se declara. Luchar por aflorar ese dinero negro es la mejor medida para recaudar más, según los expertos. Para ello habría que aumentar las inspecciones
En el impuesto de Sucesiones y Donaciones, que muchos partidos políticos abogan por eliminarlo, cabe destacar que aunque solo se realizaron 405 procedimientos en Soria, la cuantía ingresada por la Junta a través de estas operaciones fue de 667.340 euros. Por último, sobre el impuesto al Juego se desarrollaron cinco controles que arrojaron un saldo para la Hacienda regional de 230 euros.  
En Castilla y León, sólo los impuestos de Sucesiones y Donaciones están algo por encima de la media, mientras que la carga fiscal a través del IRPF es una de las más bajas del país, especialmente en el caso de las rentas bajas y medias. Por otra parte, también es una de las comunidades autónomas con menos impuestos propios.
El sistema de impuestos por comunidades autónomas en España puede resultar, al menos a priori, algo difícil de entender debido a las múltiples disparidades en materia de presión fiscal en un Estado descentralizado. En concreto, en cuanto al IRPF, las Sucesiones y Donaciones, así como a los impuestos regionales, existen notables diferencias que, en algunos casos, se traducen en miles de euros al alza o a la baja. Así, por ejemplo, aspectos comunes a todas las comunidades como la renta o el patrimonio no determinan las cantidades que se han de abonar cuando una persona recibe una herencia, una situación que provoca que algunos contribuyentes lleguen al punto de cambiar sus domicilios fiscales. Con este panorama, resultaría lógica una uniformidad de criterios o, como se reclama desde Soria, medidas positivas para conseguir fijar población.