Heraldo-Diario de Soria | Lunes, 26 de agosto de 2019

La provincia de Soria está de moda para los turistas

EDITORIAL 06/05/2019

SEGÚN LA Asociación de Guías Río Duero, la provincia de Soria está de moda, y cada vez más. Durante la pasada semana, coincidente con el puente festivo para la Comunidad de Madrid, se ha puesto de manifiesto que así es, con prácticamente lleno en muchos establecimientos hoteleros y aún mejor respuesta en la restauración, máxime cuando ayer se celebró el Día de la Madre, una cita también señalada en el calendario y propicia para el sector.

La presencia de turistas madrileños ha animado la provincia desde el pasado miércoles, dado que el jueves fue festivo en dicha comunidad y también el viernes para muchos de ellos. Un puente de cinco días en el que el turismo de interior se ha impuesto, sobre todo por la cercanía de la Semana Santa en la que se suele optar por viajes más largos.

La geoposición de Soria, al margen de su aislamiento en infraestructuras, se impone como criterio diferenciador y los visitantes así lo entienden. Es un punto central para madrileños, pero también para vascos, aragoneses o logroñeses.

El turismo de Madrid siempre ha sido un puntal importante para Soria, pero mucho más desde que la construcción de la Autovía de Navarra, A-15, ha facilitado el camino, aminorando tiempos de viaje, y sobre todo mejorando las condiciones de seguridad y por lo tanto de tranquilidad. Es mucho más difícil que los turistas se aventuren horas por carreteras convencionales de doble dirección, en las que la conducción requiere un mayor esfuerzo y el riesgo siempre es más elevado.

Sin duda un factor igualmente determinante en esa escalada del turismo en la provincia es su gastronomía, como lo evidencia el hecho de que el sector de la restauración haya registrado tan alto grado de ocupación en estos días. La promoción de productos exclusivos de Soria como pueden ser el torrezno, la micología y la trufa, además de su ya famosa mantequilla, así como el contar con dos estrellas Michelin, conforman un panorama gastronómico que atrae a visitantes deseosos de disfrutar no sólo recorriendo paisajes y patrimonio sino dando gusto también al paladar.

Soria está siendo descubierta como la gran desconocida, ese pequeño reducto de la España vaciada que además sacó pecho en Madrid en la manifestación que congregó a miles de personas el pasado mes de marzo. El gusto por el mundo rural se impone y ahí Soria tiene mucho que decir y que compartir.
Con este panorama, es lógico que los madrileños, pero también aragoneses, logroñeses o vascos quieran optar por un turismo cercano y que puede ofrecer sorpresas.

Es en ese sentido en el que trabaja la provincia de Soria para fomentar su turismo y todo indica que se va por el buen camino. Por eso, macropuentes como el de la semana pasada contribuyen de una manera clara a mejorar las estadísticas turísticas y por lo tanto a generar riqueza en el sector hostelero y de restauración, un punto clave en el desarrollo económico, que debería potenciar a su vez la creación de nuevos establecimientos para acoger a todos esos visitantes cada vez más atraídos por territorios como el soriano.

Y es ahí donde se pone el acento en la repoblación ya que espacio existe y lo que se necesitan son iniciativas, emprendedores que impulsen ese turismo, porque la materia prima ya existe.
Es el momento de poder aprovechar el tirón y de consolidar a la provincia de Soria como un lugar turístico por descubrir, de sacar rendimiento a esa curiosidad que todavía despierta, aún más ahora que la España vaciada se ha dejado oír. Todo ello debe traer como consecuencia nuevas iniciativas empresariales y por ende mejores infraestructuras para responder a la demanda y facilitar a los turistas que conozcan una tierra con fama de desconocida.