Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 21 de agosto de 2019

SOBRE VIVIR

Democracia y escuela

JOSÉ MARÍA MARTÍNEZ LASECA 23/05/2019

DICEN que este 26 de mayo, en que se celebran Elecciones por triplicado: Municipales, Autonómicas y Europeas, supone jugar una suerte de segundo tiempo. Ello es así, porque estas completarían a las Elecciones Generales del pasado 28 de abril. Que muchos son los llamados en las listas de los distintos partidos políticos que concurren a las mismas, y pocos los que resulten elegidos ese día. Queda la intriga, pues, de lo que va a pasar en esa lucha por alcanzar el poder en las instituciones correspondientes. ¿Acertarán los sondeos?
Está a punto de finiquitarse la campaña electoral de mítines, debates y actividades varias de propaganda por parte de los candidatos respectivos, hablando de los numerosos problemas que observan y de los mágicos remedios que pretenden aplicar para solventarlos. Un exceso de información intensiva que se convierte en ruido, sin que se perciban con nitidez los programas electorales que presenta cada cual. Y está claro que nos va mucho en el asunto.
Porque las decisiones que se tomen después en los Ayuntamientos, Parlamentos Autonómicos y en la Eurocámara incidirán en nuestras vidas cotidianas como los mismos rayos del sol. De ahí que le extrañe a uno esa desidia. Que este acontecimiento no mueva más las conversaciones de la gente. Sobre a quién votar, a sabiendas de las políticas que aplicarán al gobernar: el qué, para qué y para quién. Porque como bien nos recomendara Antonio Machado: «Haced política, porque si no la hacéis, alguien la hará por vosotros y probablemente contra vosotros».
Mas, no sin una cierta prevención por la degeneración que esta podía tener. ¿Hasta qué punto algunos políticos que dicen luchar por el bien común no están sino defendiendo sus propios intereses personales?
Con razón se quejaba el escritor Antonio Muñoz Molina al advertir que uno de los problemas de la democracia española es que no ha creado conscientemente una cultura democrática.
Toda vez que una parte de la cultura democrática es la reverencia pública por el conocimiento. Porque no puede haber ciudadanía ignorante.
Y, de hecho, la educación pública, la escuela pública se funda justo cuando se fundan los sistemas democráticos. Por eso la crisis de la escuela -sentencia el pedagogo Henry Giroux- es la crisis de la democracia. Al no fomentar el pensamiento crítico para crear ciudadanos ‘conformistas’ que no reclamen nada a las Administraciones.