Heraldo-Diario de Soria | Viernes, 16 de noviembre de 2018

TECNOLOGÍA

El Campus de Soria se unirá al de Burgos a través de fibra óptica

Un anillo de 1.600 kilómetros supondrá una inversión de 9,2 millones de euros

DIARIODESORIA.ES 07/01/2015

Castilla y León dispondrá a mediados del próximo año de la Red de Ciencia y Tecnología (RCTCyL), un circuito de unos 1.600 kilómetros de fibra óptica que revolucionará la conectividad de once entornos universitarios. Una de las líneas unirá el Campus Duques de Soria con el Campus de Burgos. Formará un anillo de altas prestaciones que permitirá el intercambio de datos a gran velocidad y en una doble dirección a todos los campus públicos. Además, la Comunidad se convertirá en pasarela de la información entre el norte y el centro peninsular.

Esta infraestructura, que contribuirá a un importante ahorro en los gastos de comunicaciones de los centros académicos y de investigación universitarios, dotará a la Comunidad de una infraestructura troncal que podría albergar otros usos ya que estará conectada con la red nacional RedIRIS-NOVA, que se caracteriza por tener 14.000 kilómetros con 175 puntos equipados con tecnología óptica. Además, en un futuro se podría ampliarse a la red hospitalaria universitaria, centros tecnológicos e institutos de I+D+i, según recoge Ical.

Se trata de un proyecto que impulsan las consejerías de Educación y Fomento y que cuenta con financiación de la Administración central. Por un lado, la sociedad Red.es está acometiendo una inversión total de 6,78 millones en la instalación de las líneas de fibra, una tarea que estará terminado a lo largo de 2015. También, el Centro de Supercomputación dispone de una partida de 2,39 millones para los equipamientos y conexiones, ya que ‘Calendula’ actuará como oficina técnica y centro de coordinación de la red autonómica.

El departamento de Antonio Silván continúa con su política de dotar a la Comunidad de las denominadas ‘redes del siglo XXI’, que se caracterizan por ofrecer una capacidad muy alta de navegación e intercambio de datos. Además su diseño le permitirá mantener las comunicaciones en caso de que se produzca una incidencia a través de diferentes ramales, lo que garantiza que el flujo de información pueda circular por dos «caminos físicos» prácticamente desde todos los puntos.

La nueva red de fibra óptica oscura también permitirá a los centros de investigación de Castilla y León sumarse a los flujos de información de la comunidad científica internacional a través de la red académica europea Géant. Su despliegue en la Comunidad marcará un antes y un después en los entornos universitarios ya que podrán beneficiarse de servicios de telecomunicaciones de muy alta capacidad, de hasta diez gigabit por segundo (Gbps)-, con muy baja latencia y plazos de activación muy reducidos.