Heraldo-Diario de Soria | Jueves, 20 de septiembre de 2018

VALLADOLID

Cepillado accesible

La UEMC crea un sistema para pacientes con párkinson o parálisis cerebral que permite la correcta manipulación de un cepillo de dientes

ESTÍBALIZ LERA 23/03/2017

Hay que ser escrupulosos con la higiene bucal: cepillar los dientes, no solo tres veces al día, sino después de cada comida. Una sencilla acción que garantiza una sonrisa hermosa y sana. Cuando te los lavas, eliminas la placa dental, una capa de bacterias que ocasiona caries, enfermedades en las encías, y si la ignoras por mucho tiempo, puede hacer que se te caigan los dientes. Sin embargo, hay personas que no es que no quieran lavarse los dientes, es que necesitan a alguien para llevar a cabo este hábito diario.

Para cambiar esta situación, un equipo de investigadores de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) ha desarrollado un sistema orientado a aquellas personas que presentan limitaciones posturales, de desplazamiento o de coordinación del movimiento (párkinson, parálisis cerebral, síndromes hipercinéticos...) y a usuarios con una movilidad reducida que precisen asistencia para la correcta utilización de objetos de uso cotidiano.

HTB Brush –así se llama este prototipo– está formado por cuatro partes principales: un chasis rígido, una cámara neumática, un pequeño motor para hinchar y deshinchar el neumático y un sistema de sujeción (tipo asa) que puede adaptarse a diferentes tamaños. «Tanto el diseño de la parte del chasis como el asa están pensados para poder ser montados y desmontados con facilidad con el fin de simplificar su limpieza, lo cual es importante dado el entorno de utilidad», explica Laura San Martín, doctora en Odontología y promotora del grupo multidisciplinar que desarrolla el producto.

Las piezas se fabricaron con una impresora en tres dimensiones y con materiales biocompatibles. ¿Cómo funciona? El diseño, tal y como detalla la investigadora Rosalía Marcano, se basa en un sistema neumático que facilita la sujeción del cepillo dental tanto manual como eléctrico, incorporando un mango ergonómico y un asa que permiten su uso de una forma más cómoda a pacientes con limitación de la movilidad.

En este sentido, expone que el desarrollo de ayudas técnicas ha facilitado la tarea incorporando aditamentos para la prensión o extensión que permiten adaptar varios utensilios para un usuario específico. «Poco se ha trabajado en los elementos de sujeción para instrumentos de higiene oral, la mayoría se limita a la elaboración de mangos que se adaptan a la deformación de la mano a partir de materiales como las siliconas», lamenta, antes de añadir que su herramienta corrige este problema y permite utilizar no sólo cepillos convencionales, sino también eléctricos.

Respecto a las ventajas, los investigadores Francisco Miguel García y Matías López comentan que la primera idea que surgió fue la creación de un brazo robótico, no obstante, y dado que el objetivo final perseguía que pudiera ser un utensilio que llegará al mayor número de personas, se trató de simplificar el diseño. Además, apuntan que querían que fuese «fácilmente replicable» y «de coste reducido», así que optaron por un diseño modular, que permite el intercambio entre diferentes partes, ya que es «versátil» y su uso se puede extender a personas de diferentes edades.

La idea surgió en la cafetería de la facultad. «Laura comentó que había tenido un paciente que presentaba problemas para sostener el cepillo de dientes y este inconveniente le había generado unas dificultades para poder tener una higiene bucodental correcta», relatan García y López. A partir de esa charla, el equipo decidió ponerse manos a la obra y servilleta en mano esbozaron algunas ideas.

Más tarde se publicó el concurso de prototipos orientados al mercado que convoca la UEMC en el marco del Plan de Transferencia del Conocimiento Universidad-Empresa TCUE de la Consejería de Educación de la Junta, y presentaron el proyecto, donde obtuvieron el tercer premio en la categoría de Idea Empresarial. Derivado de este prototipo se planteó la idea empresarial (H-SMILE) que abarca otro tipo de productos relacionados con el sector de la odontología y pacientes con necesidades especiales.