Heraldo-Diario de Soria | Sábado, 17 de noviembre de 2018

18:16 h. LEÓN

Tecnología para el ahorro

Un graduado de la ULE diseña un dispositivo que mide el estado de un móvil que va a ser vendido en el mercado de segunda mano

E. LERA 29/03/2017

Una de las claves del ahorro en la economía doméstica es saber comprar. Con la crisis y sus devastadores efectos, los consumidores han cambiado sus hábitos. Muchos con un presupuesto que no cubre sus necesidades, han decidido optar por artículos de segunda mano, algo que en otros tiempos nunca se hubieran planteado. Y, precisamente, en ese mercado es donde hay que abrir bien los ojos. Existen múltiples aplicaciones y páginas web, donde se pueden adquirir cientos de reliquias con precios más o menos módicos, sin embargo, nadie garantiza que lo que recojan sus anuncios sea real. Todo se supedita a la honestidad del vendedor. O, mejor dicho, se supeditaba por lo menos cuando el producto que se va a comprar es un teléfono móvil.

Un graduado de Ingeniería Aeroespacial de la Universidad de León (ULE) ha desarrollado Lyra, un sistema que aporta información cuantitativa que permite comparar dos dispositivos de manera objetiva. Según explica Óscar Blanco, los datos se aportan al usuario a través de una aplicación, que tiene que realizar dos tareas: medir una serie de parámetros en el móvil y compararlos con el resto de móviles que han medido previamente. «Esta información se envía al interesado en el dispositivo, y de esta manera se puede saber cómo de bueno es éste en términos absolutos, así como compararlo con el resto de referencias que hay en el mercado», apunta.

La clave, en su opinión, está en la tecnología que hay detrás para hacer las comparaciones. «El mercado mundial de venta de smartphones de segunda mano alcanza cifras de decenas de millones de dispositivos, y se espera que crezca y mucho en los próximos años. Recoger esta información, tratarla y ser capaces de atender a las peticiones de los distintos usuarios casi instantáneamente constituye un verdadero desafío técnico», expone.

Reconoce que en el mercado sí que existen test que permiten medir distintos aspectos del móvil y obtienen una puntuación generada en una escala propia. Sin embargo, manifiesta que el número obtenido por sí solo no dice nada. Ahí, apunta, muy emocionado, es donde entra Lyra, que se podría integrar en una plataforma de compraventa de dispositivos electrónicos y aportaría «un enorme valor añadido» para los usuarios. En la actualidad, en estos espacios solamente se pueden encontrar imágenes, descripciones y comentarios.

Este proyecto se presentó a la edición 2016 de Yuzz emprendedores, un programa que forma a jóvenes dándoles la oportunidad de presentar una idea con base tecnológica y transformarla en un plan de empresa en el plazo de cinco meses. Durante ese tiempo, se reciben sesiones formativas en distintos campos, como marketing o finanzas, para iniciarse en el mundo del emprendimiento. Al mismo tiempo, se va desarrollando un plan de empresa.

En su caso, se presentó gracias a un amigo. Su idea inicial surgió a raíz de una avería en el coche. «Pensando en cómo se podría predecir cuándo un vehículo se va a estropear, recogí mucha información y me di cuenta de que los coches tienen una gran cantidad de sensores que monitorizan un montón de variables continuamente, pero esa información es de difícil acceso sin el equipo adecuado», cuenta Blanco.

Así que desechó la idea porque era «complicada». Eso sí, gracias a ella, su bombilla volvió a encenderse y decidió extrapolar ese proyecto a los ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes. «Estos dispositivos no son comparables con los coches, no suele haber tanto interés en repararlos cuando se estropean, se desechan». Por ello, adaptó sus intenciones a otra utilidad: medir el estado de los dispositivos de cara al mercado de segunda mano.

En la actualidad, el graduado de la ULE está estudiando un máster en Big Data en la Universidad Carlos III de Madrid «a tiempo completo». No obstante, no descarta en un futuro continuar con el desarrollo del proyecto que, según reconoce, sirve para colocar en igualdad de condiciones tanto al vendedor como al comprador, ya que este último ahora se encuentra en una situación de desventaja.