Heraldo-Diario de Soria | Lunes, 12 de noviembre de 2018

PERSONAJES ÚNICOS / PABLO KURT

El economista del séptimo arte

Es mirandés y cada día se cuela en el ordenador de millones de amantes del cine a través de FilmAffinity / En las años 90 se prendó de internet y decidió aunar su pasión y su saber hacer en una web donde votar películas, escribir críticas e intercambiar mensajes con otros usuarios.

E. Lera 29/04/2017

Es un estilo, una voz, la visión de un emprendedor, una cultura y una filosofía propia, zurcida a dúo con otro genio de los ordenadores. Es director de una base de datos cinematográfica de éxito. Pero ante todo un cronista y la conciencia de una comunidad tímida, que lucha por sus sueños hasta hacerlos realidad. Un notario de una supervivencia que teje a golpe de esfuerzo y trabajo. Pablo Kurt es el fundador de la web de referencia en español para los amantes del cine. Con un catálogo de 140.000 películas y series, 570.000 usuarios registrados y más de 600.000 críticas escritas, FilmAffinity es un enclave para muchos internautas que buscan formarse una opinión acerca de las obras o aportar la suya propia.

Nació en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, donde vuelve siempre que puede porque es un lugar «donde desconecta», su destino natural. Estudió Economía en Valladolid y Madrid, pero cuando finalizó la licenciatura se dio cuenta de que no le gustaba nada y decidió encontrar un trabajo que le apasionara. «Apenas descubrí internet a mediados de los años 90 ya quise dedicarme a este sector, y al cine, mi gran pasión», reconoce. Hizo el petate y se trasladó a Canadá con la idea de hacer una página para votar y recomendar películas porque no existía. «No pensaba en hacerla tanto como un proyecto de empresa, sino como una web mía», rememora.

Al otro lado del charco estudió un máster de negocios y marketing online y su proyecto de fin de carrera fue, como no podía ser de otro modo, un buscador de películas basado en la pequeña base de datos que creó en España, donde votaba películas y comparaba sus votaciones con las de otros críticos de cine. Kurt regresó a España, dos meses antes de que cayeran las Torres Gemelas, con la idea firme de montar una web. Entonces, lo primero que hizo fue buscar financiación, pero la situación mundial hizo que los planes se torcieran. Sin embargo, en ese peregrinaje se topó con Daniel Nicolás, un programador «con enorme talento» que se convirtió en su socio. Juntos emprendieron un viaje que ha llegado hasta la actualidad. Y no tiene visos de parar.

«Compartimos una misma visión en todo lo referente a la web y a internet. Y llevamos ya 17 años, algo infrecuente. Lo cierto es que ha sido un gran aprendizaje, a veces sobre la marcha; hemos tenido que aprender de todo porque en 2001 no había tanta especialización de todo como ahora, que puedes comprar contenidos, contratar de forma externa al SEO, redes sociales... Nosotros lo hicimos los dos de la nada», cuenta, muy emocionado, antes de añadir que los conocimientos estudiados dan «una visión global», pero en la práctica «no sirven para mucho». Por eso, recomienda seguir formándose día a día, sin parar.

FilmAffinity se lanzó en mayo de 2002 y el pasado mes de marzo recibió 3,2 millones de visitas. Su éxito reside, a su juicio, en que es un sitio «con información útil y entretenido». «El usuario es lo principal: el centro de todo. En otras webs lo primero es la información, los datos y las noticias. En la nuestra todo gira alrededor del usuario y de su experiencia, y que el resto de visitantes tengan acceso sencillo y rápido a esa información, que puedan saber qué opinan otras personas. Para nosotros es clave la personalización, y que nuestro sistema de recomendación por afinidad es, no sólo pionero, sino muy preciso y sencillo», expone el mirandés.

Marcado por el «guión apabullante y perfecto» de Casablanca y por «el cuento fascinante» de Alien, Pablo Kurt no se considera una persona influyente del celuloide español, eso sí, lucha a diario para garantizar la credibilidad e imparcialidad de los contenidos. «Los que influyen (y mucho) son nuestros usuarios votando y escribiendo críticas», apostilla. Además, manifiesta que la web está personalizada para que se puedan ver las votaciones de los amigos, y de lo que llaman almas gemelas –gente que, aunque no se conoce, comparte una afinidad tremenda–. Desde su creación, la base de datos ha cambiado mucho: comenzó como un espacio donde votar películas y ver recomendaciones, pero apenas hace un par de años se añadió la opción de agregar amigos, escribir críticas e intercambiar mensajes con otros usuarios. «Somos red social, sí, pero nos gusta más considerarnos web de votación y recomendación», sostiene.

De cara al futuro, quiere expandirse de forma internacional. De hecho, ya han salido versiones especializadas en México, Argentina, Chile y Colombia, pero la idea del mirandés es «ser una web referente» en votación y recomendación de películas, a la vez que la personalización y la experiencia de usuario es cada vez mejor, más fácil y más útil.

Para Kurt, Castilla y León no es una comunidad autónoma puntera en empresas propias de internet, no obstante, considera que sí que hay talento. El problema, a su juicio, radica en que las administraciones públicas van siempre por detrás. «No son conscientes de la trascendencia de las transformaciones», lamenta y añade: «Todo está cambiando ante nuestros ojos a una velocidad inaudita, y al igual que el reto del ciudadano es formarse de forma continua, necesitamos gobernantes que entiendan estos cambios como objetivo principal, y que defiendan los intereses de los ciudadanos», sentencia.