Heraldo-Diario de Soria | Viernes, 21 de septiembre de 2018

10:26 h. SAN JUAN

La idea tomó forma en las Bailas

En su sanjuanera panda de amigos, de la Poca Pena, ya han comenzado unos el camino y les han seguido Jorge e Isabel, pero ya se están animando también otras dos parejas

31/05/2017

Jorge Llorente Martínez e Isabel López Blanco son los jurados de la cuadrilla de San Juan en 2017. Él, soriano de 33 años y técnico de mantenimiento, y ella, igualmente soriana de 29 años y trabajadora en el sector de la banca, tenían la ilusión de ser jurados desde hace tiempo y querían seguir los pasos de los padres de Isabel, que lo fueron en 1989. Como única opción escogieron la cuadrilla de San Juan, el barrio de siempre de la jurada y el Martes a Escuela a primera hora su secretario, Alberto Gallego, bajó a apuntarles al Ayuntamiento, ya que ellos estaban trabajando. En San Juan había cuatro parejas apuntadas y dos de ellas se movieron a otras cuadrillas, mientras que con las dos que quedaban se aplicaron las ordenanzas.

La idea se gestó cuando el Lunes de Bailas, estando con los amigos y con la peña a la que pertenecen, la Poca Pena, «antes de bajar a las Bailas, comenzamos a hablarlo mientras rellenábamos las botas de vino y, poco a poco, la cosa fue animando y a repartirse los cuatros...». Jorge e Isabel ya fueron secretarios en 2014, cuando los suyos de este año fueron jurados de Santiago, así que la cosa es recíproca, por lo que ya saben como funciona una cuadrilla por dentro. En la cuadrilla tienen a gente con mucha experiencia, como la madre de Isabel, Carmen Blanco, y personas que han estado en cuadrilla muchos años seguidos.

Desde ese año han estando valorándolo y para 2017 la estabilidad laboral ha sido lo que les ha animado, principalmente, antes de que lleguen los niños, ya que «luego cuesta más». Además, es de mucho peso contar para organizar la cuadrilla con unos 60 amigos y más de una veintena de familiares que les respaldan en los muchos quehaceres que implica todo esto.

Como sus compañeros, muestran su alivio y entusiasmo por que en enero ya estuvieran cubiertas todas las cuadrillas. «Eso ha hecho que el grupo nos hayamos conocido pronto y hayamos congeniado tan bien. Además, esto es algo que hay que hacerlo con tiempo», indican. Animan a otras parejas a ser jurados, «porque hay que serlo una vez en la vida, si eres de Soria y te gustan las fiestas». En su cuadrilla ya han candidatos y ellos reconocen que están «pinchando» para que se apunten los próximos años.

DE LA POCA PENA

Como ya decíamos, esta pareja de jurados y su grupo de amigos son todos de la Poca Pena, concretamente Jorge desde hace 16 años e Isabel desde hace 11. Han podido, por tanto, disfrutar las fiestas con la peña de día y de noche, algo que para ellos es increíbe. Y creen que con la cuadrilla y como jurados descubrirán muchas cosas más desde dentro, lo que también tiene un encanto especial, como las subastas, la preparación de la caldera, las dianas de mujeres...
En cuanto a sus momentos sanjuaneros por excelencia, para ambos es la Saca, cuando suenan los tres cohetes y sale el ganado bravo por las puertas de los corrales de Cañada Honda. «Hemos vivido la Saca de muchas maneras posibles, en moto, andando con un calor tremendo, en todoterreno, en el chiringuito de la Poca Pena... Y este año como jurados», explican. Desde el cargo, creen que va a ser también «una pasada» la entrada en el Ayuntamiento el Miércoles del Pregón.

Tienen muchos recuerdos de cuando comenzaron a vivir las fiestas, como cuando Isabel se vestía de piñorra desde bien pequeña – desde su primer año de vida – y las meriendas de toda la familia en el mismo sitio de Valonsadero cada año. Jorge recuerda sus andanzas por las rocas del monte y también con los toros, aunque fue un manso el que le dio un buen susto. Para ellos, es fundamental que en las propias familias se enseñe a valorar las tradiciones y ellos mismos lo están comprobando con sus sobrinos, que son pequeños pero que colaboran yendo a apuntar y pintando botas, con toros y toreros.

Estos jurados opinan que las fiestas son «un sentimiento común» para los que las valoran y desean vivirlas, mientras que para los que no es así optan por irse fuera esos días. Jorge e Isabel tienen ya muchas ganas de que lleguen los toros y de los festejos de Valonsadero, aunque lamentan que «todo está pasando muy rápido...».

A los vecinos del barrio les piden colaboración para mantener uno de los usos y costumbres más arraigados de las fiestas y destacan que, en su cuadrilla, aunque haya mucha gente que esos días se va de vacaciones sí que quieren entrar en fiestas.

Como muchos de sus compañeros, piden una reorganización de cuadrillas y otros temas importantes, como que «las ordenanzas se adapten a la evolución de los tiempos, manteniendo los usos y costumbres pero con una actualización». Para Isabel y Jorge, es importante que el Ayuntamiento haya contado con los ciudadanos para actualizar las ordenanzas.

En cuanto a la decoración del local, han incluido imágenes de los días de San Juan firmadas por José Luis Chaín, María Carramiñana y Enrique Beltrán, así como la letra alusiva a San Juan de la popular sanjuanera Las Doce Cuadrillas. También hay un cachirulo y unas banderillas confeccionadas por la madre de Jorge, Mª Carmen Martínez, un mantón de la madre de la jurada, un capote, el rincón de las peñas con banderines y pañuelos, unas 300 fotos de la panda de amigos en fiestas... En definitiva, «un pedacito de los que están en la cuadrilla». Y no hay que olvidar el original photocall, que tuvo mucho éxito en el Catapán, así como la iniciativa de la cámara gopro y de seguir el recorrido de la bota desde que se rellena. «Nos adaptamos a los nuevos tiempos sin salir de la tradición. El logotipo es de Numanguerrix, en base a la idea de Jorge de incluir la puerta de los corrales, y «ha quedado muy animado y juvenil».