Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 26 de septiembre de 2018

LUNES DE BAILAS

Multitudinaria procesión

Diariodesoria.es 04/07/2017

El intenso Lunes de Bailas consumió las pocas fuerzas que les quedaban a los sorianos para disfrutar de las fiestas de San Juan.

La jornada comenzó con la procesión desde la plaza Mayor de las doce cuadrillas con los santos titulares hasta la ermita de La Soledad, donde tuvo lugar la celebración de la misa, presidida por el obispo de la Diócesis de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea. Posteriormente, las cuadrillas, con paso solemne, se dirigieron de nuevo hasta la plaza Mayor donde todas ellas le rindieron pleitesía a laVirgen de la Blanca. Uno a uno fueron pasando los miembros de cada cuadrilla por delante de la imagen de la Virgen, colocada en los arcos del Ayuntamiento.

Tras ellos lo hicieron los centenares de peñistas que entregaron las flores de colores a la cuadrilla. Y como es tradición, un año más, los peñistas de El Cuadro soltaron sus globos de color amarillo y sus palomas que llenaron el cielo azul del Lunes de San Juan.

Después comenzó el periplo de cada cuadrilla que cumplió con la obligación de recorrer con el santo todas las calles del barrio hasta bien entrada la tarde.

La fiesta estalló por la tarde en la Bajada a las Bailas. La Banda de Música inició el desfile desde la puerta de la Dehesa, donde esperaban cientos de sanjuaneros, para avanzar hasta la pradera de San Polo, al ritmo de las charangas de las peñas que no dejaron de tocar la canción de «la tarde del lunes, lunes de San Juan».

Las orillas del Duero se llenaron de sorianos que bajaron a merendar y también a disfrutar con la música de la Banda de Música que llenó la pradera de sones sanjuaneros.

Entre baile y baile, el regreso a la ciudad, de nuevo, a ritmo de la música de las peñas, para acudir al ‘Adiós, adiós San Juan’, con el que se despidieron las fiestas para el próximo año. Algunos lo tenían ya claro y la cuadrilla de La Blanca tenía ayer candidatos de jurados para 2018. La tarde transcurrió tranquila y Cruz Roja solo asistió a diez personas de heridas de pequeña consideración.