Heraldo-Diario de Soria | Viernes, 21 de septiembre de 2018

La primera campaña sin cuotas eleva la producción de remolacha un 16%

Acor y Azucarera estiman un aforo de 2.800.000 toneladas, 400.000 más que la campaña anterior / Toro abre hoy y Acor moltura ya en Olmedo

MARISOL CALLEJA 03/10/2017

El fin de las cuotas en el sector remolachero es ya una realidad, la liberalización llegó oficialmente el pasado uno de octubre, aunque cultivadores, administración e industria llevan ya tiempo anticipándose a este escenario para evitar que se repitan escenarios como la crisis vivida por el sector lácteo.

La desaparición de los cupos es para la directora agrícola de Azucarera, Salomé Santos, una «oportunidad» para crecer en superficie de cultivo. De hecho, en la campaña 2017-2018 la empresa «consolida» el crecimiento «sostenido» de los últimos años, y alcanza las 19.000 hectáreas en la zona norte (con País Vasco, La Rioja y Navarra), un 5% más que el pasado ejercicio.

Azucarera inicia hoy la campaña remolachera con la recepción en la fábrica de Toro y una estimación de aforo de 1.800.000 toneladas de remolacha, aproximadamente 200.000 más de lo recibido el año anterior.
Una previsión que junto al millón de toneladas que prevé Acor, con 10.200 hectáreas contratadas- un 36% más-, suman un aforo total de 2.800.000 toneladas de remolacha en la zona norte, unas 400.000 más respecto a la campaña anterior. Crece un 16% la superficie sembrada en Castilla y León, se pasa de las 22.493 a las 26.096 hectáreas esta campaña, y también aumentará la producción, a pesar de la falta de agua, que influirá definitivamente en los rendimientos finales.

De forma general, la remolacha ha evolucionado bien en las zonas en las que el cultivo no se ha visto afectado por la sequía, con un «buen desarrollo». Mientras que las comarcas afectadas por las restricciones de agua están siendo sometidos a una monitorización constante para «hacer frente» al déficit hídrico, y «adaptar» los planes de arranque. El sector es consciente de que la meteorología del inicio de otoño y principios de invierno va a «influir» en la producción final, que podría haber subido un 20%, aunque la raíz muestra un desarrollo «adecuado», según los técnicos de Azucarera, que se muestran «positivos».

La campaña remolachera en la zona norte ya está en marcha. Acor abrió ayer sus puertas y recepcionó alrededor de 6.000 toneladas de remolacha en la fábrica de Olmedo. Así lo constata su jefe de Cultivos, Esteban Sanz, que confirma la previsión en torno al millón de toneladas, en una campaña de unos 105-110 días de molturación, hasta mediados de enero, con rendimientos superiores a las 100 toneladas y una polarización de más del 17,5%.

La previsión de Azucarera, según las organizaciones agrarias es que la fábrica de Miranda de Ebro abra en torno al 15 de octubre y la de La Bañeza lo haga el día 25, con dos campañas de molturación. Se arrancarán en primer término las 3.200 hectáreas que se han podido regar, como explica Matías Llorente, de UGAL-UPA.El resto, unas 2.900, tendrán que esperar y ver si la lluvia ayuda finalmente en este final de ciclo.

contratos 2024

El sector mira ya más allá del horizonte 2020. Un marco en el que ya se está trabajando, como subrayó ayer la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos. Para la responsable de la administración autonómica existe «capacidad» de crecimiento para que las industrias asentadas en la Comunidad molturen «hasta un 40%» más.

Algo que exigirá incrementar la superficie. Por eso, Marcos abogó por garantizar contratos «estables» que aseguren rendimientos y beneficios a los agricultores. De hecho, avanzó que ya están trabajando para que esa estabilidad pueda ampliarse hasta 2024, lo que se traduciría, en su opinión, en una «oportunidad» para el sector. Y recordó, en este sentido, la Plataforma de la remolacha que se creará en breve, en un contexto en el que España produce 500.000 toneladas de azúcar e importa un millón actualmente.

Por su parte, desde Acor se muestran optimista respecto al nuevo escenario de liberalización. Las cuotas han supuesto hasta ahora una «escasa utilización industrial» de la fábrica de Olmedo. Por tanto, su eliminación presenta para la cooperativa, de la misma forma que para Azucarera, una «gran oportunidad» para llegar a una producción de 180.000 toneladas anuales de azúcar en unos 125 días de campaña.
Así lo cree Javier Narváez, secretario de Acor, que define así el reto cooperativo tras haber incrementado la contratación en la actual campaña casi un 40% respecto al año anterior. La pretensión es llegar a las 12.000 hectáreas en el horizonte 2020. En definitiva, «seguir creciendo».

Desde Azucarera prefieren no marcarse retos en cuanto a superficie se refiere, aunque el propio consejero delegado, Juan Luis Rivero, ya definió en este periódico el objetivo de las 24.000 hectáreas para aspirar a las 600.000 toneladas de azúcar. Por ahora, prefieren ser prudentes y esperar al desarrollo meteorológico y a la evolución del mercado.

Azucarera aboga por crecer de forma «sostenible» y «competitiva», lo que exige trabajar en tres ámbitos: «mejores rendimientos, mejora de la calidad y reducción de costes».

Esta campaña, Toro reducirá «algo» la superficie debido a las restricciones de agua de riego en explotaciones de la provincia de Palencia. Miranda se mantiene en parámetros similares a la campaña 2016/2017, y destaca la expansión a nuevas comarcas de Navarra, según los datos de la empresa. Por su parte, La Bañeza crece un 30% debido a la incorporación de nuevos agricultores y la reincorporación de agricultores que no pudieron sembrar el año pasado. Circunstancia que, según Salomé Santos, demuestra el «elevado» interés por el cultivo en esta zona.