Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 21 de noviembre de 2018

11:15 h. UNIVERSIDAD

La privada ‘roba’ universitarios a la pública y ya atrae al 22% de alumnos

Gana un 87% de estudiantes desde 2011, frente a una pérdida del 20% de la pública / El trasvase es más acusado en Castilla y León que en el país L Se ‘come’ la tarta de los másters

MAR PELÁEZ / VALLADOLID 30/10/2017

La universidad privada de Castilla y León ‘roba’ alumnos a la universidad pública de Castilla y León. Una ‘adelgaza’, la otra ‘engorda’. Y ese trasvase de ‘peso’ no hace sino incrementarse curso tras curso, hasta el punto de que ya uno de cada cinco universitarios elige un centro de iniciativa privada en la Comunidad frente a uno sostenido con fondos públicos.

La relación de fuerzas, por tanto, está cambiando en Castilla y León. Si hace seis cursos, la universidad privada acogía al 11% del total de universitarios castellanos y leoneses, ahora ya supera el 22%.

Tal es el trasiego en Castilla y León, que la pública ha sido la única que ha asumido la pérdida de población universitaria (7.163 jóvenes menos) que ha sufrido la Comunidad, y que supera en términos generales el 8% contabilizado desde 2011.

Según datos del Ministerio de Educación, las cuatro universidades públicas de Castilla y León se despedían prácticamente del 20% de estudiantes desde el curso 2011-2012 hasta el curso 2016-2017, lo que traducido en números supone borrar de sus ficheros a 15.255 estudiantes, quedándose finalmente en una matrícula de 61.680.

En frente, y de forma paralela, las cinco privadas incrementaban su matrícula en un 83,7%. Es decir daban en ese tiempo la bienvenida a 8.092 nuevos universitarios, con lo que la cifra global de estudiantes que acoge sus clases asciende a 17.765.

Ninguna de las cuatro universidades públicas de Castilla y León (Burgos, León, Salamanca y Valladolid) se ha salvado del recorte de alumnos. Especialmente intenso resultó ser el descenso en León, con una reducción del 27,2% de matriculados.

Ninguna de las cinco privadas, por contra, ha sido ajena al fenónemo alcista. A la irrupción en el curso 2013-2014 de la Internacional Isabel I de Castilla en el escenario académico castellano y leonés, se une el aumento del 141% en la matrícula de la IE Universidad, o el 32% de la Europea Miguel de Cervantes.

El intercambio de jóvenes visto en Castilla y León está siendo incluso de mayores proporciones que en el promedio del país. Mientras las públicas se ‘deshacían’ del 9% de sus estudiantes, las privadas ganaban un 21,7%. De esta forma, el peso de la privada representa en España un 16,4% del total de universitarios matriculados (seis puntos menos que en la Comunidad).

Este cambio de tendencia es evidente en la Comunidad en los distintos grados, donde la red pública perdió a un 22% de alumnos a lo largo de seis cursos, mientras la privada ganaba un 66% de universitarios.

Y si notable es ver cómo los jóvenes que cursan un grado dan la espalda cada vez con más fuerza a la pública y se decantan por la privada, más lo es, si cabe, en el caso de los másters.
Ambas universidades ganan alumnos de máster, sí, pero la diferencia de poder de atracción es abismal. Tanto es así que bien podría decirse que la privada se ‘come’ el pastel de los másters. Como prueba, ya un 45,9% de los alumnos de máster en Castilla y León estudia en una universidad privada. Seis cursos antes no alcanzaba el 27%.

El número de alumnos matriculados en las cuatro universidades públicas en este nivel se ha incrementado en un 31% desde 2011, ganando 1.020 matriculados, si bien la privada ha triplicado su volumen de estudiantes. Ha atraído a 2.479 nuevos alumnos en el mismo periodo.

Ranking nacional

Aunque la oferta privada varía considerablemente entre comunidades, los datos ponen de relieve que Castilla y León se ha convertido en la quinta autonomía que cuenta con mayor volumen de alumnos cursando estudios universitarios en centros privados.

Le superan Cataluña, Madrid, Valencia y la Rioja. Así, de los cerca de 245.000 alumnos globales que cursan sus estudios en instituciones privadas del país, 201.580 estudian en las 23 universidades privadas situadas en esas cinco autonomías. O lo que es lo mismo cinco comunidades concentran al 82% del alumnado de la privada en España.

Cosa bien distinta resulta de analizar cómo es el reparto de fuerzas de una red y de la otra en cada autonomía. En este caso, Castilla y León se desliza hasta la séptima posición en el ranking.

Aquí es la Rioja la que destaca. Sólo tiene una institución privada, pero su volumen de estudiantes supera al de las públicas por un 85%. O Navarra, también con una privada que concentra al 56% de universitarios. En Cataluña, en Murcia, en el País Vasco y en Navarra, al menos uno de cada cuatro alumnos estudia en instituciones privadas. En Castilla y León lo hace uno de cada cinco. 
A diferencia de Castilla y León, que dispone de cinco universidades privadas, en otras cinco autonomías no hay ni una sola institución con fondos privados.