Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La agenda de la memoria

Estudiantes de la UVA diseñan una aplicación para dar respuesta a las necesidades de aquellas personas con dificultades en la evocación del léxico en su comunicación diaria

E. LERA
26/11/2018

 

A todo el mundo le ha pasado alguna vez. Está pensando en algo o en alguien y de repente le faltan las palabras. Las tiene ahí en la punta de la lengua pero no le salen, incluso puede describir lo que quieren decir pero no es capaz de pronunciar los nombres correctos. El cerebro no responde y siente un vacío inmenso. A veces tarda unas horas, a veces días y a veces nunca llega a recordar lo que busca. Es una sensación agobiante. El significado está disponible en la memoria pero la entrada temporal a la forma sonora está cortada. Una batalla que los pacientes con anomia viven todos los días, lo que supone una incapacidad funcional a nivel comunicativo.

Es un síntoma del lenguaje en el que el acceso a las etiquetas lingüísticas con las que las personas hacemos referencia a la realidad que nos rodea se ve dificultado, convirtiéndose en un suceso frecuente. Pacientes con cuadros afásicos y daño cerebral o tras el proceso de deterioro cognitivo asociado a la edad presentan esta sintomatología, por lo que la incidencia puede considerarse elevada dentro de estos colectivos.

Hay tres tipos de problemas anómicos. Por un lado, las personas que no consiguen activar de forma completa el significado que quieren transmitir. Por otro, las que sí que activan la definición, sin embargo, no son capaces de recuperar la palabra con la que expresar lo que están pensando o tienen delante. El tercero de los casos son pacientes con dificultades en la pronunciación de los fonemas que componen el nombre.

Sea como fuere, es necesario iniciar una terapia del lenguaje para mejorar esta problemática. A la rehabilitación propuesta por los logopedas se añaden proyectos que contribuyen a hacer más fácil el día a día. Uno de ellos es +Nomia, una aplicación que combina de manera específica tecnología de reconocimiento facial y de objetos en tres dimensiones con un programa de tratamiento. Detrás de este particular ayudante se encuentran tres graduadas en Logopedia por la Universidad de Valladolid (UVA).

Su proyecto se estructura en torno a la función principal de reconocimiento a partir de la cual el usuario puede obtener la palabra que designa una realidad tras escanearla. Al acercar el dispositivo a un objeto, la aplicación elabora un barrido y compara sus características estructurales con una amplia base de datos ofreciendo al usuario el nombre de lo que está enfocando. También se brinda la posibilidad de reconocer los rasgos faciales y proporcionar el nombre de la persona a la que se dirige, siempre y cuando haya sido introducida con anterioridad en la solución; es decir, esa persona debe hacer sido fotografiada y guardada con una etiqueta en la biblioteca de imágenes del propio sistema.

El formato de presentación de la palabra puede ser personalizado. «Por defecto aparece de manera escrita, pero existe la posibilidad de escucharla mediante la selección del icono del micrófono, sobre todo pensando en usuarios que tienen la lectura afectada», subrayan las logopedas Ana Montero de Miguel, Nisrine Outamghart y María del Mar Valderrábano.

Los elementos escaneados pueden ser almacenados en la biblioteca de imágenes y clasificados en base a diferentes etiquetas. «Todas las imágenes introducidas se utilizan posteriormente en el programa de rehabilitación, basado en un conjunto minucioso de actividades entre las que destacan las tareas de denominación, sinonimia y antonimia, clasificación semántica, además de favorecer el fortalecimiento de funciones cognitivas como atención y memoria», exponen para, a continuación, añadir que la plataforma cuenta con un seguimiento personalizado de los resultados y progresos del usuario en cada una de las tareas.

Para las logopedas de la UVA, otro de los puntos clave es, sin duda, la función diccionario. En este apartado la persona puede definir con sus propias palabras aquello que no recuerda o que le es complicado expresar. Para ello, puede recurrir a apoyos de selección prefijados como la categoría semántica o la utilidad del elemento en cuestión. De forma automática se facilitan un conjunto de nombres vinculados con la definición que el usuario ha aportado.

Comentan que el rápido crecimiento del sector tecnológico ha favorecido la extensión de este tipo de herramientas dentro del ámbito sanitario en materias de prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento. A pesar de estos grandes avances, señalan que las herramientas dedicadas a la rehabilitación de problemas de comunicación son todavía escasas.

En la actualidad, existen en el mercado dispositivos con sensores de reconocimiento facial y de objetos, si bien la mayor parte de las veces se utilizan para realizar fotografías, jugar o escanear. «La utilización de estas tecnologías con fines rehabilitadores no ha sido todavía explorada dentro del área del lenguaje, aunque sí que es posible encontrar aplicaciones que usan estos avances para ayudar a personas con problemas visuales a identificar los objetos que se encuentran en sus vidas diarias», exponen Montero de Miguel, Outamghart y Valderrábano.

+Nomia está pensada para móviles y tabletas. Puede usarse de forma autónoma por el propio sujeto para ayudarse en tareas de denominación o como material terapéutico novedoso, ya que está dirigida a una sintomatología muy específica. «La posibilidad de recopilar imágenes y su utilización posterior en tareas de ejercitación supone una gran ventaja a la hora de incidir sobre los objetos cotidianos en los que el paciente encuentra más dificultad y, de este modo, realizar un tratamiento intensivo sobre los mismos», explican. Este hecho da lugar a «una herramienta terapéutica de gran valor» que facilitará la consecución de los objetivos del plan de intervención.

En esta línea, manifiestan que permite trabajar con el paciente de forma personalizada, puesto que la selección de contenidos se establece en base a las experiencias e incorporaciones del usuario. Además, la amplia selección de actividades específicamente diseñadas para el síntoma de anomia propicia el abordaje integral. En consecuencia, constituye «un ahorro económico, a efecto de tiempo y dinero». Del mismo modo, favorece la comunicación funcional en contextos cotidianos contribuyendo a recuperar la motivación del paciente para comunicarse con personas de su entorno, lo que supone un beneficio en términos de salud.

 

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria