Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

VALLADOLID

Cuando la ‘coca-cola’ sabe y huele a torrija

Un pastelero vallisoletano diseña una bebida ‘frizzante’ que se elabora con los ingredientes del postre de la Semana Santa / El gas carbónico intensifica más su sabor

E. L. V.
12/04/2017

 

Es un dulce inseparable de la Semana Santa y de los sabores de siempre. Pero en cada casa, cada abuela y cada mano pastelera le pone su toque. No existe una receta de referencia. Cada una se hace siguiendo el instinto básico propio en la elección de cada ingrediente. Ya sea con pan del día anterior, leche, nata, huevos, canela o almendras. Pero siempre hecha desde el corazón. Las torrijas son mucho más que un postre. Son una delicia que se come a bocados y ahora... se bebe.

El pastelero José Ignacio Colinas lo ha conseguido. Y no sólo eso es que se ha llevado el primer premio en el Concurso Nacional de Torrijas, celebrado en el Hostal de San Marcos de León. Torrigas –así se llama su creación– es una bebida frizzante que se elabora con los ingredientes de este dulce y mediante una serie de procesos naturales evoluciona hasta originarse el refresco. «Tiene una textura diferente, pero guardando el sabor de la torrija», señala su creador, natural de la localidad vallisoletana de Castronuño.

Esta preparación revolucionaria es el resultado de batir los ingredientes de siempre –pan del día anterior, leche con nata, huevos, aceite, azúcar y canela–, reducirlos, embotellarlos y añadirles con gas carbónico, dando lugar a una percepción en boca parecida a la que suscita tomar una coca-cola.

«Batimos la torrija con el jugo con el que las empapamos antes de freírlas en aceite de oliva. El puré resultante se deja reposar doce horas. Luego se retira el exceso de pan hasta que quede líquido y se embotella. Este último paso es el más costoso y lo que más tiempo me llevó ya que tenía que dar con una fórmula compensada entre el postre y el gas», expone Colinas.

El producto es fruto de cuatro meses de pruebas sin descanso y de «una firme apuesta» por concebir algo rompedor. «Es único porque no se trata de un batido de torrija sino que va más allá, al bebértelo experimentas la sensación de estar tomando un refresco con burbujas, pero con un sabor intenso a torrija gracias al gas carbónico», indica. Además, manifiesta que se presenta envasado en una botella de estética vintage, lo que le hace más atractivo aún.

La peculiaridad, tal y como expone, reside en la textura y en que es la primera torrija en todo el mundo que se bebe. Un rizar el rizo que se suma a los retos logrados por este vallisoletano. El año pasado presentó al mismo certamen unas patatas Ruffles onduladas con sabor a torrija, pero regresó a casa sin alcanzar la gloria. Por ello, en esta ocasión, optó por buscar el maridaje perfecto a su aperitivo con una bebida con burbujas muy especial que dejará con la boca abierta a los miembros del jurado.

Según cuenta, la idea se le ocurrió en el concurso del año pasado. «Venía desmotivado por no alzarme con la victoria. Así que me consolé tomándome una coca-cola y, de repente, se me encendió la bombilla, así que dije ¿por qué no? A partir de ese momento mi cabeza no dejó de maquinar», cuenta, muy emocionado.

En este sentido, sostiene que lo más difícil fue llevar la creación a la mesa y lo más fácil ponerle nombre, Torrigas, «lo tuve claro desde el primer momento», apostilla. Ferviente amante del mundo de las torrijas, está muy orgulloso de haber obtenido un premio entre tantos participantes –50–. A la tercera ha sido la vencida, porque lleva tres años acudiendo a la cita anual que premia estos deliciosos bocados.

El jurado se embelesó, en su opinión, por la presentación. El pastelero mostró unas botellas de Torrigas colocadas en una cubitera humeante de cristal, con una estética de los años 70 y con posavasos que podían recordar a las antiguas etiquetas de los refrescos. «Pero, sin duda, lo más espectacular del producto fue la explosión del gas al entrar en la boca, la textura achampanada que increíblemente tenía el sabor de una torrija», matiza José Ignacio Colinas. De hecho, todos sus compañeros y los visitantes del certamen quisieron probar esta torrija tan innovadora antes de irse.

Este vallisoletano empezó en la sector de la repostería con 25 años de forma casual. En realidad, relata que su sueño desde los 11 años fue ser cocinero, pero por diferentes motivos no pudo ser y la vida le puso en bandeja los dulces. Estudió en el centro leonés Saper para más tarde titularse en el instituto Diego de Praves de Valladolid. Abrió su primera pastelería en la localidad zamorana Toro con 28 años y actualmente es dueño de Xokoreto, una confitería situada en Castronuño. Allí, entre azúcar, cacharros y recetas, crea no sólo productos innovadores sino también elaboraciones tradicionales y típicas de la zona. A pesar de su edad –tiene 33 años–, explora nuevos campos para desarrollar su creatividad. De hecho, según cuenta, sus amigos le preguntan cuándo va a crear el Gin-Torri. También avanza que está trabajando en proyectos nuevos como la creación de una heladería con helados de elaboración propia y, sobre todo, innovadores.

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria