Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERSONAJES ÚNICOS / GERARDO PRIETO

Vidas gracias a la generosidad

Este médico zamorano es considerado el gastroenterólogo de referencia en España / Fue el fundador de la Unidad de Rehabilitación Intestinal y Trasplante Multivisceral del Hospital La Paz de Madrid, el centro más activo de Europa y el octavo del mundo. Por E. Lera

E. LERA
12/10/2018

 

Son vidas que donan vidas. Se apagan en un cuerpo y despiertan en otro que sólo necesitaba esta inyección de energía. Gerardo Prieto ya está jubilado, pero durante 47 años se ha dedicado a obrar milagros. Considerado el gastroenterólogo de referencia en España, cerró el pasado mes de abril su trayectoria profesional. Una trayectoria que comenzó a forjar tras la muerte de su padre.

Nació en Zamora en 1948. Allí realizó el Bachillerato. Siempre quiso estudiar una carrera técnica, en concreto ingeniería naval. «Tal vez porque mi hermano es ingeniero industrial y mi abuelo materno era marino», reconoce muy orgulloso. Sin embargo, sus planes se truncaron por la enfermedad de su progenitor. «Ese acontecimiento modificó mis proyectos, no sólo por la lógica dureza de esa pérdida a una edad tan joven, sino porque se produjo como consecuencia de un error diagnóstico», expone.

Esa vivencia alteró profundamente su vida, teniendo que simultanear los estudios con el trabajo en el comercio familiar. Le impactó de tal forma que nunca más tuvo dudas de que quería ser médico. «Decisión de la que jamás me he arrepentido».

Tras finalizar la licenciatura en la Universidad de Salamanca (Usal), optó por una plaza de Médico Interno en la entonces Ciudad Sanitaria la Paz de Madrid (1972). Durante un año recorrió los servicios básicos hasta que inició su residencia en Pediatría en la Clínica Infantil La Paz. Obtuvo los títulos de especialista en Pediatría y en Aparato Digestivo por la Universidad Complutense de Madrid.

Poco a poco fue sumando más méritos a su currículo –por ejemplo, el título de doctor en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid con premio extraordinario– y a su trayectoria profesional. Pasó por cargos orgánicos pero Prieto es médico asistencial, eso sí, sin bata blanca. Huye de la gestión.

Admite que muchos cambios se han producido en la pediatría y en la hospitalización pediátrica. En los años 70 los trabajos de investigación que llevó a cabo estaban relacionados con la digestión y absorción de los hidratos de carbono y la enfermedad celiaca y los factores genéticos asociados al desarrollo de la patología. En 1980 pusieron en marcha la endoscopia digestiva en niños y esa técnica diagnóstica hizo posible el estudio de la enfermedad péptica, la patología del reflujo gastroesofágico, y la colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn, hasta entonces muy poco frecuentes en la infancia, indica el zamorano. Ya hacia 1990 el objetivo fue la infección por Helicobacter pylori y las dolencias relacionadas con la gastritis, úlcera gástrica y duodenal y comenzaron a utilizar la manometría digestiva, lo que permitió el estudio y diagnóstico de los trastornos motores digestivos. A partir del 2000 la meta se dirigió a nuevas patologías emergentes relacionadas con alergias, como esofagitis eosinofílica y la proctocolitis eosinofílica.

Prieto presume de que el proyecto fundamental que les ha ocupado durante los últimos 20 años ha sido el fracaso intestinal y el trasplante. En julio de 1997 La Paz fue acreditado para la realización del trasplante intestinal y en octubre llevaron a cabo el primero hepatointestinal. Tres años después otro pequeño salvó su vida con el primer trasplante multivisceral. En 2008 fundó la Unidad de Rehabilitación Intestinal y Trasplante Multivisceral. En la actualidad el centro madrileño es el único de España que realiza trasplante de intestino y, por tanto, son referencia en fracaso intestinal y trasplante para todo el territorio español, Portugal y algunos países sudamericanos. «El fracaso intestinal es un trastorno raro y complejo que requiere tratamiento de un equipo multidisciplinar», apunta Prieto para, a continuación, comentar que han valorado y tratado a más de 300 pacientes y han llevado a cabo 106 trasplantes intestinales, hepatointestinales o multiviscerales, «con resultados comparables a los mejores centros del mundo». El HospitalLa Paz es el centro más activo de Europa y el octavo del mundo.

En su opinión, uno de los grandes males de España es el poco interés y atención por la investigación y la innovación. Y aunque, desde hace años, se habla de forma repetida de la importancia de las inversiones en I+D y en I+D+i y de su trascendencia cara al futuro, «esa verbalización constante no se traduce en inversiones reales en el campo», destaca y añade que «esta deficiencia» se ha acentuado como consecuencia de la crisis y, en estos momentos, presentamos un retraso manifiesto respecto a los países de nuestro entorno.

Afirma de forma tajante que las administraciones públicas no trabajan para que España sea puntera en el campo de la medicina. Sin embargo, manifiesta que el país dispone de uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo. «Es universal, gratuito, solidario y equitativo. Tiene organismos modélicos y dignos de imitación como la Organización Nacional de Trasplantes», recuerda. «Pero el gasto sanitario –prosigue– es muy bajo, la incentivación del personal es insuficiente y la inversión en innovación muy escapa y se encuentra lastrado, además, por la desigualdad autonómica».

Para el médico zamorano, los colectivos que más han sufrido los reveses de la recesión económica han sido los trabajadores no cualificados y aquellos que aún no se han incorporado al mercado de trabajo, como los jóvenes, que encuentran «grandes dificultades» de acceso a un empleo digno y acorde a su formación y cuyas posibilidades se ven aún más ensombrecidas por los momentos actuales.

Lamenta que la innovación, el talento, la honradez, el compromiso, la constancia y el gusto por el trabajo bien hecho no son valores premiados en la sociedad actual. «Prima más el éxito fácil y a cualquier precio, el predominio del fin sobre los medios, los atajos y las vías rápidas. Ya decía irónicamente (Adolfo) Marsillach hace muchos años que ‘la honradez es recompensada siempre en España’».

A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios científicos, pero, sin duda, dice, el que más ha disfrutado ha sido el de sus pacientes y sus familias. Tuvo lugar en la Casa de Campo. Nunca podrá olvidar ese gran día de lágrimas, risas, momentos irrepetibles. Y es que no sólo acudieron pacientes con resultado satisfactorio, también lo hicieron aquellos padres que sus niños no acabaron aceptando la vida que generosamente otros donaron. Así es la medicina.

 

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria