Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SALAMANCA

La vitamina para cultivar supertomates

Un equipo salmantino descubre un método biológico que permite alcanzar un 30 % de mayor crecimiento y una protección eficaz contra patógenos

E. LERA
05/04/2017

 

Los tomates necesitan al astro rey para madurar y agua para crecer. Un tándem exitoso que junto a una particular vitamina hace que las plantas pasen de ser normales a superiores. Pero ahora imagínese que ese extra se obtiene por un hongo. Sí, han leído bien, un compañero que vive parásito y potencia su crecimiento, a la vez que inmuniza. ¿Magia? No, investigación.

Los responsables de ese resultado son el grupo de Fitopatología y Control Biológico del Instituto Hispano Luso de Investigaciones Agrarias (Ciale) de Salamanca. Su trabajo, publicado en la prestigiosa revista Scientific Reports, desvela que Trichoderma potencia el crecimiento en las plantas y, además, se transmite a las siguientes generaciones. Pero sus beneficios no se quedan ahí, es una ‘vacuna’ contra patógenos –como por ejemplo el nematodo Meloidogyne javanica–, que ocasionan importantes pérdidas en la agricultura.

El catedrático Enrique Monte explica que el hongo mágico que crece en todos los lugares del mundo, desde la Antártida hasta el Caribe, se utiliza de agente de control de enfermedades y como vitamina, ya que mejora un 30 % el crecimiento de la planta no sólo en las generaciones presentes, sino en las futuras. «Es un remecido eficaz que abre un nuevo camino de protección de las plantas en los viveros», sostiene.

Hasta ahora se pensaba que solo podía actuar de una u otra manera: si combatía al patógeno no potenciaba el crecimiento y viceversa, si potenciaba el crecimiento, no podía luchar contra el enemigo. Sin embargo, el grupo pilotado por Monte muestra una planta doblemente mejorada de forma natural.

¿Cómo lo hace? El hongo desencadena «una fuerte producción» de auxina, una hormona que actúa como reguladora del crecimiento vegetal, y ante la presencia del patógeno, genera estrés oxidativo que lo elimina, sin necesidad de gastar energía. «La defensa convencional se basa en ácido salicílico, ácido jasmónico y etileno», apostilla el investigador.

Además, manifiesta, los beneficios se trasmiten a la siguiente generación gracias a un proceso de control de los genes encargado de regular la activación de la defensa y crecimiento en las plantas. «La aplicación de estos resultados no sólo ha permitido demostrar que la defensa sistémica inducida por Trichoderma en las plantas es un factor que se hereda, sino que este hongo también puede transmitir de padres a hijos su capacidad para promover el crecimiento de las plantas, abriendo un campo muy interesante para el sector de la producción de semillas y plantas de vivero», resume.

El equipo salmantino ha llegado a esta conclusión, tras separar las raíces de una planta de tomate grande y crecida. En un lado, colocaron este hongo, y en otro, un gusano «bastante peligroso» que secaba a la planta. Gracias a ello, se dieron cuenta de que Trichoderma inducía sistémicamente a la defensa no sólo a patógenos aéreos, sino también de patógenos de raíz.

En este sentido, incide en que, a pesar de cumplir dos funciones: inmunización y estimulación del crecimiento, el hongo ni hacía a la planta más pequeña ni perdía defensa. De hecho, su aplicación conseguía que las plantas estuvieran superprotegidas y su tamaño fuera más grande. Por tanto, transmitía el sistema inmune a la siguiente generación y se heredaba la capacidad de crecer. Un aspecto, tal y como reconoce, que «nunca» nadie había dicho y que tiene una «importancia enorme» para las empresas que se dedican a producir plantas para luego venderlas. «No es necesario tener un patógeno para aplicar este hongo ubicuo y con muchos usos».

Respecto a las ventajas, Enrique Monte opina que la principal es que, además de inmunizar, implica una mejora significativa en las futuras cosechas. «Ya se conocía que tenía capacidad para matar a hongos patógenos, pero ahora se puede comercializar por sus efectos para potenciar el crecimiento de la planta y transmitírselo a la siguiente generación», apunta, antes de insistir en que el potencial es «enorme» para la producción de plantas y semillas.

A diferencia de otros hongos, Trichoderma no daña a la planta en la que vive, sino que funciona de control biológico: impide el ataque de agentes patógenos externos. En este sentido, hay que recordar que hace años este equipo del Instituto Hispano Luso de Investigaciones Agrarias aisló esporas del hongo, con el fin de conocer ese mecanismo defensor. El resultado fue Tusal, un fungicida patentado por la Universidad de Salamanca (USAL), que se convirtió en el primer registro obtenido en España.

¿Por qué no se utiliza más? Según explica el catedrático, los agroquímicos que venden las multinacionales funcionan «muy bien», aunque contaminen, y tienen un nicho «muy copado» con sus lotes. Pone como ejemplo que India, China o Brasil prevalecen el control biológico frente al químico. «Hay países donde el control químico se ha desarrollado muchísimo, no es el caso de la Unión Europea, donde el control biológico es bastante limitado», zanja.

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria