Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CAMPAÑA

El campo a examen

La remolacha presenta un buen estado general aunque la falta de agua, como ocurre con el maíz, amenaza con mermar las producciones en una campaña que podría adelantarse / El girasol completa su ciclo, mientras los bajos precios amenazan la patata

MARISOL CALLEJA
12/09/2017

 

En poco menos de un mes arrancará la nueva sementera, este año con mucha incertidumbre para los profesionales del sector.

Tras un año agrícola nefasto condicionado por la sequía, las restricciones de riego, y las distintas adversidades climatológicos que han asolado el campo de Castilla y León, el desasosiego es total entre los agricultores ante un futuro impreciso. La pregunta que se hace el sector es: ¿cómo van a afrontar los gastos esta nueva campaña? o ¿con qué van a regar? Especialmente, si el escenario se repite este año.

Lo que ocurra en los próximos meses será determinante para pronosticar el devenir del campo y del sector, pendiente ahora del tiempo, de unas ayudas directas que no llegan por parte de la administración, que sigue apostando por la política de seguros, a pesar de las protestas en la calle, y de la evolución de los cultivos que aún están finalizando su ciclo. Su desarrollo se detalla a continuación.

REMOLACHA

El estado actual del cultivo es en general «muy bueno», con un adelanto de «unos días» respecto a la campaña anterior. Así lo explica Miguel Ángel Catalán, jefe de cultivos de Acor, a tenor de los resultados obtenidos en las muestras recogidas a finales de agosto. Desde el servicio agronómico de la cooperativa se reconoce que hasta ahora ha sido necesaria la aplicación de «uno o dos» tratamientos fitosanitarios para combatir enfermedades propias de esta época, como el oídio y la cercospora.

En cualquier caso, el resultado en relación a las producciones dependerá, como viene siendo habitual, de la evolución del tiempo en las próximas semanas. No hay que olvidar, como apunta Arsenio García, presidente de Asaja de León, que septiembre es un mes «decisivo», ya que es el momento en el que el cultivo «coge kilos». Siempre y cuando, eso sí, esta época sea «favorable» y haya humedad en el suelo.

Catalán subraya que si durante este mes de septiembre y octubre llueve lo suficiente, casi con toda seguridad, las producciones «no se reducirán de forma significativa». Si no es así, explica, es «muy probable» que haya una «merma» en la cosecha, aunque Acor no se atreve a predecir los efectos de esta posible reducción.

Lo que es evidente, es que las restricciones de riego impuestas en las comunidades de regantes, unidas a la falta de lluvia, ha «frenado» el normal desarrollo del cultivo. Afortunadamente, desde el servicio agronómico de Acor se señala que las temperaturas moderadas de la segunda quincena de agosto han «paliado en parte» los efectos negativos que tiene la falta de agua para la remolacha. Un cultivo que «tolera mejor» esta situación frente a otros como la patata o el maíz.

Pedro Mena es agricultor de Tudela de Duero, en Valladolid. Se define como un remolachero «de toda la vida», y defiende la rentabilidad del cultivo, incluso en un año como éste. El pedrisco ha dañado sus parcelas hasta en dos ocasiones esta campaña, con importantes daños. La remolacha se ha recuperado, no así la colza, que no ha llegado a cosechar, o el guisante congelado, donde ha tenido pérdidas relevantes.

A pesar de las dificultades, Pedro piensa mantener las treinta hectáreas de remolacha que forman parte de su rotación, y seguir apostando por un cultivo que, asegura, «salva las explotaciones». Lo ha hecho antes, y lo hará ahora tras el fin de cuotas oficial que llegará el próximo uno de octubre.

El año está siendo duro, por eso este profesional pide a las administraciones que reaccionen. «Si tenemos otra campaña igual, se quedan la mitad de los agricultores», denuncia convencido de la poca viabilidad de los seguros agrarios. «Nunca he hecho el seguro de sequía, ni lo haré, a no ser que hagan un seguro real, es decir, acorde a las producciones actuales». Y es que Pedro cree que «no merece la pena», por eso, cada año solo suscribe el de pedrisco, como ocurre con buena parte de los profesionales del sector.

Pedro trabaja orgulloso junto a su hijo David, de 22 años. Contrata el 80% de sus producciones como salvaguarda, y pide apoyo real al campo y a los jóvenes, «no las ayudas falsas que se anuncian de hasta 80.000 euros».

El agricultor entregará este año la remolacha ya fuera de cuotas, en plena liberalización. Acor ha ofrecido a los remolacheros la posibilidad de aumentar contratación. De hecho, este año se ha contratado un 40% más de superficie que el anterior.

El reto es llegar a las 11.500 o 12.000 hectáreas, como apunta el jefe de cultivos, que permitan obtener, al menos, 180.000 toneladas de azúcar, con la finalidad de «optimizar al máximo» la capacidad productiva de la fábrica de Olmedo. En el caso de la azucarera de la Bañeza, en León, las organizaciones creen que la apertura se retrasará, al igual que ocurrió la campaña anterior, con la posibilidad de que se repita la experiencia «positiva» de las dos etapas de molturación.


Desde Ugal-Upa, Matías Llorente advierte además de la situación que atraviesa el embalse de Barrios de Luna, con un 6% de su capacidad, lo que puede afectar, en su opinión, al funcionamiento de la fabrica leonesa en relación al uso del agua.

PATATA

El sector no atraviesa un buen momento. El mercado está «saturado» y esto está generando un escenario de «bajos precios», como confirma la presidenta de la Interprofesional de la Patata de Castilla y León, Yolanda Medina.

La concentración de las siembras en la Comunidad, unido a unas condiciones climatológicas que han adelantado el arranque en zonas no habituales, junto a la «fuerte» entrada de patata francesa en los lineales, está provocando una concentración importante del producto.

Medina subraya además la incidencia del calor en muchas producciones, lo que está afectando a la calidad del lavado. «Hay una saturación de la oferta respecto a la demanda», aseguran desde la Interprofesional. El precio depende «no tanto de la variedad, sino del tamaña, formato y calidad del lavado. Por eso, la horquilla actual se sitúa entre los 8 y 13 céntimos, es decir, «por debajo de costes».

El problema es claro en estos momentos: «no hay demanda para la cantidad de producto que tenemos». Una circunstancia que ocasiona una situación complicada para los profesionales que «no cubren los gastos de producción». Ante la tesitura de «no vender», el agricultor busca mecanismos de salida como el almacenaje para «intentar no saturar el mercado». Algo que no es sencillo en pleno arranque.

La presidenta de la Interprofesional reconoce que el escenario es «complejo». «No sabemos qué es lo que va a pasar, se han juntado todas las producciones».

En este contexto se hace más necesario que nunca, según el sector, la puesta en marcha de una Interprofesional que sigue buscando apoyo y adhesiones del lado de los productores. Hay avances, aunque todavía se está lejos del 51% de representatividad necesario para su constitución oficial.

MAÍZ

En la provincia de León, principal productora nacional con 54.000 hectáreas este año, se registran diferentes situaciones. El cultivo está en «declive», según Asaja, debido a los rendimientos y a los precios, afectados por el mercado internacional.

Desde Ugal-Upa se definen dos escenario claros, según el estado de los embalses: la zona de Barrios de Luna, donde las tierras solo han recibido tres o cuatro riegos y el cultivo «se está secando», con unas 23.000 hectáreas afectadas, y el resto, que todo apunta no tendrá problema para completar el ciclo y «se va a salvar», según Llorente.

Las mermas en el peor de los casos serán significativas en una campaña en la que el maíz ha sufrido todo tipo de contratiempos meteorológicos. De forma general, «el agua es el gran condicionante esta campaña», como señala Emiliano Gutiérrez, del Grupo AN.

No hay que olvidar tampoco los problemas de los regantes del Bajo Duero después de que sus homólogos del Alto Duero rechazaran la posibilidad de cederles agua de Soria. Una situación que ha afectado especialmente a cultivos de remolacha, maíz y patata con perdidas de 2.000 euros por hectárea.

GIRASOL

El girasol está teniendo un desarrollo desigual en Castilla y León, especialmente en zonas de secano. La cosecha aún no ha comenzado, aunque lo hará en las próximas semanas. Las tormentas de verano han beneficiado algunas zonas y han favorecido ese «buen» desarrollo. Sin embargo, y como destacan desde el grupo AN, hay otras parcelas donde no ha habido tempero y, por tanto, se esperan «bajos» rendimientos, pendientes de la calidad.

No hay que olvidar que la superficie se ha incrementado de forma importante esta campaña, hasta las 265.000 hectáreas, ante los problemas de riego y las menores exigencia de agua de este cultivo, por el que se ha sustituido en muchos casos el maíz.

Aún así, y a pesar de que en regadío se esperan rendimientos «normales», el presidente de Asaja León insiste en que «no es rentable». La apuesta de este año por el girasol en la provincia leonesa, asegura, se debe a las circunstancias «especiales» de una campaña de sequía.

Por su parte, desde Acor aseguran que el cultivo se ha comportado «mejor de lo esperado», a pesar de las escasas precipitaciones registradas en los meses previos a la siembra. Las previsiones en cuanto a producción, según la cooperativa, son, en principio, «mejores a las esperadas», seguramente «mejores que las de la campaña pasada».

ALUBIA

La alubia pinta ha comenzado a cotizar en la Lonja de León, provincia con 4.800 hectáreas, una superficie que va en aumento.

La campaña entra dentro de la normalidad, según las Opas, aunque, quizás, con precios «no acordes» a las perspectivas del momento en el que se sembró.

Desde Asaja se advierte del cambio en la normativa europea que plantea la Comisión Europea respecto al ‘greening’. Se ha acordado la prohibición del uso de fitosanitarios en superficie de ‘interés ecológico’, que ahora se destina a cultivos fijadores de nitrógeno, como la alubia. La intención de la Comisión es que esa superficie no lleve herbicidas, lo que podría afectar a unas 2.000 hectáreas.

Esta organización cuestiona este planteamiento y avisa que este cambio puede rebajar en un 50% la superficie sembrada para la próxima campaña en la provincia de León.

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria