Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GANADERÍA

Ganaderas a golpe de ‘clic’

María, Arancha, Juani y Charo forman parte de la red social creada donde pastoras y ganaderas de toda España comparten diariamente dudas, apoyo e información del sector / Mujeres que reclaman un reconocimiento social a su labor

Marisol Calleja
18/04/2017

 

¿Qué sería del mundo rural si no hubiera mujeres?. Pastoras y ganaderas, en este caso, que sostienen nuestros pueblos, generan empleos indirectos, hacen que las escuelas no se cierren y, a través de la ganadería extensiva, son pieza clave en la conservación de la naturaleza.
Para muchos, a pesar de los avances en el terreno de la igualdad de género, siguen siendo «bichos raros» en un mundo de hombres, y sin reconocimiento social.

Precisamente, para combatir esa invisibilidad social se ha creado ‘Ganaderas en red’, un proyecto que aglutina a ganaderas de extensivo de distintos territorios, que quieren «abandonar ese papel secundario que les ha tocado en suerte, y pasar a primera fila». En definitiva, defender las «virtudes» que unen mujer y ganadería extensiva.

Bajo la batuta de la Fundación Entretantos, mujeres ganaderas de distintos punto del país se organizan en torno a las redes sociales para comunicarse y compartir experiencias del día a día. Así lo explica María Turiño, técnico de esta entidad sin ánimo de lucro, que constata que ya han logrado más de 600 adhesiones en Facebook, en menos de un mes.

Además, ‘Ganaderas en red’ mantiene un grupo propio de whatsapp en el que están integradas más de sesenta mujeres de distintas comunidades autónomas, entre ellas 31 de Castilla y León, el grupo «más potente».

El proyecto nació ante la necesidad de reivindicar el espacio de la mujer en el mundo ganadero. Un colectivo que, según este grupo, quiere romper con esa imagen masculinizada de la ganadería extensiva, y superar la «discriminación» familiar, social, administrativa y profesional que afirman están sufriendo. Se trata de seguir dando pasos para que las cosas cambien.Y es que, como reconoce Turiño el problema radica en la «falta de autoestima» de muchas de estas mujeres, y en las «obligaciones» que se «autoimponen», lo que «frena» su participación en los ámbitos institucionales. Algo que la ‘red’ quiere cambiar.

Participar en este grupo de whatsaap va, por tanto, más allá de un solo ‘clic’ en el móvil. Las ganaderas intercambian experiencias, hablan de los problemas de su cabaña, de las nuevas investigaciones, de sus inquietudes y, sobre todo, «no se sienten solas». Descubren de inmediato que hay muchas mujeres como ellas «en el medio del monte con sus animales».

No es por eso extraño que María Ballesteros, ganadera de ovino de Carbajales de la Encomienda, en Zamora, hable de este ‘chat’ como «el whatsapp de la esperanza». Se sienten abandonadas por la administración, al igual que la población del medio rural, y creen que el papel de la mujer «no es visible». Esta red les hace tomar conciencia del «coraje» con el que desarrollan una profesión que les ocupa los 365 días del año, y que requiere de un «gran esfuerzo» y dedicación.

María reconoce que fue una de las primeras en engancharse al whatsapp, no sin algún temor a que finalmente resultara un «agobio». Nada más lejos de la realidad. Esta ganadera de casi 50 años, que compró sus primeras ovejas en 1.998, asegura que es «mucho» en lo que se pueden ayudar. «No sabíamos que había tantas mujeres y jóvenes, que se han incorporado al sector», a pesar de las dificultades.

El grupo de whatsapp ha crecido desde su constitución hace casi cinco meses. Hay pastoras y ganaderas de Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias, Cataluña, Navarra, La Rioja, Aragón o Andalucía. El grupo más numeroso está en Castilla y León y se concentra precisamente en la provincia de Zamora.

María es un buen ejemplo de una trayectoria en la ganadería extensiva no exenta de dificultades. El día que conversamos con ella era jornada de saneamiento, en este caso, «sin incidencias». Una preocupación menos en un entorno adverso.

Y es que, hoy en día, los problemas llegan vía precios, con un mercado a la baja. «En el momento actual estoy vendiendo los corderos como hace veinte años». De esta forma, María denuncia que «las cifras no cuadran». De hecho, ha solicitado el código de explotación de vacuno para «quitarse» las ovejas. «El manejo es diferente y el gasto es menor», subraya.

Esta ganadera vive en un pueblo que no llega a los veinte habitantes. No hay niños, y de las ocho mujeres que allí residen, cinco superan los 85 años. Con una hija de 26 años viviendo en Suiza ante la falta de oportunidades laborales, no cree que las administraciones estén favoreciendo la vida en el medio rural. Y se refiere, solo como un ejemplo, a las planes silvo-pastorales, que apenas han llegado a las comarcas de Sanabria-Carballeda. «La ganadería limpia el monte y previene los incendios y eso no se valora» afirma.

De éstas y otras cuestiones técnicas hablan en el grupo de whatsaap. Un simple «buenos días» al inicio de la jornada puede servir para que el trabajo se afronte de otra forma. Y es que, como señala Arancha Pérez, ganadera de ovino de Llamas de la Ribera, en León, «nadie puede comprenderte como ellas».

A Arancha la pillamos esquilando a sus ovejas. Una labor que ha adelantado, al igual que el año pasado. Aunque el ganadero «de toda la vida» es su marido, éste terminó finalmente en la mina, y ella se quedó sola con 800 ovejas.

Esta asturiana de nacimiento, que tomó contacto con la ganadería en León, gestiona ahora un rebaño de 1.400 cabezas. Realiza trasterminancia, es decir, una variedad menor de las trashumancia caracterizada por movimientos estacionales de recorridos inferiores a los 100 kilómetros. En su caso, sin salir de la provincia de León. A mediados de junio y hasta septiembre, subirá al puerto de La Pena con sus animales. Poco le importa el ‘chozo’ que habitará y que ya está equipado con todo lo que necesita. «Me he subido un sofá cama, una cocina de gas y unas mesitas», explica. La intención es que suba toda la familia, también sus dos hijos de 11 y 18 años.
Arancha afirma que le gustan las ovejas, con las que comparte muchas horas en el campo, al igual que que con sus mastines. Si le preguntas por algún quebradero de cabeza, alude a los herbicidas.

En este caso, esta ganadera de 36 años lamenta que en algunas ocasiones «el agricultor sulfate y no te avise». De esta forma, denuncia, que alguna oveja ha perdido. No tiene problemas con el lobo, cuyo censo, según Charo García, de Villarino de Sanabria, en Zamora, se ha expandido en los últimos años. Lamenta lo complicado que es, a veces, probar los ataques, y lo «atenta» que hay que estar para no dejar solas a las ovejas.

Charo forma parte también de la ‘red’ nacional de ganaderas. Se muestra «encantada». Y es que, asegura que el grupo se whatsapp es «muy activo». «Las ganaderas no dejan de aportar ideas nuevas relacionadas con las nuevas tecnologías, o el manejo para facilitar la gestión de las explotaciones». Todas las mujeres ponen de manifiesto el carácter profesional del grupo, así como la información y experiencias que allí se detallan, y que aprovechan unas y otras.

Charo vivía en Madrid, aunque volvió al pueblo con su pareja para «empezar de cero». Ahora gestionan entre ambos 900 ovejas. Al igual que su compañera de Carbajales de la Encomienda, lamenta la situación de los precios y la excesiva burocracia en los inicios. Es más, asegura que tras catorce años, están empezando a «salir de los apuros».

Charo lamenta que el entorno sea aún «muy machista», y aboga por intentar cambiar las cosas. También en relación a los servicios del medio rural, que no hace sencillo que los jóvenes se queden y desarrollen un proyecto de vida. Esta ganadera echa de menos las vacaciones y los días líbres. Algo «iniviable» para María Ballesteros, que admite que «no encuentras a gente que te sustituya».

Lo sabe bien Juani Medina, ganadera de ovino de Fuenteguinaldo, en Salamanca. Lleva desde 1985 trabajando como ganadera y nunca ha cotizado como tal. «No me dejaron al estar como titular mi marido». Un ejemplo más de la falta de visibilidad que, dice, le negó la administración o , al menos, no le informó convenientemente. De hecho, hace referencia a una compañera que tuvo que hacer separación de bienes para incorporarse. Juani valora el whatstaap en el que cada una aporta su experiencia. Esta ganadero denuncia también del problema de los precios y los existentes con el CAP.

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria