Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

INNOVACIÓN

Invernaderos sostenibles para zonas despobladas

El proyecto Huerta 4.0 pretende adaptar el modelo de invernadero solar pasivo como alternativa viable al medio rural de zonas frías de España

M.C.
04/10/2018

 

Castilla y León es una de las áreas de España con mayor riesgo de despoblamiento. En estas zonas la diversificación de cultivos es escasa y también la rentabilidad, lo que conlleva en muchos casos el abandono de la actividad y la falta de relevo. Es tremendamente difícil atraer jóvenes a un sector que requiere un alto coste en inversiones, por eso, el grupo operativo Huerta 4.0 apuesta por invernaderos sostenibles en zonas frías del país, como una alternativa económicamente «viable» y con «valor añadido.

Así lo explica Raquel Arroyo, responsable de la Finca experimental Muñovela del Instituto de Recurso Naturales y Agrobiología de Salamanca (Irnasa), integrante de este proyecto, que pretende desarrollar modelos de producción que ya funcionan en otras partes del mundo, con «éxito». El objetivo de este grupo supra autonómico es «adaptar» el modelo de invernadero solar pasivo al clima del interior de España. Todo ello, con la ayuda de tecnología 4.0 para la producción de frutas y hortalizas, que pongan «en valor» las variedades locales.

Este tipo de invernaderos supondría una experiencia pionera en España, no así en zonas como el centro y norte de China donde, como recuerdan los miembros del grupo operativo, este modelo se utiliza desde los años 80. Los invernaderos solares pasivos han permitido «desestacionalizar» las producciones, es decir, la estructura está diseñada para retener «el máximo calor posible «en las paredes. Como se describe en experiencias similares, el sistema permite la climatización del invernadero con energía solar, dando lugar a una temperatura interior que alcance hasta 25 grados más que en el exterior. De esta forma, se alargan los ciclos de cultivo y se produce durante más meses.

En nuestro territorio, como señala Javier Bajo, de la Asociación Nordeste de Salamanca que es miembro del grupo operativo, contamos con la ventaja además de la «alta radiación solar» que hay en España, a pesar de las bajas temperaturas del invierno. Algo que nos diferencia de otras zonas europeas.
En muchas zonas de interior la diferencia de temperaturas entre los meses fríos y los meses cálidos es significativa. Es más, el diferencial térmico entre el día y la noche es elevado, por eso, con los invernaderos solares pasivos, gracias a la energía solar, se podría producir durante los meses más fríos del año, «siempre buscando el valor añadido».

Desde la Asociación Nordeste de Salamanca apuestan por estos sistemas para la mejora de la sostenibilidad y por una actividad agraria más rentable. El proyecto se centra en pequeños invernaderos que podrían tener un coste no superior a los 120.000 euros, destinado a la agricultura familiar y a otros emprendedores del medio rural que pueden compatibilizar, por ejemplo, actividades de turismo rural con estos sistemas eficientes de producción hortofrutícola, que rondarían los 3.000 metros cuadrados de superficie.

Este modelo de invernadero sostenible habitual en China se ha implementado también en otros países como Canadá, Rusia, Japón u Holanda, que está vendiendo su tecnología a los chinos. El reto del proyecto, que podría comenzar a desarrollarse la próxima campaña, es diseñar un invernadero solar pasivo que se adapte al clima interior peninsular, «haciendo el uso más eficiente de la energía solar e integrando tecnología 4.0 para mejorar la eficiencia energética y aumentar la producción».

La Finca experimental Muñovela del Irnasa es, junto a Barbastro (Huesca), uno de los lugares elegidos para poner en marcha este invernadero eficiente, que, como explica su responsable, tendrá que ir adaptándose a las necesidades locales, en términos de estructura y materiales «más adecuados».
Por otra parte, se quiere estudiar también qué variedades locales en las distintas zonas de implantación pueden tener un mayor valor añadido para el agricultor. Entre los objetivos específicos se incluye el establecimiento de un «plan productivo» que se ajuste a la demanda del mercado. Raquel Arroyo insiste, en este caso, en que «hay mucho margen» debido a la demanda de variedades locales en ese tendencia actual por «recuperar el sabor perdido». Ese es la forma de competir, a través de variedades tradicionales de calidad, «una forma de diferenciarse en la mesa». Ahora falta por definir los productos más adecuados según el mercado, la adaptación y rentabilidad.

El grupo operativo, del que forman parte la Asociación Nordeste de Salamanca, el Irnasa-CSIC, la Universidad de Salamanca, Fundación Cajamar, Ceder Somontano, SCL Agrícola de Barbastro, UAGA-COAG Aragón, Ofiset, y ASAJA Salamanca, quiere llegar de esta forma a zonas tradicionalmente cerealistas donde la diversificación es complicada, especialmente a bajo coste. Como socios colaboradores participan también Desarrolla Consultores y el Centro de Transferencia Agroalimentaria del Gobierno de Aragón.

Este proyecto, financiado por el MAPA y el Feader, ofrece una alternativa real con una inversión inicial baja y un reducido consumo energético. Algo que podría generar más ingresos y permitir una actividad más rentable.
 
 

 

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria