Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La pista de despegue de las cooperativas

Consejería y Urcacyl ponen en marcha una estrategia con 26 medidas concretas para dotar de músculo al cooperativismo agrario de la Comunidad, con el reto de incrementar un 40% el volumen de negocio y alcanzar así los 3.600 millones en 2023

SANTIAGO G. DEL CAMPO
21/02/2019

 

Las cooperativas agrarias de Castilla y León concentran alrededor de un tercio de la producción alimentaria, mientras en otros países, como Francia o Alemania, asumen hasta el 90%. Esta es la ‘foto de mercado’ que ha llevado a la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta, y a la Unión Regional de Cooperativas Agrarias (Urcacyl, que agrupa a 140 entidades), a elaborar un nuevo Plan Estratégico del Cooperativismo Agroalimentario de Castilla y León 2019-2023, el tercero que se pone en funcionamiento en la historia autonómica, pero el primero hecho de forma conjunta entre las cooperativas y la Junta.

Con una concienzuda metodología para involucrar en su redacción a todos los agentes del sector, y tras meses de encuentros, la titular de Agricultura yGanadería, Milagros Marcos, presentó el pasado 8 de febrero los pormenores de la estrategia, junto a responsables de Urcacyl. La estrategia pone en funcionamiento 26 grandes medidas orientadas a la creación de cooperativas allá donde no las haya y sea necesaria su existencia, así como al dimensionamiento adecuado de las entidades ya existentes.

Y es que, tal como explicó Marcos, el sector cooperativo agroalimentario de Castilla y León genera un volumen de facturación de 2.566 millones de euros y 3.500 puestos de trabajo, a través de las 565 cooperativas agroalimentarias existentes en el Registro de Cooperativas y las otras 555 constituidas como explotaciones comunitarias de la tierra y del ganado. Ante la importancia del sector y las consecuencias positivas que traerá su desarrollo, el Plan Estratégico del Cooperativismo Agroalimentario de Castilla y León 2019-2023 contará con un presupuesto de 8.141.000 euros distribuidos en sus cinco años de funcionamiento.

Se trata de una ruta de trabajo en la que se define el modelo de futuro de las cooperativas para conseguir que estén bien dimensionadas –su atomización actual conduce a un bajo poder de negociación–. Ese aumento de ‘músculo’ se conseguirá con modelos empresariales comunes para ser más competitivas y generadoras de valor; abiertas a la colaboración con otras cooperativas en materia de comercialización, compras, investigación, desarrollo e innovación y servicios; y con una estructura de gestión profesionalizada y una organización solvente con el grado de capitalización necesario para afrontar retos empresariales.

El grupo plenario que coordinó los trabajos de redacción estuvo formado por representantes de la Administración –con el director general de Industrias Agroalimentarias y el jefe de servicio de Asociacionismo–; por cooperativas miembros del consejo rector de Urcacyl, y representantes de Entidades Asociativas Prioritarias (EAPr), entre otras.

La estrategia establece que las cooperativas cuenten con jóvenes y mujeres en sus planes de futuro para garantizar el relevo generacional, que enfoquen sus actividades hacia la sostenibilidad, que apuesten de manera permanente por incorporar la tecnología y que se constituyan en agentes primordiales de la dinamización del medio rural.

LOS RETOS

Para conseguirlo, el Plan plantea seis retos estratégicos: acabar con la atomización, que conlleva un limitado poder de influencia en la cadena de valor agroalimentaria; incrementar la innovación y revalorizar los productos; visibilizar el sector cooperativo para que redunde en más comercialización y crecimiento; conseguir que tenga más influencia y relevancia; mejorar la profesionalización; y establecer modelos de negocio para mejorar las estructuras de gestión, agilizando decisiones y realizando planificaciones estratégicas empresariales, así como rejuvenecer el sector.

«Las cooperativas queríamos preparar un plan estratégico para marcar los retos, el camino al que dirigirnos en los próximos años», explicó en respuesta a este periódico el director de Urcacyl, Jerónimo Lozano. Y todo eso «estando pendientes de la orientación hacia el mercado, hacia el consumidor y sus demandas, y siendo muy respetuosos con el medio ambiente, con los nuevos valores, y poniendo en valor la responsabilidad social corporativa de las cooperativas», añadió.

Para alcanzar los objetivos planteados, el Plan propone 26 medidas de actuación. Así, para acabar con la atomización y crecer establece cinco. Plantea incrementar el volumen de comercialización de los socios en las cooperativas en las que no se exige exclusividad de entregas y, para lograrlo, propone implementar los incentivos económicos por aumentar el porcentaje de entregas y ofrecer primas por fidelidad.

Establece, además, incentivar la integración de nuevos socios y reducir la aportación a capital social en un porcentaje significativo a los jóvenes y mujeres que se incorporan a la cooperativa; realizar una prestación de servicios en la explotación del socio, en caso de relevo generacional, para conservar la capacidad de comercialización; e incrementar las integraciones de cooperativas, especialmente mediante fusiones, acuerdos y colaboraciones con las Entidades Asociativas Prioritarias, apoyando la integración y fusión cooperativa mediante la línea de ayudas establecidas al efecto.

Para potenciar la innovación y revalorizar las producciones, establece otras cinco medidas, como el impulso de la participación de las cooperativas en proyectos de I+D+i promovidos por la Consejería de Agricultura y Ganadería, mediante discriminación positiva; implantar un programa formativo continuado en innovación, dirigido a técnicos y personal directivo de las cooperativas, que contendrá formación especializada en los diferentes tipos de innovación (de producto, de servicio, de comercialización, de procesos o de organización, entre otras); definir un plan estratégico personalizado y un modelo de negocio para las cooperativas, dirigido a aquellas que no tienen reconocimiento como Entidades Asociativas Prioritarias, apoyando hasta en un 50% el coste de consultoría; incluye, como requisito obligatorio para mantener el reconocimiento de la condición de Entidad Asociativa Prioritaria, la elaboración de un plan estratégico y un modelo de negocio; y apoya y prioriza a las Entidades Asociativas Prioritarias con inversiones, primando el acceso a las ayudas a la transformación y a la financiación a través del Instrumento Financiero.

Para que el sector cooperativo gane en notoriedad y sea más visible, el plan propone tres medidas dirigidas a la creación de una sección en la revista trimestral de Urcacyl, dirigida a difundir los beneficios y experiencias en nuevas tecnologías en el sector, a la potenciación de la presencia del cooperativismo en medios de comunicación y habilitar medidas necesarias para potenciar la comunicación interna y externa dentro de las cooperativas.

En cuanto a conseguir que tenga más influencia y se convierta en un sector más relevante, el Plan recoge cinco medidas: la creación de un argumentario de valores de los productos cooperativos (como la trazabilidad, producción local, sostenibilidad, medio rural, retorno al productor o la seguridad alimentaria) para ser presentado al sector de la distribución; la realización de jornadas de puertas abiertas en las cooperativas de Castilla y León; la adopción del arbitraje y la mediación en la contratación de cooperativas con sus clientes, con el objetivo de construir relaciones de confianza en la cadena agroalimentaria; la presentación y visita a las cooperativas de representantes institucionales; y el patrocinio de actividades en el medio rural.

Por otra parte, el Plan estratégico fija, como uno de los retos, la mejora de la profesionalización de los trabajadores del sector cooperativo. Establece otras cinco medidas enfocadas a la participación de las cooperativas en la Formación Profesional Dual; la inclusión de un contenido teórico-práctico específico sobre cooperativismo en todos los ciclos de Formación Profesional agraria dependientes de la Consejería de Agricultura y Ganadería; la implantación de un programa avanzado de formación en gestor de cooperativas, dirigido a directivos y técnicos (mandos intermedios); un programa de formación especializada para técnicos de las cooperativas basado en comercialización, internacionalización, bioeconomía e innovación; así como la inclusión, como requisito obligatorio, de la participación en el plan anual de formación para mantener el reconocimiento de Entidad Asociativa Prioritaria.

Cuenta con otras cuatro medidas para llevar a cabo un cambio cultural dentro de las cooperativas y establecer modelos de negocio, como son la realización de cursos de ‘modelo cooperativo’ para nuevos socios, dirigido a jóvenes menores de 30 años; el compromiso de la adopción de una representación en el Consejo Rector de cooperativistas jóvenes y mujeres, equivalente a la realidad de su base social; y la definición de un plan estratégico personalizado y modelo de negocio para las cooperativas, dirigido a aquellas que no tienen reconocimiento como Entidad Asociativa Prioritaria, apoyando hasta en un 50 % el coste de consultoría. También se pondrá en marcha el Observatorio de Satisfacción del Socio Cooperativista para evaluar, de forma continua, su agrado con la labor de la entidad.

La puesta en marcha del Plan contempla entre sus objetivos el incremento de un 40 % del volumen de negocio total hasta los 3.600 millones de euros y que al menos el 50% de las cooperativas hayan implementado un modelo de incentivos por actividad cooperativizada y primas de fidelidad, implantado medidas efectivas para la captación de nuevos socios jóvenes, con especial incidencia en mujeres, y desarrollado una oferta de servicios en explotaciones de los socios. Además de incrementar en un 150% el número de fusiones, duplicar las cooperativas adheridas a la figura de la Entidad Asociativa Prioritaria y las participantes en proyectos de I+D+i.

Persigue además que 130 cooperativas cuenten con planes estratégicos propios que definan sus vías de crecimiento, comercialización e internacionalidad, su modelo de negocio para generar valor agregado y su modelo organizativo.

En cuanto a formación, se marca el reto de que 100 directivos cuenten con formación especializada en gestión de cooperativas y que 3.000 alumnos de FP Agraria tengan formación complementaria en cooperativismo. También que el 50% de las cooperativas hayan asumido la composición de un consejo rector con presencia de jóvenes y mujeres de acuerdo a la realidad de su base social.

UCACYL SEÑALA LA "REALIDAD MUY DIFERENTE" DE LAS COOPERATIVAS

La Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl) valora positivamente el contenido del Plan estratégico, que califica como «muy ambicioso» y que recoge «medidas muy concretas, cuyo cumplimiento se puede evaluar al finalizar el periodo de ejecución». La Unión señala que existe «una realidad muy diferente dentro de las empresas cooperativas», y por eso «cada una de ellas debe valorar en qué medidas o retos va a trabajar o va a incidir especialmente».

La comparación entre el presente diagnosticado y el futuro deseable, según Urcacyl, «ha permitido identificar una serie de retos que se debe procurar acometer en los próximos cinco años», apunta la entidad. «Desde Urcacyl se pretende impulsar un modelo cooperativo empresarial, profesionalizado, con dimensión relevante, generador de valor, y competitivo, que contribuya a mejorar la rentabilidad de los agricultores y ganaderos socios y al desarrollo sostenible del sector agroalimentario y del medio rural», añade.

La organización se propone hacer una labor de «divulgación, implantación y seguimiento» de los seis retos estratégicos y de las 26 medidas que les acompañan, en las cooperativas y un «trabajo con la administración» al objeto de que se arbitren «las medidas necesarias para la consecución de los objetivos».

Con ese fin, Urcacyl iniciará reuniones «de carácter grupal e individual» con todas sus cooperativas «para iniciar los trabajos». De las 26 medidas existentes, hay tres específicas de Urcacyl, cinco de la Consejería, seis de las Cooperativas y doce en las que trabajarán conjuntamente las tres instituciones.

 

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria