Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Una segunda oportunidad laboral en la avicultura en integración

El joven Eduardo Bayo Garrido decide apostar por el sector avícola como fórmula de empleo al quedarse en paro como capataz forestal, y en su pueblo natal, Arcos de Jalón, donde quiere verse en el futuro

I. LL.Y.
10/03/2019

 

Siempre había estado vinculado a su pueblo natal, Arcos de Jalón, pero no fue hasta que se quedó en el paro como capataz forestal en Soria capital, en el año 2015, cuando Eduardo Bayo Garrido se planteó el regreso. El problema era que las expectativas de empleo tampoco eran mejores: la crisis económica seguía en pleno apogeo en la provincia y el tejido industrial, limitado, de modo que la alternativa era el sector servicios y sin demasiadas ofertas dada la situación general. Se dio cuenta de que si se quería quedar en el pueblo no le quedaba otra que emprender. Y de entre las opciones que estudió la idea de montar una granja de pollos en integración ganó con creces. En la iniciativa animó a su hermano, que lleva un bar en la localidad, y a un amigo, empleado de banca.

Así, entre los tres formaron la empresa Arcos de Jalón Gestión SL que vio la luz en octubre de 2016. «Estudiamos la posibilidad porque el pollo es un nicho de mercado, dado que cada vez se consume más su carne, porque se vende como que es más sana y con menos grasa, y porque es barata, de modo que nos embarcamos», explica Eduardo.

De este modo y sin ninguna experiencia en el sector, pero con muchas ganas de apostar por su pueblo y por generar futuro, iniciaron el proceso. Había que comprar las tierras, en Montuenga de Soria, hacer el proyecto, acercar el agua y la luz hasta la finca, solicitar las licencias pertinentes, pedir la financiación y construir las naves. «Lo que más nos costó fue conseguir el dinero para la inversión; lo demás fue fácil», asegura este joven emprendedor. Y es que debían asumir un gasto de en torno a los 600.000 euros, «pero algo había que hacer». El sector forestal al que se dedicaba hasta entonces, y en el que había estado empleado durante ocho años, vivía a base de subvenciones, y sin subvenciones no había trabajo, salvo actuaciones puntuales de frutales o de fincas de trufas, de modo que la ganadería era una alternativa. «Aunque las granjas están muy automatizadas hay que estar muy pendiente, porque los animales lo requieren, así que es también una forma de quedarse a vivir en el pueblo», señala Eduardo, una solución para combatir la despoblación. Ofrecieron su proyecto a una integradora, Uvesa, que aceptó su propuesta. «Queríamos tener garantizada nuestras producción un mínimo de años y Uvesa nos confirmó un contrato para diez años. Aceptamos». Y después de un año de ‘papeleos’ y obras, en noviembre de 2016 entraron los primeros pollos, 33.000 animales en la primera nave de 1.800 metros cuadrados, y otros 38.000, en la segunda, de 2.080 metros cuadrados. Dos años años después desde que la granja entró en funcionamiento el balance no es malo. La empresa ya ha solicitado licencia ambiental y de obra para construir la tercera nave, y la inversión ya supera el millón de euros.

No obstante, Eduardo señala que la finca de Montuenga tiene capacidad para albergar siete naves, de tal forma que su proyecto se podría duplicar. «Creo que de momento con tres naves podríamos pararnos», confiesa. Y es que «más pollos significa más atención». Además, reconoce que antes había mucha demanda pero en los últimos años se han construido gran cantidad de explotaciones de este tipo, contribuyendo a multiplicar en gran medida la oferta. «Si en 2016 hubiéramos tenido todas hechas habría sido diferente. Ahora está más estabilizado el mercado y con él la construcción de granjas». Los animales, 71.000 en total y de la raza broiler, entran al mismo tiempo por razones de bioseguridad, y del mismo modo también salen el mismo día. Entran en incubadora y permanecen en Montuenga unos 40 ó 45 días, «dependiendo del peso que requiera el mercado en ese momento». La integradora les da los pollos y se ocupa también del pienso y los portes. El resto lo hace Eduardo, con un empleado; sus otros dos socios en la empresa son socios capitalistas.

Este joven de 34 años cree que la única manera para asentar población en el medio rural es apostar por la agricultura y la ganadería. «El sector primario es el que puede tener la llave para el futuro de los pueblos, porque hay que estar en el campo y con los animales», señala Eduardo. El problema, a su juicio, es que se trata de un sector que lleva en crisis estructural desde hace muchos años y no resulta atractivo ni para que las nuevas generaciones decidan relevar a sus progenitores.

 

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria