Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La siembra directa, imparable en Castilla y León gracias al cereal

En cinco años, el campo regional ha ganado 68.645 hectáreas / Los cultivos forrajeros concentran una media de 15.723 hectáreas anuales, aunque su presencia ha ido disminuyendo

DIEGO SANTAMARÍA
21/02/2019

 

Todavía no es una opción mayoritaria y no llega ni de lejos al nivel de expansión de países latinoamericanos como Argentina o Brasil, con años de ventaja y experimentación a sus espaldas. Sin embargo, la siembra directa gana cada vez más terreno en España y Castilla y León no constituye una excepción. De hecho, el campo regional ha experimentado un ‘boom’ durante los últimos años y la tendencia al alza, visto lo visto, parece imparable.

Los datos hablan por sí solos. En tan solo cinco años, la Comunidad ha incrementado la superficie de siembra directa más de un 42%. Nada más y nada menos que 68.645 hectáreas en las que los agricultores apuestan por un cultivo anual que se rige por el principio de ‘labranza cero’. No cabe duda de que esta metodología capaz de prescindir de ganado y maquinaria gana adeptos, aunque continúa siendo minoritaria si tenemos en cuenta la superficie total agrícola de Castilla y León.

Aún con todo, resulta sorprendente comprobar que en 2017, último año de referencia recogido por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapa) a través de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esyrce), Castilla y León atesoraba 231.119 hectáreas destinadas a siembra directa. La evolución durante los últimos años ha ido siempre in crecendo, pero es a partir de 2015 cuando el despegue se hace mucho más evidente tras dos ejercicios con sendos aumentos de 23.000 y 29.000 hectáreas entre campaña y campaña.

Obviamente, los cereales copan la gran mayoría de la superficie de siembra directa porque nos encontramos en una región eminentemente cerealista. Dentro de este apartado, la también denominada agricultura de conservación se ha consolidado en 75.400 hectáreas más que hace cinco 
años, lo que se traduce en un incremento del 57,1%. Mientras tanto, el resto de cultivos que más se decantan por esta técnica han sufrido altibajos de una campaña a otra.

Con permiso de los cereales, los forrajes -salvo el maíz forrajero- acaparan la mayor parte de la superficie autonómica. Durante el último ejercicio analizado por el Mapa, Castilla y León cerró la campaña con 15.592 hectáreas, prácticamente el 9% de la superficie total reservada para esta clase de cultivos. El dato en sí no parece del todo malo porque la media desde 2012 asciende a 15.723 hectáreas. No obstante, la superficie ha experimentado subidas y bajadas desde dicho año, cuando la Comunidad disponía de 18.705 hectáreas reservadas para agricultura de conservación.

¿Por qué la siembra directa ha ganado tanto terreno en los últimos años? El técnico agropecuario David Velasco sostiene que su expansión obedece a un «aspecto económico y medioambiental» motivado por la Política Agraria Comunitaria (PAC) y los compromisos adquiridos por los gobiernos, a raíz del Protocolo de Kioto, para reducir las emisiones de gas a la atmósfera y promover un «modelo agrario de sostenibilidad» en Europa, que debe afrontar «problemas bastante grandes de contaminación por CO2».

Una de las principales ventajas de la agricultura de conservación es que permite «crear sumideros de carbono de manera más natural». Por otro lado, la contaminación disminuye «al pasar menos veces con el tractor por la tierra», lo cual también repercute de forma positiva en el bolsillo de los productores porque «reduces el consumo de gasóleo y además ahorras tiempo». Dicho esto, Velasco cree que la siembra directa sería «beneficiosa» si se «obligase a cumplir las pautas implícitas» que conlleva este modelo, pues no hay que olvidar que «la tierra no solo tiene vida encima, sino también debajo».

En clave regional, Velasco insiste en la necesidad de que Castilla y León incremente sus niveles de materia orgánica en el suelo. Y es que el 1,5% actual «en tierra» es una «cantidad bajísima» que debiera incrementarse, por lo menos, «el doble» para hablar de «campos bastante buenos» en este sentido. En cualquier caso, lo ideal a su juicio sería alcanzar un porcentaje del 4%, aunque «con un 2,5 o un 3% tendríamos garantizado el futuro de la tierra».

 

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria