Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SOBRE VIVIR

Nueva Numancia

JOSÉ MARÍA MARTÍNEZ LASECA
06/12/2018

 

Antes muerta, debió de pensar para sí al tomar tan irreparable decisión. Leí, días atrás, en la primera página de mi diario a diario, aquel titular de incuestionable impacto emocional: “Una mujer de 65 años se suicida en Madrid cuando iba a ser desahuciada”.

Y, de inmediato, afloró a mi mente la imagen de los últimos habitantes de la mítica ciudad celtíbera de Numancia, entregándose voluntariamente  a la muerte, tras resistir hasta el final al despiadado asedio al que la sometieron las legiones de la todopoderosa Roma. Esa mujer se llamaba Alicia, estaba divorciada y tenía un hijo. Ya llevaba seis años residiendo sola en ese estudio, sito en el quinto piso de un bloque de apartamentos de la calle Ramiro II en el barrio de Chamberí.

El cronista de sucesos pormenorizaba el desarrollo de tan trágico acontecimiento. Decía que la víctima se encontraba en su casa sobre las once de la mañana. En el mismo momento en que los funcionarios del juzgado, que iban acompañados por agentes de la Policía Municipal, llamaron al timbre para ejecutar la sentencia judicial, consecuencia directa de la denuncia efectuada por el propietario del inmueble, dado que llevaba varios meses sin pagar la renta mensual del alquiler.

Pero, Alicia, sabiendo a lo que venían, no les abrió la puerta. Y optó por precipitarse desde una ventana al vacío, estrellando su cuerpo contra el techo de una furgoneta aparcada en la calle, y acabando en la acera, frente a una peluquería. Quién la encontró tendida sobre el suelo, creyó, en un primer momento, que se había desmayado. Nada pudieron hacer por ella los técnicos de emergencias del Samur, que fueron alertados.

Poco después se supo que, en el pasado mes de mayo, Alicia había acudido a las oficinas de los servicios sociales de su barrio para solicitar información, si bien fuentes del Ayuntamiento no supieron precisar de qué tipo. Al parecer se le comunicó que, previo a cualquier trámite, debía estar empadronada en el distrito. Lo cierto es que ella ya nunca regresó. Y la carcoma de la soledad fue socavando su cabeza. Cuento este caso el mismo día en que nuestra vigente Constitución de 1978 cumple 40 años. Y recuerdo su art. 1º que reza: “España se constituye como un Estado social y democrático de derecho,...”¿Protegiéndonos a todos por igual?

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria