Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL BESO DEL NEANDENTAL

El Real Madrid y yo

ROBERTO ORTEGA
07/12/2017

 

Francamente, creo que existen más posibilidades de que yo haga alguna aportación de peso a la Ley Gravitacional de Ondas Beta, que las que tengo de distinguir un fuera de juego. Conozco la teoría de la infracción futbolística, pero soy incapaz de verla, salvo alguna vez en televisión, cuando repiten la jugada, dibujan una línea virtual en el césped, señalan con grandes flechas intermitentes a los implicados en el lance y mueven el balón de atrás a adelante en repetidas ocasiones. “Aaaahhh, mira, pues sí, oye”, digo entonces, orgulloso de mí mismo.

Con esto quiero explicarles que en la espiral de mi ADN falla el gen que permite apreciar los intríngulis y la belleza del fútbol, de modo que mi relación con este juego se establece al nivel más básico, primario y primitivo. Casi tribal.

Por ejemplo, no soporto al Real Madrid. Es algo instintivo e inexplicable. Es un sentimiento que no debería estar ahí porque, habitualmente, lo que pasa en este deporte me la trae completamente al fresco, pero mi inquina hacia este equipo trasciende estas fronteras de la lógica. Perdónenme sus forofos: es algo más allá de mi control.

Curiosamente, ha sido un Numancia-Real Madrid el único partido que he visto entero en un estadio de fútbol en mi medio siglo de existencia. Yo estaba a pie de campo cuando los madridistas salieron al terreno de juego. Confieso que me impresionó vivamente el blanco nuclear, radiante bajo los focos, de su equipación. Un color tan puro que, por un momento, llegué a pensar que, tal vez, los jugadores habían bajado del mismísimo cielo, como ángeles.

La primera mitad del encuentro la vi solo en un banco en el córner del Real Madrid. Frente a mí, Casillas. Fueron los 45 minutos más aburridos de mi vida. Y de la suya. El juego se desarrollaba únicamente en la otra parte, y por nuestro lado no sucedía nada de nada.

Confío en que eso no pase ahora que el Real Madrid vuelve a cruzarse con el Numancia. Espero que los sorianos logren asustar a los de Zidane. Sería un acontecimiento que satisfaría plenamente mi primitivo y tribal espíritu balompédico del que llevo 2.133 caracteres (con espacios) hablando.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria