Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PASABA POR AQUÍ

Viva el chuletón

LUIS MIGUEL LARGO
06/10/2017

 

A los sorianos nos pasa como a la vaca serrana, que por no saber adaptarnos a los nuevos tiempos nos encontramos en vías de extinción. Esta noble raza bovina de color negro que durante siglos ha compartido destino con los sorianos, sobre todo con los pinariegos, hace años que perdió su tradicional cometido y fue arrumbada al rincón de los trastos viejos a la espera de una desaparición inminente.


Ya no hay carretas cargadas de las que tirar para recorrer los caminos; ya no hay que subir al monte a entresacar los largos pinos derribados por el hacha del hombre; ni tan siquiera les han dejado los arados con los que arañar el duro campo soriano.

Todas y cada una de sus funciones las ha ido asumiendo una inerte máquina, a la que nadie pone nombre, y que no trasmite ninguna sensación por muy alta que se ponga la radio.

Desde tiempos inmemoriales la vaca negra serrana ha acompasando su andar al ritmo que le marcaba esta tierra, preparada para el frío invierno, dura para sobrevivir en el monte, fuerte para cargar mercancías, dócil para convivir con humanos … hasta descubrir un buen día que ya no servía, que ya no era útil, que ya no nos hacía falta.


Triste destino el de la vaca serrana, y el de tantas caballerizas, machos, mulos, burros, caballos y bueyes, que siempre han sido como de la familia, porque antes se llamaba al veterinario que al médico, con habitación en casa para aprovechar hasta el calor que desprendían.

Quedan concretamente 357 ejemplares de vaca serrana gracias al trabajo hecho en su día por la Diputación, que recopiló los escasos ejemplares puros y los puso a vivir subvencionados en un par de explotaciones.

Su futuro pasa por desaparecer, cuando se quiten las ayudas, o por sobrevivir, si los sorianos somos capaces de poner su carne en nuestra mesa y darle el lugar que le corresponde en nuestra gastronomía. Ya iba siendo hora de que sacrificarse por lo soriano tuviera sus ventajas, así que póngame unas setas de cardo para picar, un crianza de la ribera soriana para remojar, un buen pan si es que lo encuentra y traiga ya ese chuletón, que vamos a defender los nuestro, como tiene que ser, con cuchillo y tenedor.

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria