Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL PUNTO DE VISTA

¿Y tú de quién eres?

LUIS MIGUEL LARGO
15/07/2018

 

UN NIÑO de ciudad no está completamente integrado en el pueblo donde veranea si no sabe contestar a la inquisitorial pregunta a la que todos hemos tenido que hacer frente con mayor o menor atino: ¿Y tú de quién eres?. Los preocupados padres urbanitas que se desentienden del niño en llegando al pueblo no les preparan para contestar esta simple pregunta que a los viejos del pueblo les encanta hacer a todo desconocido que se encuentran y del que desconocen su filiación.

No suele servir con decir quienes son tus padres puesto que hay que remontarse a los abuelos que son los últimos que vivieron en el pueblo, y de cuyos motes familiares se ha perdido todo rastro, queriendo o sin querer.

Dice mucho de una familia rural el mote por el que es conocida, destacando alguna cualidades, casi siempre con connotaciones negativas, ya se sabe la ironía fina de los hombres del campo. Suele ser más sencillo decir en la casa en la que estás alojado para que los curiosos mayores se entretengan en sacar parecidos y decidir de quién son hijos los zagales que corren como locos con las bicis por las calles del pueblo.

En seguida se aprende a esquivar a las simpáticas abuelas que lo único que quieren en un poco de información, a veces a cambio de alguna extraña pasta, que por lo que se ve en los pueblos carecen de relleno y de todo tipo de aliciente. El interrogatorio suele ser traumático para los pequeños que no están acostumbrados al trato humano y prefieren comunicarse a través del móvil o la tablet, que cambian en seguida por la independencia que ofrecen las bicicletas y los miles de rincones interesantes que ofrece un pueblo entero por descubrir.


Se consigue la auténtica paz interior cuando por fin se sabe contestar a la pregunta de rigor y se deja satisfechos a los interlocutores, que comentarán animados las gracias y desgracias de tu familia, y te sacarán parecidos con los antepasados que un día no muy lejano formaron parte de la vida cotidiana del pueblo que disfrutas en verano y que en un tiempo no muy lejano estaba poblado de muchas personas que poco a poco se fueron marchando camino de las grandes ciudades que los necesitaba como mano de obra barata para hacer funcionar sus fábricas y donde nunca les preguntaron de quién eran.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria