Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SUCESOS

Un anciano mata con el bastón a su compañero de habitación en una residencia de El Burgo de Osma

El presunto homicida sufre demencia senil y a preguntas sobre lo ocurrido respondió «que le robaban los corderos»/ El suceso ocurrió pocos minutos después de que ambos se acostaran, sin que se escuchara ninguna discusión ni gritos

MILAGROS HERVADA
12/01/2019

 

La Guardia Civil detuvo ayer a M.P.C, de 94 años de edad, como presunto autor de un delito de homicidio o asesinato cometido sobre su compañero de habitación, de 91 años, en la residencia de ancianos Benilde de El Burgo de Osma, Soria, de titularidad privada, suceso ocurrido en torno a las 21.45 horas del pasado jueves, cuando ambos se encontraban ya acostados desde hacía unos minutos, según indicó el director del centro, Javier Gómez, quien destacó que fue la auxiliar que se encargaba de la supervisión esa noche la que dio la voz de alarma.
El presunto homicida, que sufre demencia senil, utilizó su bastón, del que no se separa puesto que lo necesita para caminar dada su avanzada edad. El fallecido, A.O.A., recibió un fuerte golpe en la cabeza mientras se encontraba tumbado en la cama, supuestamente ya durmiendo.
El director de la residencia señaló que no existía ningún tipo de animadversión entre ellos y que el detenido no es una persona conflictiva. De hecho, cuando la Guardia Civil le preguntó a M.P.C. la razón de lo ocurrido, lo que contestó «es que le robaban los corderos», trasladó el responsable del centro, evidenciando el sinsentido de los hechos. «No discutieron, porque el fallecido era sordo por completo», matizó.
Según comentó Gómez, el agresor, natural de la localidad soriana de Fresno de Caracena, llevaba viviendo en la residencia seis años y medio y nunca había protagonizado ningún altercado ni había sido conflictivo. «Es una persona muy conocida porque sale por el pueblo a tomar el café y a darse paseos», añadió. Por su parte, el fallecido había ingresado hacía tres meses y tampoco registró ningún problema con otros compañeros.
Ambos compartían habitación desde hacía apenas tres días, aunque desde la dirección del centro consideran que no existía ningún problema entre ellos y hasta el trágico suceso «habían dormido bien, como lirones, y no se habían levantado por la noche». Gómez manifestó que es habitual que se instale a personas en la misma habitación, para que confraternicen y se ayuden mutuamente. El presunto homicida había compartido el habitáculo con otros residentes en varias ocasiones «porque ha estado acompañado siempre». La decisión de llevar a A.O.A. a dicha habitación se debe a que en la que él estaba solo no disponía de baño propio y los responsables del centro buscaron mejorar sus condiciones de estancia. «A veces pueden surgir roces porque uno quiere ver la televisión y otro no, o porque uno abre la ventana y el otro no quiere, pero en este caso no había existido nada de eso», puntualizó Gómez.
En la tarde del pasado jueves, M.P.C. salió de la habitación tras haber agredido a su compañero en la cabeza, y al verle la auxiliar y preguntarle qué le ocurría, le acompañó de nuevo hasta la cama, momento en que descubrió lo sucedidido. «La punta del bastón tenía restos de cabello», puntualizó el director, por lo que quedó evidenciado que fue el arma homicida y como tal lo consideró la Guardia Civil cuando se lo llevó en custodia. Consideró que la muerte se produjo como efecto de un fuerte golpe, «momentáneo y directo», porque si hubiera habido un forcejeo el fallecido habría gritado y no fue así. «Era un poco sordo y sí tenía costumbre de gritar», matizó el responsable de la residencia, quien recalcó que en diez años desde que abrió el centro nunca habían registrado un suceso de este tipo.
El presunto homicida, que sufre deterioro cognitivo como indican los informes médicos, que ya ha pasado por geriatría y psiquiatría, está bajo la tutela de la Fundación Fundamay, pues es viudo y no tiene hijos, sólo sobrinos.
Por su parte, el fallecido, quien fuera sargento de la Guardia Civil, natural de San Esteban de Gormaz, estaba casado y su mujer acudió en la noche del suceso junto a unos sobrinos tras la llamada de los responsables de la residencia que en un primer momento, en la conversación telefónica, no le contaron el motivo de la muerte, explicándole posteriormente todo lo ocurrido.
El fallecido era un hombre de complexión fuerte que requería de una silla de ruedas para moverse, explicaron en la residencia. El presunto homicida, sin ser fuerte, es una persona alta, delgada y que utiliza un bastón para caminar.
Todo indica que A.O.A. recibió el golpe cuando ya se había dormido. «Estaba en la cama y no llegó ni a sacar el brazo», puntualizó Gómez. «Es gente muy mayor y cuando se acuestan rápidamente caen dormidos, y ya llevaban un rato en la cama», incidió sobre la hipótesis de lo que había pasado. Todos los matices tendrán que determinarse en la autopsia que se practique al cadáver.
Éste fue trasladado al tanatorio en torno a las 2.30 de la madrugada de ayer, mientras que el presunto homicida fue custodiado por la Guardia Civil en la propia residencia durante la noche, donde se quedó durmiendo en otra habitación. En la que compartía con el finado y que fue escenario del crimen se afanaron los agentes de la Policía Científica para obtener huellas y otras pruebas que esclarecieran lo ocurrido, ya que el detenido no dio mayores explicaciones de lo sucedido, manifestó el director de la residencia, quien recalcó que el deterioro cognitivo había ido aumentando con los años, «aunque tenía momentos en que estaba normal, pero otros no».
El detenido fue puesto a disposición judicial en la mañana de ayer, siendo trasladado hasta el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de El Burgo de Osma, que se ha hecho cargo del caso. Posteriormente, los agentes de la Guardia Civil requirieron a la residencia la medicación, ya que ni había comido ni se la habían facilitado en el juzgado. Dada esta situación, volvió a ser llevado a la residencia en torno a las 16.30 horas donde recibió sus medicamentos y también le entregaron ropa, informó el director, volviendo a salir pasadas las 17.30 horas.
«Él no es consciente de lo que ha hecho, no lo sabe, y además, como se ve rodeado de Guardia Civil, pues bromea diciendo que le van a llevar a la trena», comentó el responsable de la residencia después de que el detenido volviera a pasar por el centro. La mayoría de los residentes, unos 90 actualmente en un centro, con capacidad para un centenar de personas, ni siquiera se enteraron de lo ocurrido. «Con estas edades, muchos fallecen y tratamos de que no afecte a los demás», explicó Gómez, quien mostró su satisfacción por que no estuvieran al corriente. «A los ancianos hay que darles alegrías, no tristezas. No queremos que se lleven el disgusto, al fin y al cabo ha sido una casualidad, mala suerte. En un fallecimiento normal ni se enteran, por eso no hemos querido contarlo», matizó.

Por su parte, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de El Burgo de Osma acordó ayer el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del anciano. La decisión judicial se adoptó a petición del Ministerio Fiscal. El detenido, investigado por un delito de homicidio o asesinato, tal y como indicaron fuentes judiciales, fue ingresado en la tarde de ayer en el Servicio de Psiquiatría de dicho centro hospitalario para valorar su estado de salud y recibir tratamiento.
Asimismo, fuentes de la residencia de ancianos apuntaron a que permanecerá en psiquiatría para posteriormente ser derivado a algún psiquiátrico, indicado para este tipo de enfermos.
M.P.C. sufre demencia senil, un deterioro cognitivo que ha ido incrementándose con los años, tal y como indicaron desde la residencia, motivo por el que la tutela corresponde ya a la Junta de Castilla y León, en concreto a la Fundación Castellano y Leonesa para la Tutela de Personas Mayores, Fundamay, que se encarga de las personas mayores de 65 años con falta de capacidad de autogobierno.
En cuanto al fallecido, la familia estudia si presentar denuncia sobre lo ocurrido. El entierro del finado, de 91 años, natural de San Esteban de Gormaz y quien fuera sargento de la Guardia Civil, se celebrará esta tarde en la parroquia de San Esteban Protomártir de la localidad.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria