Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA

Ascensión Pérez: «Fijar población pasa por trabajo y vivienda»

El colectivo trabaja por la igualdad real de la mujer, el asesoramiento apoyado en formación e información y el estímulo para que las mujeres rurales no se encuentran aisladas y puedan compartir vivencias y experiencias

ANA P. LATORRE
05/03/2017

 

En pleno debate sobre la despoblación que afecta a la provincia y las medidas que se deben tomar, la conversación con Ascensión Pérez como presidenta de la Asociación de Mujeres y Familias del Medio Rural (AMFAR), también alcaldesa de Almarza y portavoz del PP en la Diputación Provincial, se convierte en una profunda reflexión sobre el medio rural soriano y su futuro.

Pregunta.- Las mujeres del medio rural han pasado de ser el 62% en 1994 al 54% en la actualidad, ¿a qué se puede deber esto?

R.- El principal problema que tenemos en la provincia es la falta de capital humano y tenemos un gran reto. La pérdida en el medio rural de mujeres también ha sido evidente. Las mujeres han vivido durante décadas en un medio hostil, más duro que el medio urbano, al no estar dotado de servicios y de infraestructuras y, además, el clima ha cambiado. Eso hacía que las madres, sobre todo, quisieran un futuro mejor para sus hijas y se les animaba a salir fuera.

Afortunadamente, eso hoy en día no existe y el medio rural está más equipado, con mejores servicios, con mayor dotación, y el papel de las mujeres en el medio rural es más visible, porque antes su trabajo no se reconocía ni socialmente ni económicamente, sobre todo las mujeres agrarias. La Ley de la cotitularidad hizo que ese trabajo se reconociera, pero todavía hay mucho camino por recorrer. Aún así, hay que animar a la incorporación de mujeres a la cotitularidad.

P.- ¿Qué se puede hacer para animar a la gente a vivir en el medio rural?

R.- Fijar población pasa por ofrecer trabajo y vivienda, además de infraestructuras como la banda ancha. Es la eterna lucha, el medio rural tiene que tener servicios para conciliar la vida familiar y laboral. Hoy en día una pareja con hijos necesita tener un colegio o una guardería, tener las herramientas o los medios para poder vivir allí... Pero, sobre todo, lo que hace falta es trabajo, porque si no hay empleo no puede haber vida.

En un mundo globalizado, tenemos que ser capaces de admitir y abrir nuestras puertas a población que viene de otras zonas y que en una época han contribuido a realizar trabajos para los que no se encontraba gente de aquí, como ayuda a domicilio y pastoreo, por ejemplo.

P.- Las mujeres del medio rural del siglo XXI, ¿dirigen explotaciones, gestionan sus negocios y forman parte de la vida política, económica, social y cultural con normalidad?

R.- Ya no se puede relacionar únicamente a la mujer rural con mujer agrícola. Afortunadamente, en el medio rural las mujeres trabajan en otros muchos sectores, como comercios. La mujer ha avanzado mucho hacia la igualdad real y uno de los pilares básicos ha sido la formación y la información. El estar formadas les hace ser libres y el medio rural tiene cada vez mujeres más preparadas, más formadas, más cualificadas... Por eso tenemos que intentar aprovechar ese potencial y poner en marcha iniciativas que sean una oportunidad de empleo y desarrollo.

Quiero destacar el carácter de constancia y de perseverancia de las mujeres, esa lucha silenciosa, discreta y humilde para trabajar por sus pueblos y por verlos crecer, de manera desinteresada y altruista. No se resignan a abandonar su medio y siguen luchando por el medio rural.

La mujer está cada día más preparada y formada y, aunque queda camino por recorrer, es un proceso imparable. Cada día hay más alcaldesas, mujeres en puestos de representación y en sindicatos agrarios también hay alguna, aunque yo les animo para que sigan avanzando y se escuche su voz, como miembros de la sociedad al 50%.

P.- ¿Cómo se recibe en la asociación la noticia de un nacimiento en un pueblo en el que no había desde hace años?

R.- En nuestra provincia eso es una bendición y un motivo de alegría total. Es difícil controlar, porque la provincia de Soria tiene 512 núcleos de población. Por ejemplo, como alcaldesa de Almarza y en un territorio que comprende diez pueblos, en 2016 han nacido cinco niños de familias que viven allí y ha sido un motivo de satisfacción enorme. Es tan bueno como que vengan familias y se abran escuelas.

P.- Las mujeres, ¿hacen lo posible para que sus hijos se queden en el medio rural?

R.- Eso es más complicado, porque sus hijos solo se pueden quedar si hay oportunidad y hay trabajo. Pero hay que decir que a veces no tenemos que ser tan victimistas en Soria y tenemos que buscar nosotros salidas porque no va a venir nadie a darnos lo que no tenemos. Nos pueden ayudar, pero somos nosotros muchas veces los que tenemos que empujar del carro, ver lo privilegiados que somos en muchos sentidos y aprovechar ese potencial. Teniendo en cuenta el recurso micológico de la provincia, ahora mismo no hay empresas de transformación; se pueden instalar más empresas relacionadas con la caza; no hay fábricas de licores de frutas silvestres, con endrinas y maguillas; no hay fábricas de mermeladas, cuando en cualquier sitio, como La Rioja o Navarra, tienen numerosas empresas artesanales de este tipo de productos... En Soria resulta difícil y en jornadas de emprendimiento laboral a veces resulta difícil contactar con experiencias de la provincia en este sentido y hemos tenido que buscar gente de fuera. No puede pasar en Soria que, teniendo recursos, no sepamos ponerlos en valor.

El turismo es un importante motor de desarrollo y cada día hay más establecimientos en Soria y cada día van siendo más profesionales. Pero necesitamos empresas de ocio y tiempo libre, para completar esa red de 400 casas rurales, para llevar a los turistas a ver nuestros recursos, con personas que hacen de guías... Los recursos históricos, culturales, patrimoniales, museos... deben abrir sus puertas y muchas de nuestras mujeres pueden tener ahí una oportunidad.

Por otro lado, en el medio rural soriano la problemática de la despoblación es muy común, quitanto Almazán y El Burgo de Osma con 5.000 habitantes, que aún así continúan siendo pueblos pequeños. Las mujeres compartimos las mismas problemáticas y pensamos en las reuniones y encuentros qué se puede hacer para frenar la despoblación, qué está en nuestras manos, cómo podemos solucionarlo, dónde nos tenemos que dirigir... Lo que no es ningún dato nuevo en cada padrón es que en muchos sitios se sigue bajando población. Hay que ponerle freno porque nos lleva abocados a la desaparición.

En muchos sitios la población se multiplica en verano por diez e incluso por cien, hay que hacer un esfuerzo mayor en la prestación de servicios. Pero está muy bien que sigan viniendo, gracias a Dios. Hay que intentar que esos mínimos de población diaria, los 365 días del año, ayuden a consolidar todos esos servicios y salir adelante. También es verdad que no se puede obligar a vivir a la gente donde no quiere, pero en Soria hay un contraste muy grande entre los servicios que se ofrecen y la escasa población...

P.- ¿Se avanza en aspectos como la violencia de género en el medio rural?

R.- Sigue siendo una lacra, pero cada día hay más instituciones y organismos volcados y más concienciación ante estas situaciones, porque nadie es más que nadie. Hay que seguir trabajando mucho en este aspecto y si alguna mujer se dirige a AMFAR la dirigimos allí donde sabemos que se puede prestar este tipo de ayuda especializada.

P.- Como presidenta de AMFAR, ¿qué peticiones haría respecto a servicios para el medio rural de Soria?

R.- Hay que ser realistas, el problema no es que no haya escuelas, es que no hay niños. Pero hay que decir que en Soria todavía se mantienen abiertas escuelas con tres o cuatro niños, algo que no ocurre en otros sitios. Ya no es demandar servicios, sino que nos ayuden y que sean solidarios con el medio rural. ¿Qué sería de nuestro país sin sus pueblos, su sector primario...? Es lo que hablamos todos los días, pasa por las medidas que podamos tomar nosotros y por que desde la UE y las administraciones se tenga en cuenta este problema de despoblación que sufre Soria y creen las medidas necesarias para poder salir adelante.

Yo confío mucho en este Plan de Dinamización de Soria y en el compromiso y sensibilidad que ha mostrado la Junta con la despoblación en Soria. Espero que empiecen a llegar medidas que, de alguna manera, comiencen a invertir la tendencia que tenemos en Soria.

P.- ¿Hay todavía casos de gente de fuera de Soria que se instala en los pueblos?

R.- Sí, también tengo que hablar en positivo. Cada día, con una población envejecida y por ley de vida, perdemos población cada año; pero hay datos que me hacen ser optimista porque también vienen familias buscando esa paz, esa tranquilidad y esa calidad de vida que ofrece el medio rural. Hay personas que vienen por las infraestructuras de comunicación, por Internet, la banda ancha y la telefonía móvil. Hoy sin eso no tenemos desarrollo en ningún pueblo de la provincia y hoy sin eso ni siquiera quieren ir los nietos a visitar a los abuelos. Hay ejemplos de personas que su empresa les da la opción de trabajar on-line y se vienen con su familia a vivir a un pueblo de Soria. El futuro pasa por ahí, por experiencias como estas, para la consolidación de la población en la provincia.

P.- ¿Cómo valora los proyectos que se impulsan en el medio rural?

R.- Fenomenal, El Hueco creo que es una iniciativa buenísima para la provincia, porque se ayuda a todas aquellas personas que quieren emprender un negocio y se comparten experiencias y espacio y se ayudan. La Exclusiva y muchos proyectos de allí son un ejemplo muy bueno, porque dan un servicio y contribuyen a un bien social en nuestros pueblos, como acercar la compra a personas del medio rural. También contribuyen a que esas personas permanezcan en él, porque en muchos casos los hijos no tienen opción de llevarles lo que necesitan.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria