Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CELEBRACIONES RELIGIOSAS

Comuniones o minibodas

Las celebración de este Sagrado Sacramento constituye una de la fiestas más importantes de la comunidad cristiana. Sin embargo, durante los últimos años se han ido imponiendo modas en torno a la manera en la que lo festejamos que reabren un debate social sobre los posibles excesos económicos que muchos deciden afrontar. En Castilla y León, el gasto por familia ronda los 2.000 euros

HENAR MARTÍN
04/06/2017

 

Mayo es el mes por excelencia de la celebración de la Primera Comunión, un acto religioso que viene a representar la aceptación de la fe cristiana. No es de extrañar ver cada fin de semana a niños celebrando el sagrado sacramento en las parroquias de pueblos y ciudades. La estampa, no cambia desde hace décadas. Niños vestidos de almirante, marinero o de calle, el estilo que últimamente más se impone entre los chicos. Y para ellas, las vestimentas suelen ser las mismas que vistieron sus madres cuando fueron niñas, salvo pequeñas variaciones.

Sin embargo, lo que sí ha ido evolucionando, y mucho, es la forma de celebrar este rito. En los últimos años se han ido imponiendo tendencias que han hecho aumentar el desembolso económico que representa esta fiesta religiosa y familiar. Según un estudio elaborado por la Unión de Consumidores de Castilla y León, el gasto por familia para una media de 25 invitados ronda los 2.000 euros. La cifra, ya de por sí importante, suele incrementarse en muchos casos hasta alcanzar la cuantía de 4.000 o 5.000 euros. Ante este panorama son muchas voces las que se cuestionan el significado auténtico espiritual de lo que representa recibir por primera vez el cuerpo de Cristo. Para Prudencio Prieto, presidente de la Unión de Consumidores y Usuarios, esta fiesta ha dejado de ser algo íntimo y familiar y se ha pasado a «tirar la zambomba durante el mes de mayo». Considera que este tipo de gastos en el que muchas familias tienen que solicitar créditos bancarios para poder sufragarlas son «una barbaridad que responde a un nuevo estilo de vida, importada de otros países como Estados Unidos».

Al analizar el presupuesto elaborado por la organización de consumidores, la mayor partida del gasto se lo lleva el restaurante, donde el precio de la comida por persona no suele bajar de los 45 euros. Para Prudencio Prieto «no es de recibo que un menú que normalmente cuesta entre 15 y 20 euros se duplique». Y a esto se va sumando poco a poco una larga retahíla de pequeños o grandes gastos entre ropa, recordatorios, flores y detalles para agradecer a los invitados su presencia en esta fiesta.

Si marcamos en google la palabra comunión seguida de crédito aparecen pronto numerosas referencias con ofertas y recomendaciones para contratar un préstamo rápido. Ante esta realidad, apostilla Prudencio Prieto, poco se puede hacer, aunque recomienda a las familias sensatez y sentido común a la hora de contratar los servicios, además de «guardar siempre todas las facturas ante posibles futuras reclamaciones».

A este debate social ha puesto la guinda el Juez de Menores Emilio Calatayud, que hace pocos días escribía acerca de ello en un artículo en el que decía, literalmente, que a los padres «se nos está yendo la pinza» con estas celebraciones e invitaba a la mesura en este tipo de convites.
«Yo no sé si es una moda, una tradición familar, un hábito o una incoherencia», dice Marta Gutiérrez Delgado, psicóloga sanitaria de Valladolid, «lo que sí me llama la atención es que a los padres les oigo quejarse de que tienen que ir a catequesis durante 2 y 3 años pero luego quieren hacer una fiesta por todo lo alto», prosigue la profesional, que considera que ante una sociedad donde impera cada vez más la «materialización» es difícil no dejarse llevar ante la presión social en la que vivimos; a pesar de ello reclama hacer una revisión a la cultura del «sin esfuerzo» que estamos dando a nuestros hijos. «Regalar al niño móviles de última generación, consolas o viajes a EuroDisney porque sí no creo que sea la mejor manera de educarles en la cultura de la responsabilidad; a medio y largo plazo estos excesos acarrearán problemas cuando no obtengan lo que desean al instante como frutración, tristeza, ansiedad o incluso trastornos más serios» apostilla.

José Mariano Pérez Solano, párroco de Arroyo de la Encomineda, una de las localidades que mayor crecimiento demográfico ha experimentado en Valladolid en los últimos años, coincide en señalar la incoherencia de muchos progenitores. «Al 99% les veo entregados y comprometidos durante la catequesis pero una vez finalizada están apáticos ante el seguimiento posterior de la fe de su hijo».

Mariano es una de las personas más queridas en este pueblo del extrarradio vallisoletano. Se muestra orgulloso del grupo de catequistas con el que trabaja, «es formidable, tienen interés, ganas y cariño» señala. Este año oficiará la Primera Comunión de algo más de 150 niños de entre 9 y 10 años. Considera que la Eucaristía se ha transformado en muchos casos «en un derroche donde lo único que importa es la fiesta social». Para este párroco hace falta «una gran dosis de coherencia»: «necesitamos cristianos de testamento y no de mero cumplimiento», esgrime.

Muchos especialistas ya han bautizado a la generación de padres que impera ahora como la de los «padres helicópero» por la sobreprotección y control que ejercen sobre sus vástagos. «Siempre que cambiamos de paradigma hay pros y contras» dice la psicóloga Gutiérrez Delgado, del Gabinete Grupo Indalo y madre de tres hijos. «A veces nos pasamos; muchas veces no nos damos cuenta de que nuestros hijos no necesitan tantas cosas para ser felices».

Sin embargo es dificil no dejarse llevar por la presión social y si al principio los padres empiezan con el banquete acaban con el ‘suma y sigue’ contratanto los servicios de un fotógrafo profesional y en algunos casos de vídeo, aparte de contar con un monitor para que entretenga y divierta a los niños junto a castillos hinchables, autobuses para los invitados y las ya famosas candy bars o, lo que es lo mismo traducido al castellano, pequeños banquetes de golosinas con decoración. Y todo ello tan sólo son pequeños detalles anecdóticos.

Ahora nuestros niños reciben como regalos consolas, video juegos de ultima generación, viajes a Eurodisney y hasta organizan una lista de regalos de comuniones en grandes superficies, al estilo de las bodas, para facilitar la labor de los invitados que acuden a la fiesta.

Sin ánimo de juzgar, sí es momento de invitar a hacer una reflexión abierta y profunda y cuestionarnos si los padres y familiares más directos del niño no nos estamos excediendo, ¿es necesario todo esto?, ¿se está desvirtuando el sentido de esta tradición cristiana?

No existen recetas ante este tipo de sociedad en la que nos vemos inmersa. «Un vademecum no existe», asegura con rotundidad el párroco de Arroyo de la Encomienda, «pero sí pediría a los padres que renovaran su fe, argumenta el sacerdote, que no duda en señalar que «estamos en una sociedad consumista, llena de eslóganes y poco fondo».

Quedan ya para el recuerdo aquellas celebraciones familiares en las que a las niñas regalaban la nancy comunión y a los niños el balón de fútbol reglamentario por el que llevaban soñando un año; o la bicileta de moda del momento, como la mítica California que nos regalaron a más de uno en la década de los ochenta. Eran tiempos en las que los chavales eran felices simplemente con pasar un día distinto, en una modesta comida con la familia más cercana y sin muchos dispendios. Está claro que eran otros tiempos.

En la actulidad algunos colegios religiosos celebran primeras comuniones de forma sencilla y austera vistiendo una simple túnica de estilo franciscana o con el uniforme del centro escolar, tal y como hemos visto hace pocos días a la hija de los Reyes de España, la infanta Doña Sofía, en el centro escolar los Rosales de Madrid. Se trata de una fórmula con la que muchos padres ‘comulgan’, pues consideran que se eliminarían diferencias entre los niños y se circunscribiría a la esencia espiritual de la celebración. Sin embargo, la Delegación Pastoral aconseja celebrarlas dentro de las parroquias para que se fomente la convivencia y diálogo entre los fieles en su vida parroquial.

Lo que sí es importante, según reclama la comunidad religiosa, es mantener el vínculo una vez que haya pasado la comunión, una tarea que debe recaer en la familia: «No vuelvo a ver a los niños de la primera comunión hasta que llega el momento de la pre-confirmación», señala el párroco de Arroyo. Una tarea que queda pendiente en la vida actual.

CONSEJOS PARA QUE LA FIESTA NO SE NOS VAYA DE LAS MANOS

La Unión de Consumidores y Usuarios aconseja mirar las condiciones que nos impone el banco antes de solicitar un préstamo. En algunos casos suelen ser abusivas. Los psicólogos y expertos también recomiendan dar control al niño: «tiene que ser consciente de que va a formar parte de un rito porque él quiere». Limitar los regalos hablando con la familia y amigos es otra de las indicaciones que lanzan muchos expertos. «Los regalos deben circunscribirse a la celebración eurcarística y al momento de encuentro con la familia». Para ello recomiendan hacer regalos simbólicos y no materiales. Coherencia y responsabilidad es otra de las pautas que ofrecen desde las parroquias. «No puede ser que muchos niños dejen de ir a misa una vez que ha pasado la Comunión». Para los cristianos representa un acto muy importante de aceptación de la fe cristiana por lo que una vez terminada la catequesis hay que seguir siendo activos en la vida religiosa de nuestra comunidad.

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria