Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SOCIEDAD

Inserción contra las ‘limitaciones’ mentales

Más de 20 años después de la puesta en marcha de sus primeros programas de inserción laboral, Aspaym pone en marcha ‘Yo soy’, para facilitar el encuentro entre las personas con discapacidad y las compañías. La asociación sueña con que sus usuarios den el salto desde los Centros Especiales de Empleo a las empresas ordinarias

J.T. / VALLADOLID
05/06/2017

 

«Las mayores barreras son, muchas veces, psicológicas», proclama convencido Federico Vallmitjana. «Creo en la voluntad integradora de todos», matiza aferrándose a una experiencia laboral que le ha llevado desde los EEUU a Valladolid, desde la Universidad de Georgia, hace ya más de tres lustros, a una oficina en la que, entre otras tareas, hoy desempeña sus labores de posicionamiento de páginas web. Sólo la crisis le puso freno, como a muchos otros jóvenes. Vallmitjana, que trabajó como administrador de tesorería de almacenes en Alemania, Holanda y Suiza, de la mano de una empresa especializada en soluciones arquitectónicas, cuenta su historia sentado en su silla de ruedas. Hoy trabaja para Aspaym Castilla y León.

La asociación ha lanzado una nueva campaña de inserción laboral, ‘Yo soy’, con la que pretende sensibilizar sobre la importancia de abrir las puertas de las empresas a las personas con discapacidad. «Es necesaria una labor de concienciación paciente, yendo por todos los rincones, ofreciendo la posibilidad de que las compañías vayan siendo más diversas», advierte Julio Herrero, director general de Aspaym en la Comunidad. «Muchas aún no tienen el conocimiento suficiente para contratar a un trabajador con discapacidad. Existe una especie de temor. ‘Qué puedo hacer, qué me van a aportar’, se preguntan», matiza el responsable.

Fundada en 1992, ya en 1995 la asociación comenzó a desarrollar sus primeros programas de inserción laboral (de Cualificación Profesional Inicial y de Formación). Entre 1996 y 2000, con la iniciativa europea Horizon, Aspaym logró 940 contrataciones;entre 2001 y 2010, con InterLab, fueron 1.421. Atendiendo a los datos de los dos últimos años, el 65% de los demandantes de empleo fueron hombres; el 1,7% tenía menos de 25 años, el 83,8% tenía entre 25 y 54, y el 14,3% superaba los 54. «Cada vez estamos más satisfechos, porque nos abrimos a nuevos colaboradores», celebra Herrero. Según datos de Aspaym, sólo el año pasado incorporaron a su red a 96 nuevas empresas.

«Tienen un afán de mejora continua, pero no por competir con nadie, sino por demostrar que la mayoría de las veces las limitaciones sólo están en nuestra cabeza. Y además guardan fidelidad hacia quienes les dan una oportunidad. Ese espíritu, ese tesón, ese optimismo son contagiosos. Eso es algo que tienen que valorar las empresas», advierte Silvia Muñoz, gerente del grupo Precocinados El Campo, una empresa familiar ubicada en Sanchonuño, en Segovia, en la que trabaja una persona sordomuda desde hace años. «Estamos insertados en el medio rural, que tiene su propia diversidad, y tenemos que crear riqueza para la zona», detalla la responsable.

La legislación establece una cuota de reserva por la que las empresas públicas y privadas que empleen un número de trabajadores fijos que exceda de 50 están obligadas a emplear a un número de personas con discapacidad no inferior al 2 %.

Quesos Entrepinares tiene en nómina a 15 trabajadores con discapacidad en sus plantas en Vilalba (Lugo), Fuenlabrada (Madrid) yValladolid, en los polígonos industriales de Las Arenas y de Argales. En torno al 2,5% de su plantilla, advierten. «Las empresas, a la hora de insertar a estos trabajadores, han de analizar los procesos de producción. Obviamente, hay lugares como las cubas que son de difícil acceso para cualquiera. Hay que tener una mirada global y no pecar de voluntarista pidiendo cosas irrealizables que puedan generar frustración en los trabajadores», subraya Carlos Tejedor, director general del grupo. «Es cuestión de estudiar los procesos», zanja. El responsable defiende que cualquier obstáculo se puede dejar atrás con voluntad y un poco de esfuerzo. «Formamos a nuestros mandos para que puedan comunicarse en el día a día con nuestros trabajadores con sordera», recuerda a modo de ejemplo.

Diversidad

«Una empresa ha de ser reflejo de la sociedad, que siempre es diversa; ha de tener una responsabilidad social», defiende Francisco Sardón, socio fundador de Aspaym, actual presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad de Castilla y León y responsable de Matarromera Social. Sardón recuerda que hace casi 20 años entró en la bodega el primer trabajador con discapacidad. «Comenzó en la recepción y acabó organizando las visitas. Fue revelador: el grupo vio que estas personas pueden ser igual de productivas y eficaces que el resto».

Vallmitjana también reivindica la idea de la diversidad en unas empresas que, además, deben aprender a sacar provecho de su responsabilidad social ante el consumidor. Cuanto más rico es el perfil de una plantilla, sostiene, mejores resultados se consiguen. «Un equipo de fútbol necesita jugadores distintos para tener éxito y lo mismo ocurre en las empresas. Una persona con discapacidad va a tener la misma capacidad técnica que otro trabajador que no la tenga, pero la primera tendrá otra mirada por sus vivencias, otra sensibilidad», defiende.

El de Vallmitjana, como reconocen desde la asociación, es un caso inusual, por su nivel de formación y por una trayectoria laboral en muchos casos alejada de los Centros Especiales de Empleo. Según los datos de Aspaym, la mayoría de los puestos de trabajo ofertados a los usuarios de sus programas son para puestos administrativos y de limpieza, o para ejercer como carretilleros.

El 54,5% de los usuarios de los programas de empleo de la asociación han cursado estudios de Secundaria, el 29,44% ha completado el segundo ciclo de Secundaria y el 14,9% tiene un nivel formativo superior o especializado.

En el programa ‘Yo soy’ tiene puestas parte de sus esperanzas Gorane del Caso. La joven, que en los últimos años ha visto cómo una enfermedad degenerativa le ha llevado a una silla de ruedas, no ha logrado aún encontrar trabajo pese a su licenciatura en Historia del Arte y su formación complementaria como especialista en Conservación y Restauración de Documentos Gráficos.

«Siempre que he intentado acceder a un puesto de trabajo he recibido la misma respuesta: ‘no tengo experiencia’. Nunca te dicen, aunque lo piensen, que no te contratan por tener una discapacidad», lamenta Del Caso, que prepara unas oposiciones.

«En Aspaym se repite la imagen del mercado laboral al uso: el mayor número de demandantes de empleo tiene un bajo perfil de formación profesional, aunque los más difíciles de colocar son las personas con más nivel educativo», reconoce Julio Herrero, que confía en que con el tiempo las personas con discapacidad puedan dar el salto desde los Centros Especiales de Empleo, que dan trabajo a la mayoría (cerca del 70%), a las empresas ordinarias. «Tienen que integrarse con otras personas que, a su vez, tienen otras diferencias», subraya. Herrero asegura que los casos de discriminación por razones de discapacidad son mínimos. «Se dan en casos residuales, en empresas que van al límite con todos sus empleados».

DATOS

12.910 Empleo. El número de personas con discapacidad inscritas en el Servicio Público de Empleo de Castilla y León, un 5,6% del total.

251 Inserciones. Contratos formalizados el pasado año, gracias a dos programas de inserción laboral de Aspaym.

2% Cuota de reserva. Para insertar, como estipula la legislación, a personas con discapacidad en empresas con más de 50 empleados.

1995 Comienzos. Fue entonces cuando Aspaym, fundada en 1992, puso en marcha sus primeros programas de inserción laboral.

‘YO SOY’, UN PROGRAMA PARA CONECTAR CON LAS EMPRESAS

El programa ‘Yo soy’ es una más de las iniciativas impulsadas por Aspaym para favorecer la inserción laboral de las personas con discapacidad en la Comunidad. Según sus datos, en Castilla y León hay 12.910 inscritas en el Servicio Público de Empleo ECyL. Personas como Israel Garfia, un joven de 33 años al que un accidente de tráfico, hace ya tres décadas, le dejó afectado el lado izquierdo del cuerpo. «Quedé con un grado de discapacidad del 86%», señala este vecino de Cabezón de Pisuerga, en Valladolid. Desde hace ocho años es empleado de Aspaym; antes, sólo había trabajado un verano para el ayuntamiento cabezonero, también desempeñando tareas de limpieza. «Estoy muy contento de poder trabajar aquí, de ocho de la mañana a tres de la tarde», celebra Garfia, que se siente «afortunado».

El año pasado, se dieron de alta 227 personas en el Programa Itinerarios de Aspaym (continuación del Interlab) en Ávila (27), Palencia (6), León (135), Valladolid (45) y Burgos (14). Se formalizaron 238 contratos, 92 de ellos por un tiempo superior a seis meses, para 158 usuarios. El concebido para los jóvenes, Programa YEI, registró a 13 usuarios en Ávila (1), Palencia (2), León (9) y Valladolid (1), logrando 13 contratos, cuatro de ellos por más de medio año.

Con ‘Yo soy’, Aspaym abre un canal de comunicación entre los potenciales trabajadores y las empresas colaboradoras, brindando a los primeros un espacio (la web www.yosoytrabajo.es) en el que «depositar su curriculum», así como información sobre ofertas formativas, y detallando a los segundos los beneficios asociados a los programas de inserción laboral, como bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social en función del grado de discapacidad del trabajador, líneas de subvención para adaptar los puestos de trabajo o deducciones de la cuota del Impuesto de Sociedades.

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria