Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

QUINTA ESQUINA

Pilar Rupérez Arribas: «Una mujer no son dos mamas. Es mucho más que todo eso»

Cirujana. Jefa de la Unidad de Mama del Hospital Santa Bárbara. Preside el Comité técnico de la AECC y cose puntos de solidaridad al lazo rosa y en pechos que le enseñan lo que es fortaleza y coraje.

P. P. S.
26/10/2018

 

PREGUNTA.-Elija de qué hablar, mujer, tumor, estadísticas, superación, lazos…

RESPUESTA.-De las mujeres ¿no? Hablamos de las mujeres con cáncer de mama.

P.– Sin miedo a la palabra.

R.– Claro… Creo que no hay que tenerle miedo, hay que saber afrontarla. De hecho, todos los días, todas las mujeres nos dan ejemplo de ello. Es sorprendente. Aprendemos de ellas todos los días. Hay que aprender a decir esa palabra con normalidad, a asumirla y tener las bases para que podamos solucionarlo.

P.– ¿Por qué nos conmueve más esta dolencia que otras?

R.– Hay muchos factores. Tenemos por una parte a la sociedad, que ha gestionado esto de manera (no sé si bien o mal) que ha hecho hincapié en lo que es la imagen corporal. No olvidemos que las mamas forman parte de la imagen corporal de cualquier mujer y edad. Por otra parte, las mujeres en determinadas épocas de su vida, que es también cuando aparecen los cánceres, tienen a su cargo la familia. Ellas siguen siendo el centro del núcleo familiar, las que velan por sus hijos y parejas.

P.– Pensemos en una terapia fuera de uso.

R.– Una terapia como pueden ser ejercicios de concentración, de salud mental. Se está hablando mucho de la medicina integrativa. No solo están los medicamentos quirúrgicos, quimioterápicos, sino también la alimentación, el yoga, los bailes, el relajarse.

P.– ¿Por qué correr cuando lo que sientes es que el tiempo se detiene?

R.– Para la paciente se detiene casi un año de su vida. Hay personas que más, pero siempre hay que tener un paréntesis. Y empiezan a valorar la vida de forma muy distinta, se valoran cosas que antes no se valoraban. De eso dan ejemplo todos los días. Las pacientes lo aprenden y nosotros de ellas muchísimo. Empiezan a disfrutar de cosas que antes no daban importancia, disfrutan muchísimo y te lo hacen ver. Las admiro y pienso que tienen un valor increíble. Yo no sé si sería capaz de hacerlo.

P.– Sin culto al cuerpo.

R.– No, no, no. Empiezan a pasar también de eso. Es la sociedad la que nos hace ver que tenemos que estar estupendas, una figura maravillosa… Y te das cuenta que no. La mujer no son dos mamas, ni unas piernas preciosas, ni unos ojos azules. La mujer es mucho más que todo eso. Es lo que hay que aprender a valorar y lo que ellas empiezan muchas veces a valorar. Al principio hay mucha trascendencia, luego se van dando cuenta, sobre todo si tienen un apoyo familiar grande.

P.– De la pareja.

R.– Fundamentalmente de su pareja y de sus hijos y en los padres, amigos. Cuando hay esa normalidad de poder decir cáncer dentro de la familia es muy importante.

P.– ¿Se sale igual que se entra?

R.– No. Todas son probablemente mejores personas de lo que entraron. Siempre hay procesos, pero la mayoría son mejores a la salida.

P.– Lo primero en que hay que confiar.

R.– En nosotros, en los tratamientos que existen, en la investigación… Y en todo el personal, no solo los profesionales médicos sino en todo alrededor, personal sociosanitario…

P.– También aquí están de moda las pseudoterapias?

R.– Desgraciadamente sí, también hay casos.

P.– ¿Por qué sí o por qué no cubriría una cicatriz con un tatuaje?

R.– Hay cicatrices que las vas a tatuar para completar una etapa de la reconstrucción, como son las areolas. Y hay otras más pequeñas que no quieren reconstruirse y la verdad… les da una alegría la cicatriz. Yo sí la haría. Ellas se tienen que sentir bien. Y si con cicatriz se ven con un cuerpo que es el suyo, ideal.

P.– ¿Cuántos pechos pasan por sus manos?

R.– Afortunadamente en Soria, al ser una población pequeña, tenemos unos 60 casos por año, nuevos. Siempre tenemos también otros tipos de tumores. Es la estadística de la población, alrededor de 59/60 casos por 100.000 habitantes. No pasan todos por mí. Somos un equipo multidisciplinar y aunque no pasen por uno, pasan por el equipo.

P.– Lo primero que se le dice a una mujer a la que se le detecta un cáncer de pecho.

R.– Pues que tiene un cáncer. Mire, tiene un tumor, no es bueno, es un cáncer y tiene estas características. Y el tratamiento que vamos a ofrecerle es éste. El cáncer de mama tiene una supervivencia muy buena, sobre un 85%.

P.– ¿Qué tenemos las mujeres aquí debajo? (Señalo)

R.– ¿Debajo de aquí? El corazón, es así.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria