Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La población se retrotrae a hace una década y sigue la sangría juvenil

El dato cerrado del Padrón representa un escenario en el entorno de 2007, con casi 1.400 jóvenes menos y un peso creciente de la edad madura y los mayores de 65 años

JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO
15/01/2018

 

Hubo un momento en el que la población de la capital superó los 40.000 habitantes. Pero desde aquel 2012 en que el Padrón marcó un máximo de 40.147 registrados la crisis económica y las tendencias demográficas se han traducido en una realidad de declive prácticamente continuado. Sólo en 2016 conoció la ciudad un mínimo aumento de tres personas. Y los restantes años fueron de caída. La población soriana ha perdido una década y la sangría juvenil es patente en las cifras que resultan de la elaboración de los datos del Instituto Nacional de Estadística. Y es que no sólo hay menos jóvenes que en 2007, cuando por penúltima vez en la serie histórica los empadronados estaban en el entorno de los 38.000, sino que también la cantidad es inferior a la que se contabilizaba en 2000.


La última vez que la capital se colocó en la zona de los 38.000 habitantes fue en 2017, según los datos cerrados y oficiales del Padrón. Y si en 2007 la magnitud suponía una buena noticia, ya que la elevación había sido constante y la expectativa confirmada con el paso de los años era de tendencia al alza, en la actualidad se traduce en todo lo contrario, con un futuro que no invita al optimismo. La capital pierde jóvenes y sólo los grupos de mayor edad siguen aumentando numéricamente, siguiendo el desglose de 2016, último realizado por el Instituto Nacional de Estadística. Menos empadronados y con más años. Despoblación y envejecimiento, los grandes problemas sorianos que en la capital tienen también un reflejo numérico.


El dato de 2017 habla de 38.881 empadronados. Pendiente el detalle estadístico, el dato de 2016 (que supuso una merma de 290 individuos) señala unos arcos de edad en los que claramente pesan las personas maduras y los mayores de 65 años. Mientras, la juventud se contrae de una manera significativa. De los 38.205 habitantes de 2007, hasta 12.075 tenían entre 14 y 34 años, tramo que puede considerarse el juvenil. La última referencia detallada arroja una cantidad de 10.698 personas en este tramo. Es decir, casi 1.400 (en concreto, 1.377) menos que hace una década. No sólo eso. Pese a los incrementos que la capital había venido conociendo desde 2000, hay menos jóvenes que entonces.


Con 34.088 empadronados en aquel año, nada menos que 11.537 tenían entre 14 y 34 años. Entonces pesaban más de una tercera parte del total de los empadronados. Con más personas en la ciudad, había 839 menos en 2016.


El otro extremo, el del envejecimiento, queda patente en varios apartados. En primer lugar, los mayores de 65 años. Si se considera el año 2000, el último desglose reveló una elevación de 1.318 personas, hasta llegar a los 7.929. Atendiendo a la década perdida de la población de la capital, constan 735 más que en 2007.


En segundo lugar hay que tener en cuenta el tramo de edad que puede considerarse de madurez. De 35 a 64 años constaban 16.747 empadronados en 2016. Desde este punto de vista, resultan 1.560 personas más que en 2017 y casi 4.000 sobre el año 2000.


Estas evoluciones tienen en la edad media de la población de la capital un reflejo contundente. A 43,7 ascienden los años promedio del residente en Soria [el cálculo se ha realizado sobre tramos de edad de cinco años], dos más que en 2007. Al comienzo del siglo, la referencia rozaba los 41.


Al descender a las agrupaciones de edad por quinquenios la certeza que resulta es preocupante. Hay menos niños de hasta cuatro años que en 2007 (1.757 frente a 1.818) y jóvenes de 10 a 14 (1.934 frente a 1993). Crecen ligeramente los arcos de cinco a nueve años (109 más, hasta 2.040) y de 15 a 19 (22, hasta 2.073). Pero a partir de ahí caen todas las entradas estadísticas, que no remontan hasta los 45 años. El último desglose habla de 2.099 jóvenes de 20 a 24 años, cuando en 2007 eran 2.444. El quinquenio siguiente está representado por 2.121 personas, que hace una década eran 2.742. Los 2.846 jóvenes entre 30 y 34 años de 2007 se han reducido a 2.471 en 2016. Entre 35 y 39 años el Instituto Nacional de Estadística contabiliza 2.796, en un arco de edad que en 2007 rozaba los 3.000. La última merma está representada por los 2.889 empadronados entre 40 y 44 años, que contrastan con los 3.258 de 2007. A partir de ahí, los quinquenios se suceden con incrementos, salvo en algunos intervalos. Por ejemplo, hay menos empadronados de entre 70 y 74 años y en el intervalo que va de los 75 a los 79.


De manera general pueden establecerse dos grandes grupos con evoluciones opuestas. De la elaboración del último desglose se observa claramente un desplome de las personas entre 15 y 44 años. En 2016 constaban 14.449, frente a las 16.309 de 2007. Es decir, se ha producido una reducción de 1.860 individuos. Si se toma como punto de partida el año 2000 la caída es menor, 640, pero hay que considerar el inferior nivel de población general entonces.


El otro gran bloque, opuesto en la tendencia pero coincidente en su significativa variación es el que agrupa a los vecinos entre 45 y 64 años. Su peso es superior al de los jóvenes entre 14 y 34 años. El Instituto Nacional de Estadística contabiliza 11.062 individuos. Si se tiene en cuenta que en 2007 constaban 8.960 y 7.229 en 2000, los incrementos, respectivamente, se colocan en 2.102 y 3.833 personas. El envejecimiento queda claro.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria