Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SOCIEDAD

Los templarios se asientan de nuevo en San Juan de Duero

Las recreaciones y explicaciones históricas de Oria Dauria proseguirán mañana

ANTONIO CARRILLO
07/12/2017

 

Los templarios le tienen cogido el gusto a San Juan de Rabanera. Primero, durante el medievo, moraron a orillas del río dejando una impronta imperecedera. Desde hace algún tiempo, regresan para reencontrarse con sus raíces y mostrárselas a todo el mundo con la misma profesionalidad del siglo XII, velando por el bienestar de los peregrinos y protegiéndoles.

De la mano del grupo de recreación histórica Oria Dauria cientos de personas pasaron ayer por el campamento templario y disfrutaron de dos vistosas sesiones de historia que se repetirán mañana (12.30 y 16.30 horas) en el mismo enclave. Espadas y dagas, lanzas, cascos, cotas de malla, amanuenses, la fogata... todo replicaba una estampa que los monjes guerreros originales hubiesen protagonizado sin apenas cambios.

El público respondió. A pesar de la fuerte helada nocturna y del frescor del Duero se quedó una buena mañana para acercarse al evento y tanto sorianos como visitantes no quisieron perderse las recreaciones ni la posibilidad de darse una vuelta por el campamento ampliando conocimientos y resolviendo dudas de mano de sus moradores. La equipación de batalla, siempre espectacular, despertó la admiración de grandes y pequeños dado que numerosas familias aprovecharon para pasar una mañana diferente entre caballeros.

Pero no todo fueron buenas fotos. Las detalladas explicaciones históricas aportaron no sólo rigor sino el derrumbe de algunas creencias populares. Con una pizca de humor y ejemplos más que gráficos, distintas piezas y técnicas de combate desfilaron ante los ojos de los numerosos asistentes.

Por ejemplo, se pudo conocer la evolución del casco desde sus orígenes, incorporando nariceras, una banda deflectora, haciéndose integral... En definitiva, dando respuesta a las necesidades de unos hombres (aunque ayer también había damas templarias) que se batieron con dureza en tierras lejanas.

También los escudos tuvieron su protagonismo. Por ejemplo, se dejó claro que los templarios no utilizaron los de metal que aparecen en las películas por cuestiones de peso, coste y dificultad para repararlos. Poco a poco se fueron sumando aditamentos hasta completar una equipación que podía añadir 30 kilos al peso del monje, una cifra nada desdeñable si hay que moverse con soltura por irregulares campos de batalla.

En otros casos, quienes no tenían la categoría de caballero tuvieron que conformarse con escudos y lanzas olvidándose de las cotas de malla y los fieros fierros de los profesionales. No obstante sus técnicas de defensa y ataque, según explicaron adaptaciones de las de época romana, demostraron que la escasez de medios e incluso diseños que pronto parecerían arcaicos no mermaban su bravura.

En la presentación de la cita la concejala de turismo, Ana María Calvo, recordó la buena respuesta de los años anteriores así como la vinculación de esta actividad con una Ruta Templaria de 4,2 kilómetros que incluye escalas en distintos espacios de la ciudad vinculados a las órdenes militares. Este año de nuevo la respuesta fue abundante tanto por gente que bajó específicamente como por parte de turistas sorprendidos con tan ilustres huestes junto al monasterio. El presidente de la Oria Dauria, Diego Lafuente, había insistido por su parte en la base histórica de toda la actividad y ese deseo de «ofrecer un evento atractivo, pero sobre todo educativo y muy fiel al tiempo que representa».

Las expectativas se cumplieron con creces y de hecho al final de la cita el público demostró que tenía ganas de más. Entre aplausos se despedía la parte explicativa, abriendo el campamento para que el público transitase entre los distintos puestos y armas, interesándose por las funciones y dotaciones de los distintos tipos de combatientes y resolviendo dudas de la mano de los miembros de Oria Dauria.

Allí permanecieron acampados los bravos guerreros en torno a las brasas para volver a mostrar sus artes y su historia a quienes se acercasen por la tarde en busca de un viaje en el tiempo en el lugar de los hechos. Al final, la frase de una de las asistentes matinales resumía el sentir de los asistentes. «¡Pues ha sido una cosa superchula!». Pues sí, y mañana habrá más.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria